Cánticos al más allá

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 33: Canción de lucha

Esta vez es mi canción de lucha...

Mis poderes se encendieron

Empezando desde ahora seré fuerte

Tocaré mi canción de lucha

Y realmente no me importa

Si nadie más cree

Porque aún tengo

Demasiada lucha dentro de mí.

"Fight song"- Rachel Platten

 

 

 

 

Ella lo había dejado escrito en el tablero de ouija. La pista que necesitábamos para encontrarla.

Con Cameron nos miramos a los ojos y sonreímos como si ya fuéramos vencedores. Me sorprendió un calor en el estómago acompañado de un sentimiento de ansiedad. Quería enfrentarlos, a todos y a cada uno de los que formaron parte de la tortura hacia mi hermana. Pero sobre todo quería hallarla con vida y para eso debíamos apresurarnos.

C-H-U-R-C-H

Era la palabra que Maggie había escrito.

—¿Sabes a cuál Iglesia se refiere?

Cameron niega.

—No es una Iglesia en sí. Mi hermana me contó que los rituales de adoración satánicos en las grandes ciudades se solían hacer bajo las Iglesias Cristianas. Un secreto que ni los mismos sacerdotes conocían.

Aquello se me hace simplemente brillante. ¿Quién imaginaría que dentro de la casa de Dios se esconde la casa de su más grande enemigo?

—Pero, ¿cómo se accede al subterráneo?

—La mayoría de las iglesias cuentan con un pasaje secreto visible e invisible a la vez.

El coge su celular y googlea algo, al instante aparece una imagen aterradora. El mismo espectro que estuvo en la habitación hace un momento en forma de estatura. Ojos de búhos, cuernos, a diferencia de que este posee cuerpo de serpiente.

—Es la imagen del demonio tallado en madera, está en medio de la Iglesia, como ves, a su alrededor hay una especie de rejas protectoras, se dice que si lo tocas tu alma quedara cautiva en el infierno. Es por eso que nadie se atreve a pasar, pero bajo la estatua hay una escalera que conduce hacia el subterráneo.

—¿Por qué los cristianos tendrían algo tan horrendo en sus lugares de adoración?

—Porque así como tienen la estatua del demonio, sobre ella descansa tallada la imagen de Jesucristo acompañado de sus cuatro evangelizadores, representando así la victoria del bien sobre el mal. Es por eso que te lo dije Terrie, no estaremos solos en esta lucha.

Su mirada esperanzadora y su postura de valiente guerrero me inspira a continuar sin titubear.

—¿Y qué estamos esperando?

Camino sobre los objetos desparramados en el suelo a causa del terremoto, para llegar hasta la puerta.

—Terrie, espera, no hemos armado un plan y aún no ha oscurecido.

—Lo haremos en el camino. No podemos esperar más Cameron —Mis ojos se cristalizan—. Está muriendo, puedo sentirlo.

Coloco una mano en mi pecho, si cierro los ojos casi puedo ver a Maggie esperándome bajo el árbol, escucharla pronunciando mi nombre para luego gritar por ayuda.

Y entonando una canción de lucha interna nos dirigimos hacia la guerra.

 

***

Es en momentos como estos cuando extraño a Dorothy, mi compañera de aventuras. Mientras atravesamos las calles de Chicago en busca de un condenado taxi.

Cuando por fin encontramos uno descubro a una niña mirándome atentamente desde una tienda de juguetes. "Oh no", pienso al instante en que me señala y grita mi nombre. Cameron me da un leve empujón dentro del taxi al ver a la niña unida a un grupo enorme de personas correr hacia donde estamos con sus celulares en mano.

—Arranque—Le pide al conductor pero la multitud ya nos rodea al ritmo de flashes.

Me paso los dedos por el cabello, exhausta, esto no podía pasar en un peor momento.

—Le dije que arrancara —Recrimina Cameron ofuscado.

Dos adolescentes comienzan a golpear las ventanas exigiendo que salga.

—Lo siento debo pedirles que salgan del auto.

Miro a Cameron con expresión de derrota y obedecemos.

Por unos días casi había olvidado quien era y el mundo que había creado alrededor de Terrie Chicago. Encerrada en el departamento de Cameron, intentando descifrar el paradero de mi hermana. Descubriendo mi identidad como Missy Star, conociendo a mi verdadera madre. Haciendo todo eso había olvidado que no podía desaparecer y que las personas tampoco podían.

Me tomo todos los selfies que me piden y respondo las preguntas a medias, incluyendo cuando me preguntan si Cameron es mi novio. Cuando caigo en cuenta ha pasado media hora y Cameron tiene que tirar de mi para poder sacarme de en medio de la multitud.

"¿Es cierto que tu hermana está muerta y que a ella le dedicas Letting her go?", "Yo escuche que ella vive y que pertenece a una secta", "Y yo que eres una medium y te puedes comunicar con ella"....

Me quedo perpleja ante los comentarios, esto no puede estar pasando, es imposible que ellos lo sepan. Los únicos que conocemos esos secretos somos Cameron y yo.



Danae C.P.

#357 en Thriller
#187 en Misterio
#162 en Paranormal
#59 en Mística

En el texto hay: musica, misterios y secretos, paranormal

Editado: 19.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar