Bienvenido al mundo de los corazones rotos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 6:

Capítulo 6

<< Plan amigos >>

 

El vapor del agua caliente había empañado el espejo del baño, con mi mano, limpie un poco para poder ver mi rostro, habían pasado ya unos días después de la conversación que había tenido con Heather y ahora yo me encontraba más confundido que antes, no sabía cómo sentirme con respecto a sus sentimientos, tenía claro que ella me gustaba, y hasta cierto punto la atracción que tenía hacia ella me hacían volverme loco, pero si de algo estaba seguro era de que todo era meramente atracción sexual, nada más, no quería ni buscaba algo que no fuera pasajero.

Era realmente bonita y sexy y estaba seguro que podría ser muy pasional y ardiente entre las sabanas, pero no quería crearle falsas esperanzas sólo para llevármela a la cama, aunque por otro lado podía tratar de convencerla de pasar un buen rato conmigo.

El sonido de mi móvil me saco de mis pensamientos, salí del baño para poder responder, una llamada entrante de un número desconocido me hizo fruncir el ceño, pero sin más conteste.

-Hola – una conocida y temerosa voz me hizo sonreír de oreja a oreja.

-¿Heather?

-Sí, disculpa, ¿interrumpo?

-No, no, dime, ¿Qué puedo hacer por ti? – me senté en la cama paciente por escuchar lo que me tenía que decir, debía ser algo importante para haber conseguido mi número telefónico.

-Sí, mmm… Jhon me paso tu número, bueno, se lo dio a Sam y ella me lo dio a mí, pero eso no importa ahora, llamaba para saber si quisieras salir a tomar un café conmigo, necesito decirte algo, o bueno, necesitamos hablar de algo, si puedes, sino no, es más creo que no es importante, lamento molestarte, adiós – dijo rápidamente y seguido de eso colgó.

Me quedé mirando mi móvil con el ceño fruncido, ¿Qué demonios había sido eso? ¿Acaso estaba ebria? ¿Había sido una broma? Nuevamente el sonido de este indicándome una llamada entrante me sobresalto, era el mismo número telefónico anterior, así que conteste inmediatamente.

-Okay, perdona, eso fue descortés, mal educado y grosero, estoy un poco nerviosa – su respuesta fue rápida pero más calmada que la anterior.

-¿Estás bien, Heather? ¿Necesitas que te ayude en algo? – dije entre confundido y divertido.

-Sí, estoy bien, no te preocupes, es sólo que no suelo hacer esto, bueno, quería saber si quieres salir conmigo a tomar un café o a comer. ¿Qué dices?

-Oh, mmm… claro, me encantaría, pero, ¿Segura estás bien? – aun sentía que esta era una broma.

-Sí, es sólo que siento que necesitamos hablar, mi actitud de antes no fue la correcta y mereces una explicación a ella.

-Está bien, no importa – le reste importancia, relajándome por completo.

-Bueno, nos vemos en el café Sunrise mañana a las 9:00 am, ¿Está bien?

-Perfecto, ahí estaré.

-Hasta mañana, Nick.

-Hasta mañana, Heather.

No podía dejar de sonreír ante la sensación de saber que mañana la volvería a ver, me recosté en la cama abrazando la almohada con el móvil en la mano y sin saber cómo me quede dormido.

****************************

Esperaba pacientemente la llegada de la chica que se había adueñado de mis sueños sin permiso, había soñado con ella y eso me había puesto de muy buen humor al despertar, eso me hizo llegar media hora antes de lo acordado pero me tenía un poco inquieto su llamada tan sorpresiva, sabía de qué quería hablar pero esperaba esta vez fuera más abierta y considerara mi propuesta que le tenía preparada.

Eran ya las 9:30 y no había señales de la castaña, ¿acaso me había jugado una broma? Probablemente en estos momentos se encontraba viéndome desde un lugar alejado burlándose de mi por llevar demasiado tiempo esperando, casi una hora, me sentía patético, incluso la camarera me miraba con lástima porque mi cita me había dejado plantado como idiota.

Mire mi móvil, ni una sola llamada o mensaje, pudo haber sido considerada y cancelar pero no, prefirió dejarme aquí esperando por su llegada, sin duda me las pagaría por hacerme esto, era realmente increíble, nadie nunca me había dejado plantado, yo las dejaba plantadas, ¿acaso esto era una especie de karma por haber sido un hijo de puta con esas chicas? Que se fuera a la mierda ella y el karma.

Realmente me sentía molesto, conmigo mismo por haber sido un estúpido, con ella por ser tan cabrona para hacerme esto, con Jhon por haberle dado mi número telefónico, con la pelirroja de su amiga porque casi estoy completamente seguro de que ella fue la de la idea, se nota a leguas que es la mujer de lucifer, con Dan por haber conocido chicas tan ardientes pero cabronas como para jugar conmigo.

10:15 y estaba casi seguro que me salía humo por las orejas, mi ego no quería sentirse lastimado pero no creí jamás que estaría en esta situación, estaba por retirarme cuando unos pasos apresurados me hicieron levantar la cabeza.

Era ella, venía con el cabello despeinado, ropa deportiva que le quedaba grande y provocaba que se viera más pequeña de normal y sin una pizca de maquillaje, era realmente hermosa al natural. Con pasos apresurados, golpeándose con las mesas y sillas y casi cayendo cuando tropezó con un camarero, llego a mí. Mi cara reflejaba solamente diversión, había olvidado por completo que estaba molesto y que hace apenas unos segundos atrás la insultaba de una y mil maneras.



Lirzébeth Hertana

Editado: 15.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar