Cartas de amor a un soldado

Tamaño de fuente: - +

1.

Querido soldado Mejía. 

 

 

Han pasado exactamente doce años desde que te vi por última vez, recuerdo muy bien que cuando te vi por primera vez me perdí en el paraíso  que tu mirada reflejaba. 

 

Me enamore de ti sin conocer tus gustos,  en cuestiones del amor solo manda el corazón.  Un corazón que al latir quería salir de mi pecho por todas las emociones que al verte me producías . Vasto con una sonrisa para que las llamadas mariposas en el estomago empezaran a revolotear en todo mi ser.  

 

Aún recuerdo aquel beso en la mejilla que me diste, tus labios tan rosados plantados en mi fría  mejilla de color canela. Con solo tocar mi mejilla me hace estremecer aquel recuerdo que sigue intacto en mi. 

 

Agradezco al universo, tu llegada a mi vida.  Hoy celebro con una alegría que no es efímera todos y cada uno de tus recuerdos.  Y aunque solo fueron unos cuantos, me bastaron para esperarte doce años y decirte que me caso con aquel soldado que a mis doce años me dio un beso de amor sincero en la mejilla de una niña pura e inocente que se enamoro de ti sin conocer lo que era realmente el amor.  

 

Espero pronta respuesta. 

 

Se despide. 

 

Margaret  Zambrano, la hija del coronel .

 



Holly Ponce

Editado: 12.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar