Buscando Novio Para Está Navidad

Tamaño de fuente: - +

1.Al mal paso ahí que darle prisa.

Toda mi vida he dependido de otras personas para salir adelante jamás me he valido por mi misma. 

Ahí algo que me hace ser especial entre todos los demás y es que  he cambiado más seguido de novio que de zapatos, no se que sucede con los chicos pero siempre se alejan de mí, solo porque no les doy el tiempo necesario y porque no les doy algo que buscan como perros en celo y es acostarme con ellos, la única relación con la que dure más tiempo fue con Leonel, pasábamos buenos momentos juntos pero no los suficientes me aburría y lo aburría nunca hubo amor pero aun así seguimos juntos por nuestra propia voluntad, ningún chico ha podido llenar el vacío que hay en mi corazón ni tampoco se los he permitido.  

Para que me entiendan un poquito mi situación llegue amar a alguien con toda el alma pero este jugo conmigo y rompió mi corazón en mil pedacitos hasta ahora intento recoger esos pedazos pero se me he ha hecho imposible, a todos los tomo como un juego, no les brindo la suficiente importancia para no enamorarme y terminar desilusionada otra vez, no soy tan cruel como parezco, antes de estar con un chico les hablo sobre las condiciones con las que podría estar con alguien y si aceptan, salgo con ellos, no es que actué a sus espaldas, saben muy bien a lo que se enfrentan estando conmigo pero ninguno a tenido el valor de cruzar esa línea que les he puesto para que me enamoren, el día que alguien llegue a romper mi línea invisible sabré que él era el chico que estaba esperando para enamorarme y darlo todo, pero el miedo a terminar lastimada es lo que me puede impedir estar junto a él.  


Pero este no es el único problema en mi, hay algo que también me atormenta y carcome el alma, sufro de algo llamado eremofobia es una fobia a la soledad se da debido a una alteración psicológica en al que aparece un miedo irracional y desproporcionado a estar sola.  


Esto me atormenta desde niña y ahora que estoy en otro país  mi enfermedad solo aparece en fechas donde la familia se reúne para estar juntos por esta razón me he vuelto una persona dependiente de alguien así no sienta nada por esa persona pasó esos días con este pues  solo lo necesito conmigo ese día y al otro me voy, nadie sabe más que mis familia y mi amiga sabe sobre mi fobia.  

En fin regresando con Leonel, este me termino en el momento menos indicado, ¿por qué los hombres son así? Lo necesitaba para esta Navidad, pero me dejo y se fue.  

No puedo pasar esta Navidad sola, debo encontrar un sustituto lo más pronto posible, pero  esta vez ya no será una cosa seria, solo buscaré a alguien que esté dispuesto a ser mi novio solo por este mes de diciembre y después cada quien sigue su camino, creo que es lo mejor para ambos sin amor  ni responsabilidades.  

Mi única amiga Sandra es quien me esta ayudando con las citas. Dentro de unos días ella se irá a su pueblo con su novio, pero antes prometió dejarme un novio hasta ella regresar.  


La idea me gustó así que se le ocurrió publicar en una página de citas. —¡Se busca novio solo para Navidad!  
Las respuestas fueron inmediatas teníamos a más de veinte candidatos.  


—Bueno Karla tendremos que escoger a solo cinco para que los conozcas. Comenta mi amiga emocionada.  


—¡Bien!, apunto con mi dedo a la computadora. —Este, este otro, que aburrido. Cuestiono. 


—¡Para!, tomate esto enserio, intenta buscar al chico correcto, piensa que vas a  encontrar al amor de tu vida.  


Río a carcajadas. —¡No que flojera! Sabes muy bien que en eso no creo.  


—¡Karla! ¡colmas mi paciencia a veces!. Se queja haciendo pucheros. —¡Bien! yo los escojo, tú solo los recibes y atiendes mañana porque no creo que esperes que eso también lo haga yo.  


Rei. —¡Tranquila! Eso sí lo hago yo,  sentencio mientras camino a la cocina  por algo de comer.  

—Listo amiga, mañana primera hora tus cinco elegidos estarán aquí y tendrás que recibirlos, cada uno estará a distintas horas aquí, a partir de las 8:00 am empezarán a llegar, por suerte es sábado y no trabajas. Ríe y se va.  


—¡A donde vas! Cuestiono mientras como un sándwich.  


—Voy con Alex, quedé en almorzar con él, nos vemos en la coche amiga.  


—¡Bueno cuídate!, me senté en mi sillón y me puse a ver unas series en  Netflix pues yo no tenía un novio para salir aún.  


El mío todavía  estaba en proceso, si tengo suerte mañana estará conmigo.  






 



JLcuvinar

#1838 en Novela romántica
#777 en Otros
#237 en Relatos cortos

En el texto hay: amor, navidad y romance, el elegido

Editado: 27.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar