Blood on Blood

Tamaño de fuente: - +

capitulo 2

 

Cinco días antes.

Colegio abandonado.

Sala de Ofiuco

 

 

 

Era ya de noche y todos estaban dormidos, menos ella. Había notado raro a Leo durante todo el día, al punto que ni siquiera se acercó a ella. Estuvo toda la mañana y gran parte de la tarde en el Olimpo y cuando regreso parecía otro, pero ella noto que había algo en su mirada, muy distinto al León que había subido esa misma mañana, era como si el verdadero estuviera atrapado en otro lugar, muy lejano.

No le tomo mucha importancia el inicio, al fin y al cabo no hablaban decentemente desde que despertó, lo había notado cerca, protegiéndola inclusive de ella misma, pero eso no significa que hayan hablado.

Cerró los ojos, una semana en coma y aún se sentía con mucho sueño. Era imposible. Cuando le contaron no creyó lo que le dijeron. Leo hizo más que despertarla a ella como persona, sino, que sin darse cuenta los salvo a todos y despertó a Amanda, a la verdadera persona que vive dentro de ella por unos cuantos segundos.

Por más que se da vueltas en la cama, no logra encontrar la posición que la devolviera al sueño, no eterno, pero si por un rato ¿dónde estaba Morfeo cuando se le necesitaba? Suelta un suspiro, por más que se lo digiera a sí misma no lo iba a lograr, las pocas veces que había dormido lo había hecho en los brazos del León.

Se levanta, darles más vuelta a la cama no va a servir de nada.

Llega al primer piso en donde se pone a mirar, pero por sobre todo a recordar.

 

-algún día te vas a enamorar- me dice Aqua.

-¿yo?- alzo una ceja, estamos en frente de la cascada que conocí el primer día de entrenamiento con Morte, vengo a menudo aquí.

-no, yo- dice sarcástica, moviendo sus manos de una manera rara para mí- claro que sí, señorita-

-para estar todo el día peleándome con esa persona igual como lo hacen tú y Chelo-pregunto, aunque parece más una afirmación.

-no, para sentirte completa- ¿Ah? Ahora sí que no entendí- no pongas esa cara, nosotros con Chelo nos tratamos así porque llevamos siglos soportándonos el uno al otro, pero en el fondo ambos sabemos que sentimos lo mismos que hace más de dos milenios-

-que asqueroso sentimentalismo- y como premio a mi acotación recibo un golpe en la cabeza. Me dolió, la muy puta sabe golpear, a diferencia de Terra, esa es más paz y amor y que todos nos llevemos bien con cada elemento del universo. En una palabra, asqueroso.

-cuando te enamores y con esa persona tengan unos cien mil hijitos, me voy reír- alzo una ceja ¿cien mil hijitos?

-¿Quieres que tenga cien mil hijitos porque tú no has podido tener ninguno?- me fulmina con la mirada- ¿Qué? O no han tenido sexo jamás en su vida o uno de los dos tiene un grave problema con la infertilidad- me vuelve a fulminar.

-al convertirnos en dragones se nos quitó el privilegio de tener hijos- me dice con pena, se supone que ahora tengo que tener compasión y disculparme por lo que dije pero mejor agrego:

-entonces asumo que follan como conejos- grita exasperada mientras se va.

-contigo no se pueda hablar-

 

Ofiuco ríe, ahora se da cuenta de que no fue la única que sufrió por culpa de los Dioses, los cuatro dragones sufrieron a su manera, no poder tener un descendiente propio era la suya. Los Z también y que decir de los lacayos de cada uno de los titanes. No iba a pensar en el resto de los Dioses del Olimpo, porque era algo que no quería saber, ya suficiente tuvo con pensar en esos tres animales.

El viento juega con su largo pelo castaño oscuro con algunos matices de negro, sonríe, está amaneciendo y no sé dio ni cuenta. Sube a la baranda y camina sobre ella, hace mucho que no lo hacía, desde su posición ve a un Taro y un Genes que pareciera que tuvieron una batalla campal contra las sabanas y que estas últimas fueron las que ganaron, en ambos casos.

Frunce el ceño. ¿Eclipse? ¿Hoy? Algo andaba mal, muy mal.

-¿Qué haces despierta?-



Hanna

#1635 en Ciencia ficción
#6206 en Fantasía
#2754 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: zeus, leo y ofiuco, zodiaco

Editado: 15.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar