Boda Con El Magnate

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 19

Emily palideció más allá de las palabras. Volvió en sí rápidamente.

—¿Qué tipo de accidente? —preguntó entonces. Eloise temblaba.

—Dicen que el carro quedó muy mal —contestó la señora temblando.

—Entonces fue un accidente de tráfico—dedujo ella— ¿Cómo está el señor? —preguntó temblando internamente.

—No sé—contestó Eloise temblando— ¡No sé señora!

—¿Sabes en qué hospital lo tienen? —Eloise continuaba temblando— ¡Ayúdame! ¿Sí? —pidió Emily prácticamente desesperada. Eloise le mostró un papelito con la dirección del hospital.

Emily llegó al hospital completamente fuera de sí. Decían que su marido había sufrido un accidente de tránsito, pero todo lo que podía ver en su mente era sangre, la posibilidad de la muerte, todas aquellas cosas horribles que podían sucederle.

—¡Daniel! —gritó en la sala de emergencia— ¿Dónde estás?

—Señora hágase a un lado y déjenos trabajar—Le dijo un enfermero. Ella lo miró con impotencia.

—Mi marido ha tenido un accidente—dijo ella agarrándolo por el brazo— ¿Podría por favor decirme donde está? —el enfermero la observó y profirió un suspiro. Era obvio que estaba al borde de un colapso.

—Dígame su nombre e intentaré ubicarlo.

—Daniel —contestó con un leve temblor en la voz.

—¿Cara? —escuchó que él la llamaba. Volteó a verlo, estaba ahí, estaba bien. Emily corrió hacia él.

—¡Daniel por Dios bendito! —exclamó ella abrazándolo. Él soltó un quejido— ¿Estás bien?

—Estoy bien—respondió él sujetándola en sus brazos. El corazón de ella latía a millón—cálmate cara.  

—¿Qué pasó? —preguntó ella separándose de él. Él tenía un cabestrillo en la muñeca. Emily acarició el rostro magullado de su marido.

—Fue confuso—contestó él— no puedo recordarlo bien—Emily frunció el ceño.

—Pensé que te había pasado algo—dijo Emily preocupada— estoy aliviada de saber que estás bien.

—No te desharás de mí tan fácil—bromeó él soltando una leve carcajada. Dejó salir un gemido.

—¿Te duele algo?, —lo revisó atentamente—oh Daniel cuando supe lo del accidente vine lo más rápido posible, ¿Estás bien con lo del auto? —Daniel puso los ojos en blanco.

—No es como si fuese el único auto que tengo, cara.

—¿Cómo puede ser que no recuerdes que fue lo que pasó? —preguntó Emily. Daniel se encogió de hombros mientras miraba hacia el vacío.

—No he dicho que no me acuerde —hizo una pausa para toser— simplemente no me acuerdo completamente.

Un doctor entró en la habitación entonces. Daniel tomó la mano de Emily y ella puso su cabeza en el hombro de él. Fuera de todo contrato o estipulación matrimonial, cualquiera que los viera pensaría que eran una pareja normal. Ella se apoyaba en él, mientras él la sostenía con firmeza haciéndole entender que estaba bien. Rato después les dieron el alta.

—¿Estás seguro de que te sientes bien? —le preguntó Emily mientras subían al auto.

—Estoy bien—repitió él por milésima vez— ¿No tenías una cita importante en la corte hoy? —Emily encendió el auto y se puso en marcha.

—¿Quieres que me vaya? —preguntó secamente. Daniel puso los ojos en blanco. ¿Por qué demonios tenía su mujer un temperamento tan volátil?

—No, cara—contestó él— estoy preocupado por ti, eso es.

—No tienes nada de qué preocuparte—respondió ella sin apartar la mirada del camino— pospusimos la cita.

—¿La pospusiste por mí? —preguntó él con voz sedosa. Emily evitó mirarlo a los ojos.

—Deberías cuidarte más, caro—espetó ella.

—Aún no ha llegado mi hora, mia colomba.

—Sólo me estoy preocupando por ti—contestó ella secamente— aunque puedo parar.  

—Es una broma Emily—aclaró él entonces— me gusta saber que le importo a alguien.

 —¿Podrías decirme como rayos llegaste hasta este punto? — reclamó ella, él se pasó las manos por el pelo.

—No pasó nada.

—Ese no es el punto—protestó ella— ¿Qué pasaría si te hubieras muerto? —preguntó, él se volvió a ella y su expresión se hizo sombría por la mínima de un instante.

—Hubieras quedado libre de mí—contestó él componiendo una sonrisa. Emily suspiró con cierto pesar. Sabía que si él moría por supuesto ella quedaría libre de él.  Pero ¿A qué precio?



Han Paula

Editado: 06.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar