Black Wolf

Tamaño de fuente: - +

28. Nechael vs Nathe

Nechael arremetió contra Nathe con toda su fuerza, aun en medio de las gotas de lluvia no tenían problema para asestar el golpe a tal intensidad que su eco resonaba por todos los pasillos del castillo, la lucha no dejaba de incrementarse, cada golpe era aún más fuerte que el anterior, y sin importar que otro se atravesara e su camino, en lo único que pensaban era en su oponente especifico, Nathe recordaba esa sensación, ese poder y la corrupción que emanaba del hombre frente a él. Él  ya concia ángeles de verdad y este hombre con el que peleaba no era uno de ellos sin duda alguna, pero aun así, poseía la fuerza y habilidad de uno, ambos pelearon sin parar y lo que quedaba de demonios se reducía a cenizas únicamente, el agua cada vez era menos y la lluvia se terminaba, Salvatore observaba a detalle la escena y a lo lejos lo que distinguía, su más reciente caballero había llegado hasta la chica.

     —Michael, que… viniste— Kristell está sorprendida y agradecida, lo abrazo al verlo y se apartó, este congelado observo la batalle frente a él, el salón era inmenso y ellos recorrían cada espacio destruyendo    los    muros    tratando    de    asesinar    al    otro.

     —Kristell, debemos irnos— Michael hablo y la miro a los ojos, era ahora o nunca, abandonar todo esto y desaparecer. Nechael no perderá, lo he visto en acción y ese demonio no tiene oportunidad. — la voz desesperada de Michael denotaba miedo, no por el mismo, si no, por la chica frente a él, ese hombre, si es que     se le puede llamar así, le inspiraba miedo.

     —No es un demonio Michael, es un humano como nosotros, y no es malo de ninguna manera, el…

     —Es un licántropo, eso no es humano.

     —No lo abandonare- lo miro con desdén.

     —Debes olvidarlo, él no es más que un monstruo.

     — ¡Tu no lo conoces! — lo aparto.

     —Es un licántropo, un maldito hombre lobo, asesino a miles a través de los siglos, es peligroso.

     —Tú no…

     —No, tú eres quien no lo sabe Kristell, él no siempre ha podido controlarse, eh visto los relatos y escritos, lo que ha pasado durante la historia, él es el origen de esas bestias que se hacen animales y pierden el control, el asesino a millones, y esta noche será su final.

     —Te equivocas, el saldrá adelante y no lo abandonare, no puedo

     —¿Qué quieres decir con que no puedes?, ¿Porque es tan importante?

     —No puedo simplemente, es mi amigo.

     —No puedes o no quieres? ¿El qué significa para ti, porque el vale sacrificar toda tu vida y lo que  hemos            vivido?

     —Yo no…

     —Sabes que eso es lo que está haciendo, esto es de elegir Kristell, es él… o yo- finalmente Michael le planto un ultimátum.

     —No hagas esto…

     —No hay otro método, puedo verlo de inmediato por más que lo niegues, él no es un simple amigo… él no es humano por más que quieras que lo sea. ¿Él vale perder nuestro tiempo juntos? - Kristell quedo congelada al oírlo… era momento de decirlo, era el momento y ya no podía negarlo, el dolor en el corazón de Kristell   la desgarraba desde dentro, lo heriría sin duda.

     —Si me amas como yo a ti, por favor… Kristell tú.

     —Yo no te amo…- sus ojos se ocultaron con la sombra bajo su cabello,

     —¿Qué? - Michael no creía lo que oía.

     —No te amo Michael, nunca te eh amado y de verdad, de verdad lo siento –sus lágrimas aparecieron- lo intente Michael, te juro que todo este tiempo intente enamorarme de ti, cada día, por maravilloso que fuera, por más feliz que estuviera contigo, en verdad disfrute tanto estar contigo, y no puedo agradecerte todo lo que me ha apoyado estos años, pero nunca lo conseguí, nunca pude sentir lo mismo que tu sientes por mí y me odio tanto por eso, porque tu no mereces esto que hago y sé que te destruyo el corazón, pero no puedo, no puedo ignorarlo más, no puedes pedirme que elija, porque, aunque sé que está mal y que destruiré todo lo que he vivido contigo… yo lo elegiré a, él…



Ever Damian Cortez

Editado: 12.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar