Bienvenidos a ver, lo que muchos no ven

Tamaño de fuente: - +

5. ¿Delirio?

En toda la noche tuve pesadillas, soñé con muchas posibilidades de lo que podría ocultar Edwin, si en realidad ese es su nombre, soñé que él era un prófugo de la justica, incluso llegue a soñar que era un fantasma, mi imaginación es enorme, por la mañana cuando me disponía a desayunar, me encontré con Kevin en el comedor 
-¿Qué haces acá?- me asombre 
- he venido a verte, eso es obvio  
Mi madre fue quien lo invito a pasar y le ofreció desayunar con nosotros, espere a que mis padres se marcharan al trabajo, para contarle todo de una buena vez 
-te voy a presentar a alguien- llame a Edwin para que bajara 
-¿algún novio?- bromeo Kevin 
-no, se trata de un amigo 
Edwin algo nervioso llego hasta mi lado, quizás temía que mi amigo lo delatara con la policía 
-él es Edwin Lünerburg- le presente 
-¿él? ¿A quién te refieres? 
-como preguntas esa tontería, ¿no lo estás viendo? 
-ha... era una broma, creí que en verdad había alguien más en la casa 
-¡Qué dices!-en ese momento miré hacia el espejo que había en el comedor, y atreves de este vi a Edwin, pero no como una persona viva, sino todo lo contrario- ¡aaaaah!- grite muy asustada 
-¿Qué ha pasado?, ¿de qué te has asustado?-pregunto Kevin nervioso 
- vi algo extraño en el espejo- le señale  
En verdad lo que vi, me dejo muy tensa, nunca antes había visto algo así, mi amigo continuaba diciendo que era una broma aquello que le iba a presentar a alguien, no entiendo por qué el destino me juega una mala pasada, acaso ya estaba imaginando cosas, ¿acaso todo había sido producido por mi imaginación? 
-Kevin, me siento mal, me duele la cabeza, ¿nos vemos mañana?- le propuse  
-sí, no te preocupes, mejórate pronto- y se marcho 

En cuanto mi amigo se fue, subí en busca del chico extraño, pero no lo encontré, lo llame y no respondió, salí hacia el patio y ahí se encontraba, sentado en el césped con la cabeza entre sus rodillas 
-explícame, lo que acaba de suceder – le ordene 
-es que… yo no lo sé 
-¿Cómo que no sabes?- me enfade mucho 
-es que en verdad no sé y… 
Edwin me explico que él no sabía que sucedía, según él, un día se miró al espejo y vio que su reflejo no era normal, busco en internet algo relacionado con el tema, después de algunas búsquedas frustradas, encontró un artículo el cual mencionaba que existían dos posibilidades: podría ser un vampiro o un ser sin vida 
-¿tú qué crees, que eres?- le pregunte extrañada 
-lo primero, estoy seguro que no soy 
-entonces ¿dices que eres lo segundo?- me asuste un poco 
- no lo creo, pero si Kevin no me vio, la respuesta habla por sí sola 
Algo así como podría ser posible, definitivamente esto es delirio, debo consultar lo antes posible con un sicólogo, para después puede ser demasiado tarde. 
-creo que ambos estamos un poco mal de la cabeza- le dije haciendo unos movimientos con mi mano sobre la cabeza 
-también pienso lo mismo 
En verdad estamos un poco locos o quizás soy solo yo, la que imagina a este chico, pero mi imaginación jamás me traicionado de esta manera, hasta el punto de crear personajes ficticios, aunque quede como desquiciada delante de mis padres, les preguntare de todas maneras si ellos logran ver al chico, me ayudaran con lo que sucede, y si por esas cosas de la vida ellos no lo ven, buscare ayuda sicológica antes de que todo esto me trastorne por completo. 
Tome a Edwin de la mano, obligándole a bajar conmigo, por cada peldaño que descendíamos sentía que mi corazón se aceleraba, dentro de mi temía que esto resultara todo un desastre, pensé en cómo decirles a mis padres, que Edwin, un extraño estaba hospedado en la casa, de seguro me regañaran mucho 


-mamá, tengo un invitado para cenar- fueron las únicas palabras que lograron salir de mi boca 
-¿Quién es?  
Hice un levantamiento de cejas, señalando hacia el lugar que se encontraba Edwin, y fue tal como esperaba. 
-¿hacia dónde señalas?- y continuo- no veo a nadie 
-¿está afuera?- me pregunto mi papá 
-no, él está aquí, a mi lado 
-por un momento creí que habías invitado de verdad a alguien 
No puede ser, mis padres tampoco lo han visto, eso sí es de sorprenderse, ¿Qué explicación puede existir?, de pronto se comienzo a sentir a mi alrededor una brisa que se trasformó en un ligero viento, frio a templado, luego un pequeño mareo provoco que todo se volviera confuso, tanto que ya no sé supe más de mí, me trasporte a un lugar, un estacionamiento donde había un solo vehículo, todo estaba a oscuras, por lo que debía ser de noche, una chica se ocultó detrás de un pilar, un chico venia caminando hacia mi dirección y …. 
-¿Qué paso?- pregunte a ver a mis padres pálidos 
-te has desmayado- aclaro mi mamá 
Me levante del suelo, algo mareada aún, recordé mi visión y decidí ir a contárselo a Edwin, quizás estaba relacionado con él, subí hacia mi habitación, con la esperanza de que él estuviera esperándome, abrí la puerta, entre y al hacerlo me trómpese con un objeto mal tirado en el suelo, me sorprendí de no haber caído, levante la mirada, Edwin me había sujetado, de no haber sido por él, hubiera caído sobre una tijera, de seguro me hubiera hecho una gran herida 
-muchas gracias- le dije abrazándole  
Edwin sonrió, cuando me disponía a contarle sobre la visión, mi mamá nos interrumpió, ella se preocupaba por mi desmayo, le asegure que me encontraba muy bien, pero ella debía verlo por sí misma, entro a la habitación, me observo de cerca y luego se marchó, sin quiera mirar hacia donde se encontraba este  
-¿Qué eres?- le pregunte a Edwin 
- no lo sé, pero me da un poco de miedo 
¿Qué es lo que te da miedo?- quise saber 
-lo absurdo que es todo esto 
“absurdo”, era la palabra ideal para describir tan extraña situación, creo además que si Rosalía estuviera viviendo esto, ella ya hubiera enloquecido, ¡claro!, mi amiga me va a aclarar algunas de muchas dudas, con lo que respecta a esto, iré a su casa aunque no recuerdo si ella está de vacaciones con su novio o es que eso me conto de broma Kevin, sea cual sea, iré lo más pronto posible a hablar con ella, ya que aquella vez Rosalía dijo haber visto cosas extrañas y que se sentía observada, de seguro ella vio a Edwin , aunque es demasiado pronto para pensar algo así, además nunca vi el video de la cámara, admito que no me atrevo a verlo ya que podía haber algo para lo cual aún no me siento preparada. 

 



Nicole Ferzan

#249 en Detective
#78 en Novela policíaca
#242 en Paranormal

En el texto hay: amor, paranormal, investigacion

Editado: 10.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar