Cánticos al más allá

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 19: Alguien más

 

Si estás en busca de amor

Tienes que saber que el amor ya no vive aquí

Él se fue con mi corazón.

Ambos caminaron a través de esa puerta sin mí

Si estás tratando de encontrar piedad, bueno, necesitas buscar en otro lado

Porque seguramente no te puedo ayudar

Me estoy haciendo daño a mí misma

Me he convertido en otra persona

 

"Someone else" – Miley Cyrus

 

 

Esta vez no necesite de usar ninguna artimaña para lograr tomar el autobús hacia la escuela. La Terrie adolescente me había abandonado a mi suerte para poder dar muestra de la molestia que sentía contra mis padres.

La movilidad amarilla se detiene frente a mí, y la puerta se abre invitándome a subir como a una princesa en un baile real.

Me subo al autobús y tomo el asiento que pondrá en marcha el plan.

Jhonny ni siquiera alza la vista para saber que soy yo quien se sienta a su lado.

—Linda mañana —Alego para conseguir que alce la mirada. En este punto es inútil pretender que no nos conocemos, pero con que nadie sepa el secreto que guardamos nos basta.

—¿Qué tiene de linda?

Distingo la razón de su mal humor en la fila de en frente, donde Cody y Miranda no cesan en sus muestras de afecto. Miradas acarameladas, sonrías tibias, labios enlazados. En fin, una escena tan tierna y romántica que por poco es capaz de alterar las hormonas en el cuerpo adolescente que habito.

—No perezcas Jhonny, para el lunes a esta misma hora no tendrás que soportar más de ese acto circense.

El pelirrojo parece menos retraído con mi comentario y siento que se me encoje el corazón por lo que tengo que hacer a continuación.

 

Busco la nota en el bolsillo de la chaqueta de Maggie, y me aseguro que Jhonny este distraído con la charla que efectúa la pareja. Cody hace alarde de sus tríceps para asegurarle a su novia que logrará el salto inverso de 10 metros sin dificultad.

Jhonny suelta un bufido.

—¿Y eso en que la complace?

Lo dice tan alto que es escuchado por la pareja, lo que claramente era su objetivo.

Cody gira y con una mirada colérica le pide que repita lo que dijo, Jhonny no se deja intimidar como es costumbre y se lo repite a modo de reto.

—¿Qué saca ella con eso? ¿Lo has pensado alguna vez? Porque siempre estás muy pendiente de tus logros pero, ¿Y los suyos? ¿Le has preguntado qué es lo que realmente quiere? ¿Qué le gusta?

—Cierra la bocota Thompson —le espeta—. Busca que hacer con tu vida y déjame a mi chica y a mi tranquilos, ¿comprendes?

La rodea con un brazo como demostrando que sea como sea, es él quien posee el trofeo.

Jhonny presiona los puños, su rostro se torna al rojo vivo, solo se calma cuando Miranda voltea para esbozar una media sonrisa en su dirección. Conociendo su discapacidad no estoy muy segura de que se dirija a Jhonny, sin embargo el no parece tener duda alguna. Aquello juega en mi favor porque ahora cuando el pelirrojo encuentre la nota que acabo de meter en el bolsillo de su chaqueta, no titubeara para aceptar la propuesta.

***

Reflexiono en que quizás este sea el último día en que transite por los pasillos de la escuela de Omaha. No es algo que haya anhelado con mucho ahínco, no obstante me toma un instante guardar todo esto en mi memoria.

¿Qué pasaría si al retornar al presente todo lo que he vivido es borrado de mi mente?

Intento pensar en alguna referencia textual o visual en la que mi situación se le asemeje. Recuerdo haber visto una película de Sandra Bullock en donde interpretaba a una mujer que sufre por la fatídica muerte de su esposo, pero extrañamente despierta al día siguiente y permanece con vida. La película es un constante giro en el tiempo, en donde la mujer tiene la oportunidad de impedir que el suceso se haga realidad. Algo que también recuerdo es haber tenido dolor de cabeza luego de haberla visto, como consecuencia de haber pasado dos días sin dormir, intentando distinguir la ficción de la realidad.

Aquello es más o menos lo que me sucede ahora. Con la única y especial diferencia de que soy yo quien lo está viviendo.

Visualizo mi objetivo a unos pocos metros e intercepto a Miranda en los pasillos cuando me aseguro que la mayoría de los estudiantes hayan entrado a sus aulas.

La chica pega un brinco ante mi intromisión.

—Hola, Maggie.

—Ho... ¿cómo sabías que era yo?

—Tu perfume, flor de naranjo con jazmín. ¿Qué es lo que quieres?

—¿Podemos hablar en otro lado?

—No, solo dímelo. Me estás retrasando.

Vaya que tiene un mal carácter para lucir tan inofensiva.

Repaso el discurso que he preparado en mi mente antes de lanzarme a decírselo.

—Acudí a ti porque de todos eres a la que veo más rehúsa a realizar la... —mira a mí alrededor antes de usar la palabra—... ceremonia. Creo que sabes como yo que no será tan sencillo como Susan lo hace lucir. Es riesgoso Miranda, más riesgoso de lo que podrías imaginar.



Danae C.P.

#333 en Thriller
#180 en Misterio
#150 en Paranormal
#61 en Mística

En el texto hay: musica, misterios y secretos, paranormal

Editado: 19.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar