Blood on Blood

Tamaño de fuente: - +

capitulo 4

 

Cuando logra centrarse totalmente dirige su mirada a Pandora, ésta tiene la preocupación reflejada en sus ojos.

-¿Qué ha pasado Pandora?- vio en sus ojos que no le quiere contar nada pero a la vez, sabía muy en el fondo que quiere decir tantas palabras. Supuso que tenían la misma duda, para qué venirnos con cuentos, no hay una verdad totalmente cierta. Nada está dicho pero a la vez Ofiuco sentía tanto dolor, tanto remordimiento que no sabía cómo describirlo.

-No lo sé- Cohibida buscó la verdad en sus ojos, no sabía si creerle. Buscó en la mirada de Meduza apoyo o algo, por muy mínimo que sea que le diga que en realidad pasó. No encuentro absolutamente nada. Zeros la mira y su respuesta es la que en verdad sorprende a Ofiucthus:

-fue el señor Graco, my Lady, fue él quien nos ha avisado- ¿Graco? ¿Quién mierda se llama Graco?

-¿Quién coño es Graco?- Busco en la mirada de Zeros y no parecía querer decirle nada. Nuevamente intentó hallar algo en la mirada de Pandora y Meduza pero parece que todo el mundo se alió fantásticamente para que la Domadora no supiera nada.

Es entonces que la puerta se abre, sin la autorización de nadie, sólo entraron como quién por su casa. Es entonces cuando se dio cuenta de que era una versión de Caner pero mucho más diabólico, su pelo mucho más negros, sus ojos negros que no querían mostrar ni una pizca de color distinto, piel blanca con brazos tonificados y vestido de negro, pero en el cuello se puede ver una poco de tinta, lo que quiere decir que más de un tatuaje ha de tener.

Nada mal, pensó la Domadora. Si es que no oliera a Hades.

-Veo que ya despertaste, querida- su voz es ronca, escabrosa a decir verdad. Pero nada que no pudiera asustarla, nada que ya no conociera.

Notó algo extraño en su cuello, era como... ¿Un botón? Sí, aparentaba ser un botón. Pero la pregunta era ¿Quién es él y por qué se daba la libertad de decirle querida? Eran muchas las preguntas pero no tenía tiempo para perder en ello, tenía que saber ¿qué era lo que había pasado con el León? pero sobre todo ¿Cómo era que había llegado de vuelta al Inframundo?

-¿Quién eres tú?- su voz era ronca, una por el recién despertar y otra por su enojó.

-mi nombre es Graco, Graco de Hades, hijo de él-

 

OFIUCO.

No, no, no, no.

Esto tenía que ser imposible, ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué una vez que había vuelto a la vida? una vez que había encontrado todo lo que necesitaba el recuerdo de quién más me había hecho daño, de quién me había destruido, de quién más me hizo mierda la vida vuelve otra vez, una y otra vez, y esta vez por un supuesto hijo Graco.

-Tú no puedes ser hijo de Hades, no hay otro heredero- grito alterada y no es porque me pueda quitar mis dominios ni nada por el estilo, sólo que la tortura que sobreviví, lo hice para que nadie más tuviera que pasar por lo mismo que yo y ahora llega él diciéndome esto.

-es lo mismo que creía yo, Ofiuco... ¿así cómo te llamas, no? Hades me hizo creer que tú estabas muerta y que habías vivido hace 3300 años pero Pandora me enseñó que él solamente había jugado con las fechas y que viviste 17 últimos años a diferencia de lo que él me contó, ya que según Hades tu viviste los primeros años de su supuesta vida. No tengo la intención de hacerte daño. No soy como él de hecho, todos y cada uno de mis súbditos, bueno la mayoría, son mujer y eso no las hace ser inferior. Yo sé que puedo ser, yo sé quién soy y sé muy bien que la muerte es para algunos es un privilegio, pero para nosotros es la tortuga más grande de todas-



Hanna

#1635 en Ciencia ficción
#6190 en Fantasía
#2742 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: zeus, leo y ofiuco, zodiaco

Editado: 15.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar