Bienvenidos a ver, lo que muchos no ven

Tamaño de fuente: - +

9. Descubiertos

Dormí solo unas cuantas horas, me he levantado muy temprano, busque información acerca del cementerio más cercano y perteneciente a aquel lugar, no dude en ir llegando lugar a eso de las 10 de la mañana 
-buenos días, necesito encontrar la sepultura de un familiar, me han dicho que acá debería estar 
-bueno días señorita, deme el nombre por favor 
-lo único que sé, es que su nombre es Edwin 
-no tengo la certeza de que tengamos alguien con aquel nombre, ¿me lo podría deletrear? 
-por supuesto, E-D-W-I-N   
La encargada busco el archivo, existía un fallecido con aquel nombre, de apellido Lünerburg, solo que hace un par de años atrás su familia traslado sus restos a otro cementerio, sin perder la esperanza me marche al lugar indicado, de pronto sonó mi celular era Rosalía quien llamaba 


-ven a mi casa ahora, por favor  
-¿sucedió algo malo? 
-solo ven, rapidoooo- se oía asustada  
Es extraño que Rosalía me llamara así, ella me necesitaba con urgencia, lo de Edwin puede esperar,  tome u taxi en dirección a casa de mi amiga, al llegar , ella abrió su puerta tomándome del brazo haciéndome entrar a prisa  
-ten, tienes que leer esto- me entrego una hoja 
-¿Qué es?- le mire preocupada 
-solo léelo   
Era un documento que acababa de imprimir pero por falta de tinta estaba algo ilegible “Inespe   en tro joven co n… Etc.”.  Pero al final había una fecha 199 y algo, no podía entender que trataba ella de decirme 
- hace un par de días atrás, revise las cámaras de seguridad de la casa, con los rasgos de èl en dado con una notica- Trato de explicarme 
-¿Qué decía la noticia?- quise saber curiosa 
-que está muerto, ¡qué muriooo! 
-pero si eso ya lo sé, tú lo tienes más que claro 
-ahí decía que fue lo que sucedió 
Tome su laptop buscando en el historial pero la página ya había expirado, solo encontré una fotografía, note que Rosalía tenía razón, el chico de la noticia tenía el mismo aspecto físico que Edwin, solo que se le veía lleno de vida 
-era un chico bastante guapo- su comentario estaba fuera de lugar 
-gracias por la información, ya debo marcharme 
-no continúes con este tema, has que desaparezca de tu vida 
-no es algo que quiero, le ayudare  
-si ese el caso, ven a mi casa cuando hayas acabado con todo esto 
Regresaba a casa, ya anochecía, pase por las afueras de la universidad y decidí entrar, caminando y caminando llegue hasta el mismo lugar de mi visión, el   estacionamiento estaba completamente vacío solo había un vehículo, un chico venía con una enorme maqueta en sus manos pero alguien se ocultaba detrás de un muro 
-¿Quién eres? –había un chico detrás de mi 
-eh nadie, me tengo que ir 

Salí corriendo después de lo que acababa de ver, todo había sido una alucinación, si esto continua así terminare en un siquiátrico de eso estoy segura, espero que sea una pista, al llegar a casa mis padres se encontraban cenando 
-hija, al fin llegas, ven a cenar- mamá se levantó de la meza  
–no tengo apetito, solo quiero descansar  
Subí a mi habitación, busque en el bolsillo de mi chaqueta la fotografía y espere que Edwin apareciera, tardo pero llego 
-mira, ¡eres tú! – le dije a Edwin 
-sí, claro que soy yo, ¿Dónde la has conseguido? 
-Rosalía me la entregado, eras un chico muy lindo 
-¿era? ¿Entonces ya no lo soy? 
-claro que lo eres, sigues siendo lindo 
Fue extraño lo que sucedió, me quede mirándole en silencio y el igual, fue una sensación muy extraña en mi pecho, algo que me hizo sonreír 
-eso quiere decir que Rosalía ya no me teme 
-no es del todo así, al menos me ha ayudado  
Mi mamá me llamo diciendo que Kevin estaba al teléfono, baje de inmediato, quizás le había sucedido algo a su hermana, pero quede ídem al oírlo 
-Rosalía ya me lo ha contado todo 
-¿todo? ¿ a qué te refieres? 
-que hablas con un tipo muerto, llamado Edwin 
Me quede un momento en silencio, resolví decirle que su hermana estaba mal de la cabeza, para que contarle si èl todo lo tomo en broma  
-¿no es verdad, entonces?- dijo incredulo 
-claro que no lo es, no creas tonterías 
-ok, entonces ¿no sucede nada extraño? 
-claro que no, despreocúpate 
Rosalía no debió contarle, de seguro Kevin le preguntara más detalles a ella, y la verdad es que no quiero que se entrometa en algo que puede arruinar.  

 



Nicole Ferzan

#249 en Detective
#77 en Novela policíaca
#236 en Paranormal

En el texto hay: amor, paranormal, investigacion

Editado: 10.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar