Cánticos al más allá

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 4: Coche de partida

 

Si te tengo a ti, si me tienes a mí

Nosotros no necesitamos nada más

Durmiendo todo el día, conduciendo toda la noche

Buscando por un lugar al cual llamar hogar

Robando la noche, ahora el mundo es nuestro

Persiguiendo el amor en el coche de partida…

                                                             “Getaway Car” – Lea Michele

 

—¡Estoy comprometida!

Le cuento a Melody mostrándole mi resplandeciente anillo con orgullo.

Mi amiga me muestra una de sus muy bien ensayadas sonrisas.

—¡Es wow! ¡Es increíble! ¡Es grandioso…

—¿Ya lo sabías, verdad?

Melody se encoge de hombros.

—Mac lo anunció esta mañana en la reunión del… —no termina la frase por culpa de un bostezo—…equipo.

Sirvo dos vasos de jugo que Héctor preparó temprano. Esta noche dormí como una reina, fue la primera vez en meses que no tenía un sueño en el que Maggie apareciera. No desperté hasta las 8:30 descubriendo que Mac ya había salido a trabajar, me sentí algo decepcionada por no haber compartido nuestra primera mañana juntos luego del compromiso, sin embargo pasamos la noche más espectacular, jamás  habíamos tenido tan buen sexo. Le comentó todo esto a Melody mientras nos tomamos el jugo y ella no me hace muecas desagradables para mi sorpresa.

—No me digas, ¿estuviste con alguien anoche?

—Algo así —Da un sorbo y eleva una ceja.

La miro impaciente.

—Entonces, ¿vas a contarme o esperaras a que nos hagamos viejas?

—Bien… tomé las invitaciones que me ofreciste para la after party de MTV. Y… me encontré con gente muy interesante.

—No me digas, ¿te acostaste con un miembro de Marron V?

La mirada de Melody me indica que no estoy muy lejos de la realidad.

—No lo hice pero… —enfatiza elevando un dedo—, tengo el número telefónico de un miembro de los Jonas Brothers

Mi amiga hace un patético baile feliz sacudiendo los hombros y moviendo las flácidas caderas.

—Ajá, ¿cúal de ellos?

—¿Acaso importa? ¡Saldré con un Jonas!

Sigue haciendo su baile hasta que no me queda otra cosa que hacer que reír.

—Entonces, ya que Mac les contó del compromiso supongo que también les habló de lo demás.

Melody se encoge de hombros y revisa el refrigerador por algún delicioso postre. A veces pienso en que sería de mí sin su compañía, no es como si tuviera a mucha gente además de Mac, y la verdad es que él está ocupado la mayor parte del día trabajando para sacar adelante mi carrera. Mac es el capitán de mi barco, y Melody el velero que hace que todo flote.

—¿Las hojas caen en otoño? —comienza Melody.

—¿La luna sale al anochecer?

—¿El pastel de cereza es el mejor postre? —lo saborea con una mueca de satisfacción en su moreno rostro.

—¿El perro es el mejor amigo del hombre?

—¿Taylor Swift tiene a los ex’s más guapos?

Intento pensar en algo rápido pero es tarde, ella gana.

—Te vencí por enésima vez.

—Lo siento pero nadie puede refutar que de hecho los tiene.

Nos sentamos en el enorme sofá blanco y encendemos la televisión para acallar en algo nuestras voces. Los paparazzies se han tomado el día libre, quizás cansados por el gran evento de ayer.

—Quiero saber tu opinión.

—¿Con respecto a la boda o al documental?

—Mmm, ambos.

—Sabes que me encanta Mac, saca lo mejor de ti. Así que no pondré ningún impedimento siempre y cuando me hagas la madrina.

—Es un hecho —Simulo apuntarlo en el aire.

—En cuanto al documental… la verdad es que yo misma siento curiosidad acerca de ese pasado que te empeñas tanto en ocultar.

Suspiro. No es que no confíe en ella como para hablar de algo tan delicado, pero siento que rememorar el pasado hará que esté regrese a buscarme.

—Es extraño, cuando pienso en ello no se siente como algo mío, es más como una película vista con demasiada atención, al punto de grabarte cada mínima escena. Solo que conforme pasa el tiempo las escenas se hacen más borrosas.

—Quieres decir que no sientes como si fuese tu pasado.

Asiento.

—Es algo tan diferente de la Terrie que soy ahora.

—Pero es tu pasado, no puedes hacer de cuenta de que no existe. Todos tenemos uno.

¿Cómo decirle que hay demasiado en mi propio pasado que ni yo misma puedo explicar? Cosas muy confusas en mi mente. Los recuerdos lucen tan desordenados como la habitación de un adolescente.



Danae C.P.

#341 en Thriller
#182 en Misterio
#156 en Paranormal
#60 en Mística

En el texto hay: musica, misterios y secretos, paranormal

Editado: 19.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar