Broken [maldito Romeo #2] » kookv

Tamaño de fuente: - +

Desviviéndose.

¿Qué haces cuando ves a quien amas desviviéndose? ¿Tratas de detenerlo? 

Por supuesto. 

Yo le digo a Jungkook que él no tiene que esforzarse tanto. Que yo lo quiero igual, aunque él no me traiga flores o me lleve a citas. 

Él todavía se niega a hablar de ello. 

Volvemos a su él sin hablar. No tocándome. Cerrándose.  

Una noche, escuchamos el ruido de las sirenas fuera y salimos para descubrir una ambulancia en el camino de entrada del bloque de apartamentos al final de la calle. 

Mientras nos acercamos a la pequeña multitud reunida en la acera, veo a Rose charlando con Ana, una de las chicas de artes visuales. 

—¿Qué pasa? -Aprieto mi abrigo a mi alrededor y miro más allá del edificio. 

La expresión de Rose es grave. 

-Una sobredosis. Los paramédicos la revivieron, pero estaba muy mal y la perdieron por un rato. 

-Oh Dios mío. ¿Quién es? 

Ella lanza una mirada a Jungkook. -Jung Eunha. Es actriz de segundo año. ¿Esa es la chica que te estaba acosando, verdad? ¿La ex de Jeon? 

Me volteo a Jungkook, que se ha puesto tan blanco como el papel. -Sí. Es ella. 

Estoy a punto de decir algo cuando las puertas del vestíbulo se abren y los paramédicos ruedan una camilla hacia abajo por el camino hacia la acera. Todo el mundo gira sus cuellos para ver. 

A pesar de que el pálido rostro de Eunha esta medio oculto bajo una máscara de oxígeno, está claro que ella aun está en peligro. 

Jungkook empuja la gente a un lado para llegar a los paramédicos. -¿Ella va a estar bien? 

La paramédico femenina le da una mirada escrutadora. -¿Eres su novio? 

Su expresión se endurece. -No. 

-Ella está estable. Es todo lo que puedo decirte. 

-¿Fue una sobredosis intencional? 

-Eso no nos toca a nosotros decirlo. 

-¿Qué drogas tomó? 

-Lo siento, no puedo hacer más comentarios. Estamos llevándola al Hospital de White Plains, donde van a hacerle más pruebas. 

Los hombros de la paramédico pasan rozando a Jungkook antes de abrir la puerta de la ambulancia para que ella y su compañero puedan poner a Eunha en el interior.Tomo la mano de Jungkook mientras la ambulancia se aleja, las luces y la sirena a todo volumen. Él las observa con una expresión pétrea hasta que desaparece. 

—Ana, dijo que había estado deprimida -dice Rose-. Se engancho a las drogas hace un tiempo. Su compañera de piso pensó que había conseguido dejarlas, pero parece ser que no. 

Sin decir una palabra, Jungkook saca su mano de la mía liberándola. 

Cuando conecto con él, su mandíbula se ve tan fuerte que podría romper nueces. 

-Jungkook. 

—No quiero hablar de ello. 

Sí, por supuesto, ya estoy acostumbrado a esto a estas alturas. 

Me esfuerzo tratando de animarlo. -No puedes culparte por esto. Obviamente. Ella tiene un problema de adición. 

-Qué se desarrolló después de que yo la jodí. 

-Eso no lo sabes. 

-Sí, que lo sé, porque estoy jodidamente seguro que no lo  
tenía mientras estábamos juntos. 

-Es la universidad. Mucha gente hace un montón de cosas estúpidas. Por lo menos la encontraron a tiempo. Ella va a estar bien. 

Se detiene y se vuelve hacia mí, su expresión furiosa. -Tú realmente pasas la vida mirándola a través de lentes color de rosa, ¿verdad, Kim? ¡Ella no va a estar bien! No la viste allí hace un momento? ¡Apenas estaba con vida! Sé que tu vida ha sido dulce y jodidamente cremosa, pero no todo el mundo es como tú. Algunos de nosotros vivimos en el mundo real, donde la mierda sucede y no se puede volver atrás, y no importa cuánto desees que las cosas cambien, ellas jodidamente no lo hacen. ¡Despierta! 

Cuando él explota, yo solo me digo que necesita tiempo. Que esto pasara, y vamos a volver a estar normal. Pero no tengo ni idea de lo que es normal para nosotros. No me gusta que cada día que pasa nos estamos convirtiendo más y más en algo indefinido, y yo me siento impotente para detenerlo. 

Él no me llama esa noche, y cuando se presenta para su evaluación final de máscaras la mañana siguiente, parece como que no ha dormido. 

-Sr. Jeon -dice Hyelin mientras él lucha a través de la primera prueba-. ¿Cómo se supone que expresaras la verdad de esta máscara cuando hay tantas barreras entre ella y el tu yo verdadero? 

Puedo verlo realmente tratando de llegar al punto de vulnerabilidad que lo ha eludido durante semanas, pero él falla, una vez, y otra vez, y otra vez. 

—¡Déjalo ir, Jungkook! ¡Tira toda la basura que tú crees que te está protegiendo! 

Él gruñe en frustración y se arranca la máscara antes de tirarla por el cuarto. –Joder, no puedo hacerlo, ¡¿vale?! ¡Suspendame! 

Hyelin mira a su alrededor al resto de la clase. -Todos ustedes pueden irse. Les veré mañana. Sr. Jeon, tú te quedas. 

Hay miradas cautelosas cuando todo el mundo toma sus pertenencias. Yo merodeo fuera de la puerta. 

Ayer con Eunha, ¿y ahora esto? No tengo idea de cómo ayudarlo. O incluso si él puede ser ayudado. 

Presiono mi espalda contra la pared del pasillo y me quedo escuchando. 

–Sr. Jeon, tu comportamiento en esta clase ha sido inaceptable. Así que explícate. 

—Está bien, ¿qué tal esto? Las máscaras son malditamente estúpidas. Quiero ser un actor, no un mimo barato. ¿Cómo demonios esto va a ser relevante para mí fuera de este salón de  
clases? 

—El trabajo de un actor es compartir de sí mismo con su público. Estas máscaras te desafían a abrirte completamente. Eso es lo que es relevante. 

—¡He tratado de compartir y estar abierto y vulnerable! Cada maldita clase, lo he intentado. ¿Qué más quieres? 

—Quiero que solo "seas". Deja de tratar de mostrarme una versión aséptica de ti mismo. Muestrame al chico que hay debajo de toda esa mierda. 

—¿No lo has jodidamente entendido todavía? Debajo de toda mi mierda hay sólo más mierda. ¿Tú crees que en algún lugar aquí hay algún mágico individuo de buena presencia, y todo lo que tengo que hacer es encontrarlo? ¡Él no existe! Créeme, ¡ya he mirado! Todo lo que soy es un sinfín de capas de mierda. Pensé que sería obvio ahora -Yo lo escucho exhalar-. Así que adelante. Suspéndame. Me importa una mierda ya. 

Sus voz se quiebra en la última palabra, y yo me muero por poner mis brazos alrededor de él. 

Lucha tan duro en contra de su autoestima, pero sabiendo por lo que ha pasado, entiendo por qué se encuentra tan reacio a abrirse. Él era un niño de orfanato que no fue adoptado hasta que tenía tres años, y cuando él se enteró de lo de la adopción a la edad de dieciséis años, no supo ya quién era. Su escabrosa relación con su padre no ayudó. Joonghee volvió la desaprobación de padre en una forma de arte. 

Si todo eso no fuera suficiente, en su último año, Jungkook había descubierto que su novio de la secundaria se follaba a su mejor amigo durante la mayor parte de los 12 últimos meses. Ni siquiera puedo imaginarme haciendo frente a todo eso. 

Es evidente, a juzgar por lo que está pasando en este momento, que Jungkook tampoco. 

Me arriesgo a echar un vistazo a la habitación. Él está sentado en una silla, la cabeza entre las manos, mirando al suelo. Hyelin esta frente a él. Se inclina hacia delante, como si tratara de llegar a él con sus palabras. 

-Jungkook, escucha. Creo que los dos sabemos que esto no se trata sólo de un ejercicio de la actuación. ¿Crees que eres el único que tiene miedo de dejar que los demás te vean por lo que realmente eres? Todo el mundo lleva metafóricas máscaras durante sus vidas. Todos tenemos diferentes caras que mostramos a nuestros compañeros de trabajo o amigos, o familia. A veces nos ponemos tantas máscaras, que nos olvidamos de lo que somos en el fondo, pero tú tienes que encontrar el coraje para soltar toda esa mierda y revelar tu verdadero yo. Eso es todo lo que quiero de ti. Es todo lo que siempre he querido de ti. 

Él niega con la cabeza. -¿Qué pasa si mi verdadero yo es... una mierda? Sólo defectuoso y tóxico e indigno de ser amado. ¿Por qué iba yo nunca dejar que vieran eso? 

-Porque al final, esa es la única versión tuya que es real. Es el único que realmente puedes darle a otros. Todo lo demás es simplemente fingido. 

-Tienes razón -dice, con la voz ronca por la emoción. Suena  
desesperado-. He estado fingiendo. Para muchas personas por un maldigo largo tiempo. 

Ella pone una mano en su hombro, pero él se estremece y aleja. 

-Jungkook... 

-No voy a hacer esto más. Me quedo con el suspenso. ¿Puedo irme? 

-Si no hay nada más que quieras hablar sobre... 

-No lo hay. 

Me alejo de la puerta justo cuando camina hacia fuera. Él no se detiene cuando me ve. 

-¿Jungkook? 

Me ignora. 

-Oye, espera. ¿A dónde vas? 

Le tomo del brazo, y él se da vuelta para mirarme. -No, Taehyung. Sólo, joder, no lo hagas. Necesitas más de lo que puedo darte. Yo siempre lo he sabido, y ahora lo sabes tu también. Dejemos los dos de tratar de negarlo. 

-¿Qué estás trat...? 

-Lo intenté. Realmente lo hice. Pero he terminado. hemos terminado. 

Él libera su brazo y se va, y yo estoy demasiado aturdido para hacer nada más que verlo irse.



by your side

#930 en Novela romántica
#43 en Fanfic

En el texto hay: drama, amor, kookv

Editado: 03.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar