Blood

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 56

Esa misteriosa voz proviene de Luck, quien se acerca lentamente al lugar donde yo me encuentro, y en el cual estaba solo antes de su presencia.

 

—Deja de molestar —susurro, sin prestarle mucha atención, mientras dejo el traje nuevamente donde estaba.

 

Sé que él quiere llevarme a la desesperación y sacarme de control, pero no caeré en su juego.

 

—¿Por qué? No estoy diciendo ninguna mentira. Tan sólo te digo que para qué pierdes tiempo buscando un disfraz si bien puedes ir a la fiesta a como eres. Sólo debes transformarte. —Sonríe con malicia.

 

—¿Transformarme? —Me doy la vuelta y lo miro—. ¿De qué estas hablando? —Ahora sí lo confrontó.

 

Su comentario ha puesto alerta mis sentidos. Deduzco que él dice eso por lo que sucedió en la mañana luego de salir del bosque, cuando tuvimos un enfrentamiento y yo terminé golpeándolo, pero debo dejarle claro que está equivocado, aunque realmente no es así.

 

—¡Ay, no te hagas! —Ríe sarcásticamente, lo cual me enoja aún más—. Yo te vi cuando estuviste a punto de transformarte en un vampiro cuando me golpeaste hoy en la mañana. ¿No te acuerdas? —pronuncia con sorna—. Mi sangre por poco te hace caer en la tentación, vampirito. No me vengas con que no sabes de lo que te hablo. Yo te vi con mis propios ojos.

 

—¿Qué? ¡Estás loco! —Comienzo a preocuparme—. A mí no me importa lo que hayas visto, pero viste mal.

 

Ya Luck sabe muchas cosas y secretos sobre mí, y eso no me ayuda en nada.

 

—Cuídate, mi querido Keyland. Te estaré viendo de cerca. —Luck intenta amenazarme.

 

—No te quieras pasar de listo. No sabes con quién te estás metiendo, Luck. —Le devuelvo la amenaza.

 

Nos miramos uno al otro, diciéndonos con nuestras miradas más de lo que podemos expresar con el habla. Luck ya me está cansando. Quiere pasarse de listo conmigo y tratar de intimidarme con los secretos oscuros que sabe de mí, y es algo de lo que ya me estoy hartando, y sé muy bien una gran y rápida forma de quitarlo de mi camino. Es tanto el odio que siento por él que hasta estoy pensando en olvidar la abstención sangrienta que tengo, y no me importará romperla si con ello me quitaré un estorbo de encima, pero debo pensar en las consecuencias; las cuales serán muy graves si cometo un asesinato.

 

En ese momento en el que nuestras miradas están unidas en un odio profundo, Keren llega escandalosamente e irrumpe en la escena.

 

—¿Qué te parece esta cola de gata? ¿Se ve tentadora y excitante? —pregunta, agitada—. Keyland —pronuncia en un tono alto, luego de carraspear su garganta, en la plena cara de Luck, dándole a entender que las preguntas son para mí.

 

—Sí, sí, lo que digas —respondo con indiferencia. Ni siquiera vuelvo a ver lo que me muestra, ya que mantengo mi mirada fija en los ojos de Luck.

 

—¡Pero ni siquiera lo has visto! —me dice Keren, un poco enojada. Se queda mirando fijamente la caja de disfraces, en la cual yo curioseaba recientemente, hasta que capta algo que le parece interesante, así que lo toma con su mano derecha. Es el traje de vampiro—. ¡Mira, Keyland! ¿Qué te parece este traje? ¿No te gusta? —Me lo enseña en plena cara—. ¡Está perfecto para ti!

 

Luck me muestra una sonrisa de medialuna, dándome a entender de que él tiene razón, y se retira a seguir viendo los demás trajes de Halloween.

 

Aprieto mi puño con gran fuerza. Quiero llevarlo a su cara de nuevo, pero debo contenerme. Sé que esto es lo que él quiere, sacarme de control y llevarme al enojo máximo que me convertirá en un completo salvaje y así dejarme en evidencia frente a todos, así que no le daré gusto.

 

—Yo no estoy buscando disfraz, Keren —digo lo más sereno posible.

 

—¡Pero éste te quedará bien! No seas amargado. Mira, posees los rasgos básicos de un vampiro. Eres delgado, tienes el cabello tan negro como la noche, la piel blanca como la nieve, un momento... ahora que lo pienso, yo también tengo esas características físicas. Quiere decir que... ¡Yo también podría vestirme de vampiresa! 

 

Keren se emociona tanto que olvida el tema de mi disfraz, por suerte, y vuelve a hundirse en la búsqueda de disfraces, esta vez de vampiresas, supongo. Yo me llevo ambas manos a los bolsillos y trato de buscar un lugar donde haya sombra, pero en todo el sector en el cual se están mostrando los disfraces, la radiación solar es dominante.

 

—¿Qué les parece este disfraz? —pregunta Luck mientras muestra un traje de príncipe color azul rey.

 

—¡Está muy bonito! —responde Ámbar.

 

—Gracias por opinar. Además, creo que combina muy bien con mi belleza, así que creo que es el traje ideal para mí —dice Luck, agrandándose, mientras mira fijamente el disfraz.



Jckgermany

#782 en Fantasía
#477 en Personajes sobrenaturales
#320 en Thriller
#168 en Misterio

En el texto hay: vampiros, muertes, sangre

Editado: 16.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar