Black Wolf

Tamaño de fuente: - +

24. La diferencia entre querer y amar.

Pasaron unos minutos complicados por su apariencia, pero el chico sin prestarle gran atención robo un par de chaquetas y una vez que este retiro nuevamente dinero lograron cambiar de ropa y comer algo. Nathe seguía en silencio junto a Kristell, pero el ambiente a su alrededor era distinto, ella podía sentirlo más claro que el propio viento soplando a su alrededor, Kristell se detuvo junto a Nathe que miraba el cielo con intriga.

     —¿Deseas ir a verla, no es así? — Kristell hablo con tranquilidad y sonriendo –su tumba, deseas ir a verla, ve.

     —Pero…

     —Tú has dicho que ya no debo preocuparme por eso, puedo sentir como mi cuerpo se siente más ligero y la sensación de que algo malo pasa no está, sin embargo, si me concentro, puedo sentir como esa sensación de mal está cerca, pero ya no me atormenta… seguramente por fin se han ido mis pesadillas, así que ve…

     —No sé si nos volveremos a ver… y no se aun si estoy listo para…

     —Y porque no vas y lo averiguas personalmente…

 

Sus pasos eran tranquilos y fluidos, pronto llegaron a la calle principal, la entrada de la ciudad, Kristell se dirigiría a un hotel y al día siguiente ella volvería a Cortona. Caroline había gritado de alegría por el teléfono al oírla, mientras que Nathe viajaría nuevamente a la isla de Elba, a visitar la tumba y comprobar lo que sentiría ahora. Ambos se miraron al llegar al final de la calle justo donde se separarían.

     —Adiós— hablo Nathe con tranquilidad.

     —s… adiós— respondió Kristell aun sonriendo y con algo de pesar.

     —Te veré luego…

     —Sí, antes de lo que crees— los ojos de Kristell se iluminaron al oírlo.

     —Claro… nos vemos. Finalmente, cuando Kristell caminaba hacia     su destino:

     —Kristell — ella se detuvo al oírlo.

     —Gracias… — las palabras de Nathe hicieron resaltar su corazón mientras lo veía sonreír antes de alejarse.

Esa no sería la última vez que lo vería, ella lo sabía, se encontrarían nuevamente         pronto.

Nathe no podía creer que se sintiera tan libre, después de tantos años… y, aun así, le costaba alejarse de ella. Regresaría algún día.

Volverían a encontrarse.



Ever Damian Cortez

Editado: 12.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar