Cánticos al más allá

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15: La verdadera yo

Tú y yo debajo de las estrellas en un campo detrás de tu patio.

Tú y yo pintando imágenes en el cielo

Y algunas veces no decimos nada

Solo escuchamos a los grillos cantar.

Todo lo que necesito está aquí a mi lado.

                                       “I’m Only Me When I’m With You” – Taylor Swift

 

 

En el camino a casa de Cameron llamo a mi madre para advertirle que llegaré tarde. Ella no parece estar escuchando mis palabras, por lo que me responde a secas y cuelga el teléfono antes de que termine de inventar una excusa creíble.

—Eso fue más sencillo de lo que creí.

Cameron me mira de reojo mientras conduce. Es extraño que el miedo que sentía hacia él se haya evaporado en el momento en el que lo vi sentado frente al piano, interpretando una apasionada melodía. Porqué, ¿Cómo podría un ser tan sensible ser capaz de dañar a otro?

—Puede que estuviera muy ocupada.

—Sí, supongo —le respondo evasiva, por supuesto que lo estaba.

Hoy, un día antes de que Maggie desapareciera, tuve la peor discusión con mis padres. Les confesé que había enviado un ensayo y un video tocando el violín a la academia de música más prestigiosa en Los Ángeles para el proceso de admisión. Les hablé además acerca de mis planes de mudarme apenas terminara la graduación. Ellos me demostraron su desaprobación y la conversación se salió de control. Terminamos con mi madre encerrándome en mi habitación, prohibiéndome asistir al recital que tendría esa noche en la feria de la ciudad. Se llevó mi violín, mi guitarra y otros de mis instrumentos musicales, partituras, reproductor mp3, y los ocultó donde nunca más los encontré.

Cameron enciende la radio y cambia de emisora hasta escuchar algo de nuestro agrado. Suenan las notas de Give your heart a break interpretado por Demi Lovato. Mis latidos se aceleran, hace mucho tiempo que no escuchaba esa canción.

—¿Te gusta?

—Sí, es una de mis canciones favoritas.

Le respondo con una sonrisa.

El chico aumenta el volumen y no escatima al cantar…

 

Don't wanna break your heart

Wanna give your heart a break

I know you're scared, it's wrong

Like you might make a mistake…

 

No tengo otro remedio que cantar junto a él, atraída por la pegajosa melodía.

Su voz me recuerda al sonido de un chelo, mustio y pesaroso.

 

There's just one life to live

And theres no time to wait, to wait

So let me give your heart a break,

give your heart a break

let me give your heart a break…

your heart a break…

oh yeah.. yeah…

 

—Entonces, ¿Qué otras cantantes te gustan? ¿Madonna, Britney Spears, Lady Gaga, Katy Perry…?

—¿Soy tan predecible?

—No, en realidad me sorprende. Creí que solo escuchabas música góspel.

—Solía hacerlo, pero a la vez sentía que me estaba perdiendo de algo grande al limitarme a escuchar solo lo que mis padres me permitían escuchar. Así que un día usé la sala de música de la escuela para buscar todo aquello que estaba de moda y encontré a todas estas talentosas mujeres dejando tanta extravagancia y poder femenino en el escenario. Me sentí inspirada por ellas y ahora deseo crear mi propia marca en la industria.

Me doy cuenta que acabo de salirme del papel que interpreto para mostrarle un pedacito de Terrie Chicago.

—¿A qué te refieres con crear tu propia marca?

Tan pronto termina la pregunta aparcamos en la entrada de su casa.

—No lo tomes tan literal, es más como… mostrarle al mundo como realmente soy.

—¿Y cómo eres realmente? ¿Quién es Maggie Rixson?

Sus ojos me buscan y fijos en los míos me hacen titubear.

—Yo… solo estaba divagando. Será mejor dejar el tema y concentrarnos en lo que es importante ahora.

La casa de Cameron se ve tenebrosa, casi macabra desde la fachada. Tengo una fría sensación mientras bajo del auto de Cameron y caminamos hasta la puerta.

El chico a mi lado no luce muy feliz cuando observa el auto aparcado cerca del suyo y escucha los pasos que se acercan.

—Lo siento, no sabía que él estaba aquí.

—¿El quién?

El padre de Cameron abre la puerta. Trae unos pantalones holgados, sandalias, una camiseta juvenil y el cabello enmarañado. Me mira con atención mientras bebe de su lata de cerveza.

—¿Van a pasar o se quedaran allí parados como unas malditas estatuas?



Danae C.P.

#1891 en Thriller
#1070 en Misterio
#510 en Paranormal
#158 en Mística

En el texto hay: musica, misterios y secretos, paranormal

Editado: 19.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar