Camino al Armagedón

Tamaño de fuente: - +

"No existo"

Desperté de golpe tirado en medio del campamento, no tenía mi brazo derecho pero no sabía porqué demonios tenía mis 2 ojos intactos y veía bien, no entendía porque mi ojo estaba curado ni porque me encontraba algo pálido y frío pero capaz de moverme y sentir el dolor de mis heridas. 

 

Empecé a caminar por la zona y miraba los cadáveres de mis difuntos amigos esparcidos por nuestro campamento, continué andando y seguían estando los rastros de lo que pasó esa noche hasta llegar a la carretera y ver el cadáver de Jordan, en ese momento vi un carro acercarse y pensé que lo aplastaría pero no fue así ya que lo atravesó, era como un fantasma por así decirlo, después desapareció. 

 

No entendía cómo estaba de pie mirando eso y mirándome con detalle parecía estar relativamente bien pero no parecía con vida, pensé que no tendría el tiempo suficiente para lamentarme y pensé en despedirme de mis padres que estarían preocupados, así que lentamente fui a mi casa por un tramo escondido y pasadas unas horas llegué, eran cerca de las 7 AM, abrí la puerta y les llame gritando y llorando, sin embargo, mis ilusiones se fueron al desagüe, se asustaron y me expulsaron llamándome "monstruo", comprendí que era por mi apariencia, les llamaba por padre y madre pero era inútil porque no me reconocían así que pensé en decir mi nombre que era... ¿Cuál era? No tenía idea de porque no recordaba mi nombre, recordaba perfectamente el de mis amigos, el de mis padres y hermano más no el mío, aún así seguí insistiendo hasta que ellos dijeron que su único hijo era mi hermano, así que ahí comprendí todo, me borraron de la existencia. Salí de la casa y me asomé en la ventana de mi habitación, resulta que ahora era de mi hermano bebé, no estaban mis cosas ni nada similar, ni la pintura era igual.
 

Empecé a caminar a un hospital y cuando llegué se quedaron estupefactos, me atendieron de inmediato pero se asustaron cuando se dieron cuenta que mi pulso apenas existía y que aún tenía sangre tras esas heridas, recibí tratamiento y cuando pidieron mis datos para buscarlos en la base de datos de seguros yo no aparecía, y como mis padres ya no lo eran pues no me quedó de otra más que decir que era un huérfano vagabundo. Cómo no podía pagar gastos médicos acabé solo con lo básico realizado y me expulsaron del hospital, no convenía mantener a alguien como yo ahí. Coloqué mi mano en el muñón de brazo restante y empecé a caminar con la cabeza abajo, estaba desilusionado y sin esperanza alguna así que pensé en suicidarme, me fui a mi lugar de muerte y procedí a romperme el cráneo a pedradas, solo me di una porque quedé noqueado, fue en vano.
 

Cuando desperté noté un hematoma en mi sien, pero repetí el proceso varias veces, pero no moría, así que opté en romper mi tráquea, pero no tuve el valor de hacerlo, así que me senté a pensar en el destruido campamento, y lo único que se me ocurrió fue en darle caza a la culpable, pensé en que no podía morir, así que me puse a investigar después de comer algo de las provisiones de anoche, seguí el rastro dejado por su bastón y algunas huellas, pero pasadas unas horas ya no sabía dónde estaba, me perdí por completo y de hecho ya ni el rastro estaba siguiendo, lo único que podía hacer era seguir andando por el montañoso terreno durante 1 mes sin comer ni tomar agua, no podía describir el cómo me sentía, solo podía arrastrarme, por más que lo analizara no entendía el porqué de este aguante, quizá yo ya era como ella, un fantasma o algo fuera de mi entendimiento
 

Cierto día un guardabosques me encontró tirado en un charco de agua sucia, tenía un miedo descomunal al verme, podía ver cómo su rostro sudaba y levemente temblaba pero me brindo ayuda llevándome a una pequeña casa que la secretaría de protección natural le proporciona a los guardabosques, me dio comida, agua, me dejó bañarme y pues me consiguió algo de ropa en el pueblo cercano, estaba agradecido.
 

En determinado momento me comenzó a interrogar para llevarme ante las autoridades y que ellos me llevarán con mi familia, pero mentí, dije que me habían desechado un grupo de secuestradores y que no recordaba a mi familia porque fui raptado a una edad muy temprana. Pareció creerme por las heridas que yo tenía, así que empezamos a conversar más formalmente, se presentó, era Carlos, un guardabosques de 47 años de edad y más de 20 de experiencia, divorciado y con algunos problemitas relacionados a que era algo distraído, no entiendo cómo mantenía su empleo, pero al menos me encontró más muerto que vivo.
 

Pasados unos días decidió adoptarme y me dió un nombre al que jamás me acostumbré e incluso lo olvidé con el tiempo ya que no me gustaba, pensaba seriamente si debía quedarme con el ya que yo quería ir tras mi verdugo más no tenía ni la más mínima o ridícula idea de dónde podría estar, así que pensé en dejarlo de lado hasta nuevo aviso, y me concentré en mi nueva "vida".
 

Carlos no era un mal tipo, era considerado pero olvidadizo, y no se le daba bien conversar pero hacia el intento de mantenerme entretenido. Valoraba sus intentos. No pasó mucho hasta que yo aprendiera el oficio, así que pasados unos años trabajaba con él en el bosque como asistente (no sé cómo demonios consiguió documentación, pero ya que iba a hacerse), la paga no era mala, ya que entre el salario de los 2 podíamos mantener todo perfectamente y darnos ciertos lujos, fue así unos cuantos años, para ser exactos por 10 años.
 

Teníamos la costumbre de ir de pesca a un río que atravesaba el bosque, todo era ilegal pero hey, cuando eres encargado de una zona nada interesante puedes darte el lujo de hacer informes a tu gusto, además teníamos leña y lugar de cacería gratuito, era divertido aunque yo me limitaba a ver porque no podía sostener una caña o un rifle con un solo brazo.
 

Pasados esos 10 años yo dejé de crecer, aunque no fue aparente hasta unos 21 años después de eso, cuando Carlos ya estaba jubilado, yo seguía trabajando, en teoría debería tener 34 años, pero aparentaba 23 aún, yo sabía que era porque era un no-muerto en cierta forma, pero me parecía extraño no haberme quedado con ese cuerpo de 13.
 



Fr4N X

Editado: 04.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar