Can`t let you go even if I die

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1

Hace 2 años

                El rostro de la joven dama observaban la lejanía con total indiferencia. Debía tener unos 16 años cuando fue retratada. Todavía se observaban rasgos de su niñez y el color utilizado en la ropa, reflejaba que pertenecía a la nobleza o incluso a la realeza. Se podía intuir que su piel había sido tan blanca como la porcelana de la más alta calidad. Su cabello estaba perfectamente recogido sobre su cabeza con sencillos adornos. Bajo el retrato se podía leer: Joven de la era Goguryeo (37 d C – 668 d C). Autor desconocido.

                Pertenecía a una pequeña exposición improvisada por el museo de historia, debido a un descubrimiento reciente. En la provincia de Gangwon se habían localizado unas tumbas del reino Goguryeo y en ellas, se habían encontrado gran cantidad de objetos. Entre ellos, ese retrato y gran cantidad de cofres con documentación. En este periodo de la historia coreana, este era el reino más grande y se encontraba localizado en el territorio de Corea del Norte, por lo que era difícil acceder a la riqueza de sus monumentos. Por ese motivo, el descubrimiento en esa localidad, demostraba la expansión del reino y era todo un acontecimiento.

                Frente al retrato, un hombre de avanzada edad, observaba la pintura con curiosidad. Gracias a él, se pudo financiar la excavación y se contribuyó a aumentar el patrimonio cultural del país. Una mujer se posiciono detrás y, después de una inclinación a modo de saludo, se colocó a su lado. Espero unos minutos en silencio, pero como ninguno hablaba, decidió romper el silencio.

  • No sé cómo agradecer que una compañía facilitara los fondos para llevar a cabo esta tarea, señor Park. Desde hace años había indicios de que allí podría encontrarse algo importante. Gracias a usted, hemos demostrado que era cierto.
  • ¿Qué va a ocurrir con los objetos y la documentación?
  • Por desgracia, el gobierno nos niega fondos para continuar con la investigación. Por lo tanto, me temo que todo se archivara en el sótano, donde permanecerá hasta que algún equipo tenga suficiente dinero para descubrir los secretos que esconde.
  • Comprendo – el hombre volvió a mirar el retrato y se giró al escuchar ruido detrás de ellos. Un joven con traje chaqueta saludo y extendió un teléfono que llevaba en la mano – discúlpeme. Debo marcharme.
  • Gracias de nuevo señor Park – saludo la mujer. Siguió a ambos hombres con la mirada mientras se alejaban y luego, volvió la vista al cuadro de la joven. Suspiro con tristeza y avanzo hacia una puerta lateral. Apago la luz dejando la sala completamente a oscuras – una lástima no poder saber quién eres y que ocurrió contigo.

Actualidad

                El timbre marco el final de las clases y los alumnos comenzaron a recoger sus cosas y a formar corrillos para comentar los últimos chismes de la universidad o el programa que habían visto la noche anterior. Ha Jin cerro la libreta  y suspiro cansada. Debía esperar a que el profesor Choi terminara de atender a las últimas alumnas, pero aquello la frustraba demasiado. Sobre todo, porque esas alumnas solo tenían un motivo para comportarse así. Todas buscaban un hombre como él. Era guapo, alto y, sobre todo, joven.

                Aburrida de esperar, salió al pasillo y reviso su móvil. Tenía tres mensajes. Su madre le preguntaba cómo estaba y si había comido.  El tercero era de Min Ho, su mejor amigo.           “Te invito a comer. Nos vemos en el restaurante de siempre. Te espero.” La joven sonrió y guardo el móvil después de responder escuetamente.

  • ¡Ha Jin! – el profesor Choi salía en ese momento – disculpa el retraso. Vamos a la cafetería. Te invito a un café.

Al mediodía, cuando salió por las puertas de la universidad, una débil llovizna bañaba la ciudad. Maldijo por lo bajo, pues no había cogido paraguas. Suspirando, se encamino a la parte cubierta a esperar que escampara un poco. Allí se congregaba una multitud de alumnos, que cuchicheaban sobre un impresionante coche negro aparcado frente a las escaleras de entrada.

  • ¡Un chico guapísimo entro hace un rato! – comento una chica a su compañera.
  • Lo he visto entrar en el despacho del señor Choi – dijo otra ¿serán familia?



Tsunai

#1237 en Fanfic
#5142 en Fantasía

En el texto hay: amor, kpop, coreano

Editado: 23.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar