Cartas a Davenport

Tamaño de fuente: - +

5. Manipulado, avergonzado, destrozado y furioso

"Pues claro, ese fue el día en donde todo lo oscuro y morboso empezó, y todo se dio por mi primer paso, de haber aceptado la propuesta de mis padres y hermana. Nunca pensé que me llevaría por un camino tan trágico... "

Unos golpes en mi puerta, hicieron que me despierte de mi repentina siesta.

-¿Si? ¿Quien...

-Soy yo, Jaden - dijo Vale mientras entraba con la mirada totalmente perdida, se la veía muy abatida.

La miré con mi ceño fruncido, y me acerqué a ella lentamente - ¿estás bien? ¿Qué pasa?

-Mamá, papá y Molly, me dijeron lo de las cartas Jad. Me siento amenazada, dicen que fue nuestra culpa que la abuela muriera, yo... -dijo mientras se le inundaban los ojos de lágrimas.

-Shh, no no - dije arropándola en mi pecho - tu sabes muy bien, de quien fue la culpa, no tienes que dejar que se metan en tu cabeza - la miré directo a sus ojos - averiguaremos quien es el de las cartas, y nos iremos lejos de éste lugar, y prometo que nunca más los volveremos a ver.

-¿Y Jessica? no creo que ella se haya dejado influenciar por nuestros padres, como Molly - giró su cabeza a un costado, algo molesta.

-Hablaré con Jess, y lo veremos.

-Tengo miedo - dijo con sus manos temblorosas - tengo miedo de que ellos nos hagan algo, no quiero que nos lastimen.

La tomé de los hombros, y le di un leve apretón - tranquila, no dejaré que nada te pase.

"Buscar la sensación de estar a salvo, en los ojos de Valeria, fue liberarme de un peso gigantesco de encima. Sentirme seguro, y que lo que le había dicho, era cierto, cuando en realidad fue lo opuesto"

-Pensé que no venían - dijo Maia, saliendo de su casa - los esperé mucho.

-Lo sentimos, tuvimos un leve retraso - dije mirando de reojo a Valeria - pero ya está todo solucionado, vamos - dije rápidamente al ver la cara de duda de Maia.

Lo que menos necesito... necesitamos, es ser presionado por preguntas.

La casa de Matheo no era tan lejos, por lo que llegamos a los pocos minutos, luego de ir caminando cerca de campos, riendo y bromeando entre nosotros.

-Wow, pues parece que la casa sí que se lleno - dijo Maia al ver compañeros nuestros bailando en la entrada, ya que al parecer no había mucho lugar adentro.

-Iré a ver si encuentro a Polly - dije al mismo tiempo, para oír los silbidos de aquellas dos chicas que venían conmigo. Rodé mis ojos, y me adentré en la casa.

Debo admitir que la casa de Matheo es bastante bonita, tiene sentido, ya que después de los Beans, siguen los Nilsons como la familia más rica. Supuestamente, nuestras familias nunca se llevaron bien, ya que siempre estuvo la competencia del poder, y tampoco me sorprendería que ellos sean los de las cartas...

Me detuve en seco. Polly... si con Val planeamos huir, ¿Que haré con Polly? no quiero dejarla, ella es el amor de mi vida, y no soportaría dejarla, y no solamente ella, también estaría Maia. Dios, esto es muy difícil.

Un empujón, hizo salirme de mis pensamientos, y allí la vi...

"No cualquiera tiene el poder de olvidar el rencor, y mucho menos a la persona que más amé, Polly. No lo voy a negar, me rompió el corazón, pero eso no fue lo más doloroso, no... Lo fue que a ella le haya importado una mierda mi dolor. Una de las peores noches de mi vida, sin dudas. Me sentí manipulado, avergonzado, destrozado y furioso."

-¿Polly? - dije con mis puños apretados a un costado - ¿que haces?

Ella me miró de reojo, y sonrió, para luego terminar su beso con quien quiera que sea ese chico.

-Hola Jad - dijo mientras se me echaba arriba, apestando a alcohol.

La tomé de los brazos, y la corrí a un costado, no puedo ni mirarle a la cara - ¿Maia? - dije al verla al lado mío, con sus ojos totalmente rojos.

Seguí su mirada, y si... no lo pude confirmar antes, pero allí estaba Matheo, quien por cierto era con el que se había estado besado con Polly.

-Maia, pensé que no vendrías bebé - dijo mientras la tomaba de la cintura.

No sé si olía igual o peor que Polly, los dos llenos de alcohol en su sistema, realmente asqueroso.

Maia lo alejó de un empujón - ¿y por eso te pusiste a los besos con Polly?

-Me dan asco - dijo Valeria a un costado, con los brazos cruzados.

Polly se acercó a Valeria - nosotros no hicimos nada malo niña.

-Nunca fuimos nada Maia, no puedes enojarte así - dijo Matheo, mientras trataba de abrazarla - vamos, no te hagas la difícil.

Me acerque a ellos, y la saqué a Maia, de un tirón - ella no quiere estar contigo en estos momentos, ¿que no lo captas? ¿O estás tan lleno de alcohol que tus neuronas murieron?

-Jad, vamos - dijo Val poniendo su mano en mi pecho - no valen la pena.

-Es cierto, Matheo, nunca fuimos nada, y espero que quede de esa forma, pensé que teníamos algo, por...

-¿Lo dices por el anillo de goma de mascar?

Apreté mi mandíbula - ese fui yo Polly, ¿qué te pasa? - la miré decepcionado.

Negué con la cabeza, y me fui lo más rápido que pude de ese lugar.

"Si pudiera decirle algo a Polly en estos momentos sería, que la sigo amando no importa que pase. Y que si, me dolió su puñalada por la espalda, pero en estos segundos de desesperación daría lo que fuera para volver el tiempo atrás, para reanudar las cosas. Ay tantas cosas que me gustarían reanudar..."



Valentina Brun (Valu Winchester)

#2498 en Thriller
#1427 en Misterio
#1109 en Suspenso

En el texto hay: cartas, pueblo, misterio y asesino

Editado: 20.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar