Cambio de sangre

Tamaño de fuente: - +

Capítulo I

Capítulo I

"Ay no" repetía en mi mente, al tiempo que escuchaba hablar un chico frente a mí. Pertenecía a mi clase pero se había pasado las últimas semanas dándome más conversación de la esperada, y allí estaba, a punto de soltar lo que yo no quería oír.

–Así que me preguntaba, ¿Qué harás hoy?– soltó al fin, tras cinco minutos de rodeo y esbozando una sonrisa insegura.

–Noche de chicas– respondí, encogiéndome de hombros y echando a andar, intentaba zanjar la charla. Por desgracia, me siguió para insistir.

–Tengo boletos para el cine. Podemos comprar pizza después y...

–¡Oye!– le grité, impaciente ya. Me halaba del brazo para detenerme –Harás que te golpee y no habrá sido culpa mía– le advertí.

–Lo siento– me soltó, parecía avergonzado –Es que intento decirte algo y me lo haces más difícil. Yo...

–Sé lo que tratas de hacer– le interrumpí –No puedo, en serio.

–¿Por qué?

–Se hace tarde– suspiré, negando con la cabeza –Vayamos a clase, es hora ya.

–¡Pero… Damara, por favor!– se empeñó.

Sin hablar, me volví a penas lo suficiente.

–¿Qué?

–Si cambias de opinión, mi padre me prestará el auto así que no hay problema, es decir, puedo llevarte a tu casa por la noche.

Puse los ojos en blanco.

–Lo pensaré– mentí, más para sacármelo de encima que por cualquier otra cosa.

Tras verle sonreír de nuevo, retomé camino. Seguí por el corredor hasta el salón de clases, mis amigas me esperaban allí.

–Aarón acaba de invitarme a salir– me lamenté, ocupando mi lugar y encabezando el cuarteto en la fila.

–¡Hasta que por fin!– se divirtió Charlotte. Era una chica dulce, lo cual concordaba con su voz ligera y suave. Tenía grandes ojos oscuros, muy bonitos, su estatura era menor a la mía y es de destacar que yo no crecí mucho. Siempre adornaba su cabello corto con lazos y cintas de color pastel que acentuaban el tenue rubor con el que se maquillaba. Lucía como una niña, a veces incluso actuaba como tal.

–¿Y qué le dijiste?– quiso saber Hanny, quién parecía nunca saber en dónde estaba parada, toda cosa la entendía al revés y aunque carecía de disciplina, era muy ingenua. Pasaba las horas de clase levantándose de su asiento para charlar con los demás, solía acuclillarse detrás de mí para contarme alguna tontería a escondidas del tutor, y a veces se fugaba del salón con el sólo propósito de comprar galletas.

–Que no, por supuesto– Savannah le respondió en mi nombre –Nadie es suficiente para ella.

Savannah era alta, ácida, e inteligente, obtenía las mejores calificaciones y aunque no se maquillaba, era muy linda, de habérselo propuesto hubiera podido hacer carrera de modelo y realmente le gustaba estudiar. Se vestía como varón y nunca cepillaba su cabellera, una indomable furia roja que caía como lava rizada sobre su cuerpo, una figura femenina que provocaba el deseo entre los chicos a pesar de las holgadas envolturas.

–Todavía no me interesa el amor– comenté, como si nada –Y cuando el tiempo llegue, no buscaré un chiquillo como cualquiera de los que pueda encontrar aquí.

Savannah soltó una risotada.

–¿Y crees si quiera poder ligar a un hombre maduro vistiendo así?– se burló, señalando mis ropas.

Aquel día yo llevaba una blusa blanca que dejaba mis hombros al descubierto, su tela era muy suave por lo que caía grácil al ras de mi silueta, envolviendo mis brazos. Lo peculiar en ella sin embargo era que al igual que el resto de mis trajes, la había adecuado a mi personalidad, por lo que tenía cientos o miles de pequeñas arañas pintadas a lo largo de su flanco, las cuales parecían estar invadiéndome por completo. La había combinado con una falda gris de cuadros escoceses que yo misma cocí.

–Somos lo que somos, pequeña– extendí mis brazos –Si me quiere, tendrá que quererme con todo y mis rarezas. Además, es claro que los gustos de mi futuro marido deben ser como los míos. No podría vivir con alguien diferente, ¿Qué pasará cuando decore nuestra casa con mi halloween permanente?



Angel Krysna

#23 en Terror
#394 en Fantasía
#269 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: vampiros, violencia explicita, sangre

Editado: 14.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar