Cartas De Luna

Tamaño de fuente: - +

1ª , 2ª , 3ª, 4ª Y 5ª Carta.

1ª CARTA

ESTOY MURIENDO, literalmente lo estoy haciendo. Esta mañana el doctor le ha dicho a mi madre que me quedan algunos días de vida, que mis pulmones no son tan fuertes como el de los demás. Nací en la Luna, desearía haberlo hecho en la tierra, pero este es mi destino y es lo que me toca vivir… o morir.

Todo empezó en el 2102, cuando el agua se hizo escasa. Fue el detonante de una era de muerte. Los últimos en tener agua fueron algunos lugares nativos de Latinoamérica. Desgraciadamente, las grandes potencias mandaron a aniquilar a todo aborigen que gozaba del recurso gratuitamente. Nadie se quejó por tantas muertes, todos tenían miedo. Empezaron a matar por agua, y eso fue el principio de todo.

Años después, las cosas empeoraron de manera descomunal. Las plagas acabaron con toda la vida vegetal, y ya no se podía sembrar más. Luego de eso, las personas empezaron a sufrir de afecciones respiratorias; era sencillo, sin plantas que capturaran el CO2, nuestros pulmones eran una bomba de tiempo.

En el 2108 había un mínimo de personas y animales, sobrevivían en bunkers creados por la NASA y CNSA. Sabían que su refugio no duraría mucho, estaban listos para llevar a los miles de sobrevivientes a la Luna.  Ahí tendrían el tiempo suficiente para buscar otro lugar donde trasladar nuestra colonia.

Fueron tres cohetes que llegaron a la Luna. El primero, con los humanos; el segundo, con los animales; y en el cohete Svalbard, se llevó una generosa cantidad de semillas, éstas habían estado sigilosamente guardadas en la Antártida, dentro de la famosa “Bóveda del fin del mundo”.

Los científicos y militares hicieron lo posible para tener una vida normal en la Luna. Revisaron todos los estudios del Apolo 11, y encontraron que ya se había detectado partículas minerales, pero no agua. Gracias al científico John Rumsfeld, se descubrió que en el fondo de los oscuros y fríos cráteres había agua congelada. Eran pocas cantidades, pero nos servirían para sobrevivir.

Empezaron a cultivar, de manera satisfactoria. Las personas ya no sufrían, ni morían de hambre y sed. Una nueva forma de vida se había creado, era posible una vida en la Luna, y así pude nacer.

Mi casa es de metal, y es realmente muy blanca. Soy la única niña, o al menos eso dice mi madre, no me deja jugar con nadie. Me siento muy sola y aunque dicen que estoy enferma, yo me siento bien.

Escribo esta carta, porque se la entregaré al doctor John Rumsfeld. Él y los otros científicos han encontrado la manera de entrar a la conexión de espacio-tiempo, espero que él envíe esta carta al pasado. Si estas leyendo esto, es porque hay esperanza para nosotros. Quien quieras que seas, quiero que cuides de la tierra y completes esta misión. Ve y dile a todo el mundo, que no sigan contaminando; diles que una niña del futuro te envió esta carta, no solo para advertirles las consecuencias de una vida llena de consumismo, si no, de darles una oportunidad para cuidar lo más maravilloso que tienen en la vida: la Tierra.

Con cariño, desde 2117, Luna.

2ª CARTA

Han pasado ocho años desde que te escribí. Sí, es verdad, sobreviví. He sorprendido a todos con mi recuperación. Me siento cada día más fuerte, con ganas de explorar la Luna y lo que hay detrás del portal.

El científico, doctor y astronauta John Rumsfeld, ha creado una nave perfecta y ovalada, para poder enviar personas al pasado. Mi madre dice que es una idea suicida, que jamás volverán. Pienso meterme en la nave, sé que me traerá muchos problemas; pero, al fin y al cabo, todo será en nombre de la ciencia. Prometo contarte todos los detalles si logro regresar a casa.

Recuerdo no haberte contado porque mi situación era tan delicada. Pues bien, el plan en la luna era simple, para que la raza humana, no se extinguiera, debían de reproducirse. Lamentablemente, había un gran inconveniente: las mujeres no podían quedar embarazadas. Todo lo contrario, a las investigaciones sobre la relación de la fertilidad y la Luna.

Los doctores aun no logran comprender porque es tan difícil que una mujer logre quedar embarazada. También piensan que quizá es debido a una mala alimentación.

Contra todo pronóstico, mi madre quedó embarazada. Cuando le hicieron la ecografía, notaron que eran dos niñas. Fue una pequeña luz entre tanta desgracia. Las enfermeras estaban pendientes de ella, la cuidaban y protegían. Incluso le daban doble ración de comida y vitaminas, muchas veces a escondidas.

En el momento del parto hubo muchas complicaciones. Los corazones de las niñas no latían, y no respiraban. La doctora Mary Fellon, no se dio por vencida. Ella junto a su asistente, frotaron el cuerpo de las pequeñas, creando fricción y calor. Luego de casi tres minutos de esfuerzo, una niña empezó a llorar y todos en la sala, también lo hicieron.

—Se llamará Luna —dijo mi madre antes de desmayarse.

Mi madre estuvo en reposo por tres meses, y en ese tiempo no pudo verme. Estuve en una incubadora hasta que cumplí trece meses de nacida. Y como ya lo sabes, cuando crecí ya no me daban mas años de vida, pero aquí estoy, más fuerte que nunca. Me habría gustado, que mi hermana corriera la misma suerte que yo, quizá así no me sentiría tan sola, como ahora.



Leiah JO

#1754 en Ciencia ficción
#3758 en Thriller
#2141 en Misterio

Editado: 18.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar