Caminando entre Lobos

Tamaño de fuente: - +

∑ 6 Cazadores

Dominic

Lastimosamente entramos a descanso. ¿Lastimosamente? Sí, estaba muy entretenido viendo a Jones menear sus caderas y levantar su falda "sin querer", sabiendo que tanto yo como los demás no apartábamos la mirada de las porristas.

El punto, vamos a guardar y sacar algunos libros, después nos dirigimos a las escaleras de la entrada principal, decidimos pasar el descanso allí, es un poco tranquilo. Al salir nos topamos con que el grupo lobuno de "el Alfa Daniel" estaba al lado izquierdo de las escaleras. Así es, ya sabemos el nombre del próximo Alfa y se apellida Cassmore, o así se hace llamar en el campo de fútbol. Empiezan a gruñirnos pero evadimos eso y nos sentamos al frente de ellos.

¿Que si queríamos molestar? Puede que sí.

—Dom —me llama Mike —. La verdad me di cuenta de que tu plan de "acercarte a ella" no salió muy bien —dice haciendo comillas con sus dedos por lo que yo frunzo el ceño —. Te lo digo como amigo —se defiende —. Pero podría acercarme a ella y, al mismo tiempo, acercarte a ella.

—Explícate —hablamos Blake y yo al tiempo.

—Verán, me acercaré a ella, seré la confianza personificada para ella y cuando eso se cumpla, la iré acercando a nosotros poco a poco, así mismo se acercara a ti —me señala —. Y todos felices.

—Vives en un mundo de fantasía —le dice Blake rodando los ojos.

—Pues es mejor que vivir en un mundo opaco y sin sentido como el tuyo —se defiende Mike dejando en silencio a Blake, lo que me hace reír un poco.

—Bien, para empezar, ¿cómo piensas acercarte a ella? —pregunto burlón.

—Oh... eso déjamelo a mí —responde y oímos como las puertas principales son abiertas.

Instintivamente nuestras miradas vuelan a la entrada donde encontramos que un hombre corpulento tiene entre sus brazos a Jones haciéndola removerse incómoda debido a la llave que ejerce sobre ella.

Los lobos también se dan cuenta, pero no hacen nada al respecto, de hecho se quedan como congelados.

Vaya amigos te consigues, Jones.

Por el olor de su sangre distingo que es un cazador. Frunzo el ceño más de lo que ya lo tengo y doy un paso para llegar a ella y alejarla de él, sin embargo Mike pone un brazo en mi pecho deteniéndome.

Nadie hablaba ni hacía nada. Ni un movimiento en los escalones, a excepción de los pasos de Jones y el cazador.

Otro hombre se baja del auto que tiempo antes estaba estacionado en frente, abre la puerta y la lanzan bruscamente en el auto con vidrios polarizados llevándosela rápidamente.

—Nos vamos —oigo decir a Cassmore, todos le obedecen.

La mayoría se van a las camionetas —averiguamos que es su transporte—, y otros adentro para luego traer a las amigas de Jones y llevárselas con ellos.

Blake había averiguado muchas cosas de esos lobos, no tengo idea de cómo lo logró pero es un buen investigador.

—¿Qué mierda pasó? —habla finalmente Blake.

—Lo hubiera sabido si este idiota me hubiera soltado —me quejo dándole un golpe en la cabeza a Mike quien lleva automáticamente sus manos al lugar afectado.

—Perdón por no dejar que cometieras una estupidez, porque justamente eso era lo que ibas a hacer; una estupidez. Es un cazador y sabe cómo herirte o matarte, si así lo quiere —se defiende Mike por segunda vez en el día.

—Es cierto Dom, no hay nada que pudieras hacer, mucho menos estando en este instituto —habla Blake apoyando una mano en mi hombro con suavidad.

❃❃❃

Siento mi vida dar giros y más giros sin llegar a un punto en concreto... o tal vez sean mis pensamientos. Ya va más de una semana en la que no he visto a Jones, una maldita semana sin saber de ella puesto que no ha vuelto desde que la subieron a ese auto negro con vidrios polarizados.

Preguntamos despistadamente por ella a sus amigas y estas respondieron con un muy seco "No es de tu incumbencia" a pesar de que se notaban decaídas también.

Sus ojos miel hacen acto de presencia por mis recuerdos, su sonrisa sabelotodo se cuela por mi imaginación sin poder detenerla. Cada rasgo de su rostro va tomando forma a medida que cierro los ojos para apreciar mejor lo que mi imaginación tiene por mostrarme. Cada facción de su delicado rostro hace contraste con su actitud, con su muy exasperante actitud que me hace querer internarme en la locura de su cabeza sin esperar el momento de salir de ella, solo permanecer ahí, escuchando cada pensamiento, cada recuerdo perteneciente a ella.

Mi memoria recrea el recuerdo de cuando decidimos fugarnos del clan y buscar una nueva vida, una vida aquí en Mandilia. Solo recuerdo que mis amigos me dejaron decidir el destino a mí, recuerdo como Blake rápidamente cubrió mis ojos con una bufanda oscura de su hermana mayor y yo con mi dedo índice señala un lugar del mundo a ciegas. La risa de Mike y luego su voz quejándose de que debí haber elegido Dubai o algún otro lugar del mundo me hizo sonreír. Sabía que a donde fuéramos seríamos felices, así termináramos en un pequeño pueblo de bajos recursos convirtiéndonos en Robin Hood para robar a pueblos cercanos y llevar cosas a los necesitados.



Sophie Castle

Editado: 11.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar