Cánticos al más allá

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 5: El fantasma de ti

Estoy respirando, exhalando

¿No es eso de lo que se trata?

Vivir la vida locamente

Como si tuviese derecho a no más palabras en mi boca

No queda nada que descubrir

Pero no creo que alguna vez rompa, el fantasma de ti

                                                                                                                         “Ghost of you” – Selena Gomez

 

 

¿Puede un solo golpe cambiar la dirección del destino?

La pregunta sería un antecedente para el inicio de lo suponía experimentar mi pasado de la forma más inesperada.

***

Luego del incidente en el restaurante compro algunos comestibles en un pequeño supermercado en la carretera y me monto en Dorothy pretendiendo no detenerme hasta llevar a Omaha. Sin embargo, las dos botellas de soda que he bebido me pasan factura cinco horas después. Me detengo para hacer del número uno y de inmediato noto a un auto plomo estacionarse. Vuelvo a montarme en Dorothy y aumento la velocidad al conducir, en cada curva que doy me fijo por el espejo retrovisor si el auto sigue detrás de mí. Descubro que el auto toma las mismas rutas que yo tomo con mi GPS. 

Decido bajar la velocidad para intimidar al conductor, el auto plomo está mucho más cerca ahora y puedo ver quien lo conduce.

Freno en seco y el auto casi golpea a Dorothy en la parte trasera.

El hombre que me reconoció en el restaurante baja de su auto y camina hasta mi lado.

—¡Ey! ¿Qué le sucede señorita?

—¿A mí? ¿Qué le sucede a usted? Deje de seguirme.

—Solo busco algunas tomas —Me dice como si fuese lo más normal del mundo, sosteniendo su cámara fotográfica.

—No tiene derecho a invadir mi privacidad.

—Intento hacer mi trabajo, nada más.

Entonces lo comprendo, aquel hombre de mediana edad y sobrepeso no es más que un paparazzie.

—Pues será mejor que mantenga su distancia, o me veré obligada a tomar medidas.

Enciendo el motor y me pongo en marcha aumentando la velocidad al conducir. La amenaza no parece haber surtido efecto porque el hombre sigue empeñado en perseguirme.

Es cuando cometo la estupidez más ridícula de todas, invado el carril contrario en mi intento por despistar al paparazzie. De pronto las luces de un camión de carga me disparan en el rostro como una bala perdida. Mi primera reacción es esquivar el camión, pero este termina por impactar en la parte trasera de Dorothy haciéndola rodar diagonalmente. Visualizo al auto plomo frenando lo más rápido que puede golpeándome en el costado, y quedó atrapada en la carretera, observando los cristales rotos volando a mí alrededor. Intento moverme pero el costado me duele demasiado, presiono las manos en el volante e intento encender el auto. Mi primer intento falla, trato otra vez pero Dorothy parece cansada por la paliza que acaba de recibir.

Mi mente se alerta cuando escucho a alguien gritarme desde el exterior. Otro camión de carga se dirige directamente hacia mí, veo al conductor inclinarse para quizás recoger algo de sus pedales. Le grito que se detenga, que mi auto no enciende, pero el conductor reacciona muy tarde, el camión ya me ha alcanzado.

***

Todo se desvanece como el despertar de un sueño, mi cuerpo es lento, casi he perdido toda movilidad. Pero a la vez me siento ligera, como si fuese una pluma cayendo a un abismo. Caigo, caigo, y caigo sin poder detenerme. Quiero gritar, he perdido la voz. Quiero sostenerme, pero no hay nada a mí alrededor. Estoy en el vacío.

Los sonidos se conectan a mi cuerpo como la primera audición de un bebé, en cámara lenta. Por los ruidos de pitidos, los pasos, y el lenguaje que escucho puedo adivinar que estoy en un hospital, rodeada de enfermeras y doctores.

—¿Qué harán qué?

La voz de Mac llega a mis oídos con demasiado impacto, me sobresaltaría si consiguiera moverme.

—La induciremos al coma. El golpe que recibió en el cerebro está ejerciendo mucha presión intracraneana es por eso que algunos de sus fluidos se están acumulando en su cerebro. Debemos protegerlo antes de que sufra una lesión mayor que podría ser fatal. Al mantenerla en un coma inducido se reducirá el fluido de la sangre y el metabolismo del cerebro...

—Solo dígame que mejorará, doctor.

—Hacemos todo lo que está en nuestras manos para que así sea.

Hago un esfuerzo por ver a Mac a los ojos pero el resto de mi cuerpo insiste en permanecer dormido.

—¿Cuánto tiempo durará inconsciente?

—No lo sabemos, dependerá del grado del daño de su cerebro, tenemos que lograr que este se responsabilice adecuadamente de su respiración y de mantener la presión sanguínea en su rango normal. Podrían ser solo días o incluso meses.



Danae C.P.

#365 en Thriller
#195 en Misterio
#159 en Paranormal
#59 en Mística

En el texto hay: musica, misterios y secretos, paranormal

Editado: 19.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar