Caminando entre Lobos

Tamaño de fuente: - +

∫ 17 ∫ Soy la Primera Mujer

Abro la puerta del auto con poca suavidad y gracias a mi impaciencia lanzo a las sillas traseras una cobija mal tendida color lila y recuesto a Ally en ella, quien no ha parado de sonreír desde que vio el rostro ofendido de Brittany luego de su inocente insulto. Arropo a Ally con delicadeza mientras ella me mira atenta, pero detengo mi acción al percibir una toque frío en mi hombro.

—¿Te encuentras bien? —me pregunta.

—Sí, estoy perfecta, ¿por qué la pregunta? —le respondo sin mirar sus ojos cafés mientras sigo acomodando a Ally.

—Emmm... no importa... ¿Qué fue lo de allá?

—Yo lo llamaría un reencuentro de “viejas amigas” —respondo sarcásticamente rodando mis ojos.

—¿Viejas amigas? ¿Me estás jodiendo? Eso parecía más el primer round de una buena pelea.

—Que bueno que lo pienses así —saco mi torso del auto y volteo a verlo luego de sentir una corriente de aire que choca contra mi cuerpo en dirección a Mike.

Él sin que me dé tiempo a reaccionar toma mi brazo izquierdo y sube la manga alterando mis cinco sentidos. Al ver mi vendaje un poco fuera de su sitio eleva su ceja izquierda y me mira confundido esperando una explicación.

Seguro por mis movimientos bruscos al abrir la puerta del auto el vendaje se corrió y ahora quiero darme una bofetada al notar que una pequeña gota de una sustancia de tonos oscuros se abre paso por entre el vendaje y mancha mi antebrazo hasta caer finalmente al suelo.

Ni siquiera sé como demonios se le ocurrió a Mike levantar la manga de mi suéter.

—Mike, suéltame o te juro que no respondo —apenas termino de hablar él me toma con más fuerza y retira el vendaje.

Tras ver la herida afloja un poco su agarre por la impresión que le causa a sus ojos, lo que hace que logre zafarme de él y me cubra de nuevo.

—¡¿Cómo diablos te hiciste eso?!

—Eso no es asunto tuyo —le reprocho controlando mis emociones por segunda vez en el día para no hacer cosas de las que luego me arrepentiré.

—No lo es, pero me interesa saber lo que pasó...

—Entonces tendrás que quedarte con la intriga —abrocho el cinturón de seguridad de Allison y cierro la puerta del auto, dejando un pequeño espacio en la ventana por donde le entre aire a mi hermana y me alejo.

Llego corriendo a donde Dan y le digo que la bebé se encuentra en el auto para que se encargue de cuidarla, él con asentimiento hace que me retire y me encamine a mi casillero. El timbre resuena por los pasillos que comienzan a colapsar con personas que sacan y meten libros en sus casilleros con tal de alistarse para su próxima clase.

Me empiezo a dirigir hacia filosofía: clase que comparto con Matt y Scar... además de Black y Clark, pero ellos son insignificantes.

—Mila, por favor, dime lo que ocurrió —me insiste Mike al llegar a mi lado trotando. Suspiro sin mucho ánimo.

—Mike, tuve un accidente, ¿si? —finalmente respondo mirando el suelo.

—Con que un accidente... —yo asiento —… No mientas.

—El que me creas o no es tu problema. Además, yo tengo clase, tú igual, así que vete a la tuya, ni siquiera has sacado tus libros.

—Tengo esta hora libre.

Como siempre, el mundo está en contra mía.

—Felicitaciones, ahora déjanos en paz a los que tenemos el horario completo —visualizo a Matt a lo lejos y camino hacia él ignorando de una vez por todas a Mike.

—¿Qué pasa, hermosa? —me saluda apenas llego a su lado.

—Nada importante —respondo y cuando ingresamos al aula de Filosofía le planto un beso en sus labios, el cual él responde y luego nos dirigimos a nuestros asientos en la última fila.

❃❃❃

Durante toda la clase he estado pensando en una persona: Mike.

No sé si sea buena idea contarle la verdad, no creo. Dan se enfadaría mucho conmigo. Sin embargo, siempre es bueno tener un amigo en el cual poder confiar... además quiero a alguien que me apoye y que no sea como los tipos de "amigos" que siempre tengo, llamados también aventuras de una noche... Mike es diferente...

Tocan el timbre y yo me levanto del puesto seguida de Matt.

—¿Qué piensas hacer más tarde? —pregunta él a poca distancia de mi rostro.

—Cosas...

—¿Qué clase de cosas?



Sophie Castle

Editado: 11.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar