Casada Por Una A P U E S T A©

Tamaño de fuente: - +

¿Tan pronto?

Luego de que le dieran de alta a mi mamá no hubo un bendito día en el que Taylor no halla venido a la casa con cualquier excusa, me estaba sofocando su presencia, hasta a mi mamá le parecía adorable que intentara enamorarme de él, pero ¿cómo?, esta situación era algo así como un insexto, un apocalipsis, la tercera guerra mundial... simplemente no podría. —veo que está mejor esta semana señora fernanda— musitó taylor sacándome de mi ensimismamiento. —sí, eh tenido a la mejor enfermera— posando la mano en mi rodilla y dándole un ligero apretón —pienso que ya es momento de que reanudemos los planes de la boda merlene— hablando de una manera fría —¿tan pronto?, pero...— mirando a su madre —pero nada Marlene, ya estoy muy recuperada, además conoces la situación de Taylor, ayuda a que esto sea más llevadero para ambos hija, sé que no es como siempre soñaste, que es un error de tu padre del que tienes tú que pagar las consecuencias; piensa un poco en su situación, además Taylor te ah prometido dar el divorcio tan pronto posea sus bienes, no seas dura mi cielo, quién quita y sale una hermosa historia entre ustedes— mirándonos a ambos con adoración, esto es lo último que me faltaba —bien, ya no le daré vueltas al asunto, mañana anunciaremos nuestro “falso compromiso” , tú te encargas de todo, yo solo asistiré, tema zanjado— me inclino a darle un beso a mi madre y salgo disparada de ese ambiente tan escabroso. Tomo mi móvil y salgo de la casa, no se hacia donde, pero sé que cualquier lugar sería mejor que permanecer allí con el fastidioso de Taylor. Mi celular suena resaltando el nombre de April, mi gran amiga, está que babea por Taylor, ella sabe mi situación, por ello es el embobamiento hacia él, ya que sabe que no hay un vínculo de por medio. Aunque no se que le ve, está de chulada, lo admito, pero es un odioso. —april— contesto poniendo el móvil en modo manos libres. —marlen hoy eh quedado con Pablo y Cintia para tomarnos unas copas en Deli'S, ¿Quieres venir?— —sí— —¿Que tiene mi cotorra favorita?, Hoy te noto algo mustia— —luego te cuento, estoy a 15 minutos del bar, allá te veo— —okiss, allá nos vemos— ... Media hora después estamos tomando la primera ronda de pink panter, siempre me la paso bien con este trío, llevan una conversación amena hasta que April empieza a interrogarme —no me piensas decir que carajos te sucede, estás lejos de todo lo que estamos hablando— haciendo un gesto hacia los demás quienes me miran atentos —no es cierto— tomo un sorbo de mi copa —estaban hablando sobre el profesor de teología y sus locas manías—  suelto sin más con una carcajada, que se borra al mirarlos —merlene, eso fue hace 15 minutos atrás... es tu mamá, ¿Se puso mal de nuevo?—acariciando mi antebrazo —no april, estoy bien— —sé que no lo estás, pero si no quieres hablar, bien— Vamos por una cuarta ronda y está muy entrada la noche, estoy que en cualquier momento colapsare de tanto alcohol en mi sistema, de un respingo me pongo en pie de la silla en la que estaba —necesito ir al baño, ya vuelvo— tomando mi bolso y como puedo camino hasta el mismo. Una vez dentro me retoco y reviso mi móvil, no es hasta ese momento que veo las veinte llamadas perdidas que tengo entre mi papá, mi mamá y un número desconocido, en ese momento vuelve a sonar el móvil, no miro la pantalla y contesto —ya voy mamá, estoy bien si— arrastrando las palabras ya que el alcohol me impide hacerlo con claridad. —marlene, ¿Dónde diablos estás?— la voz de Taylor llena el auricular —¿Quién te ha dado mi número?— es lo único que atino a preguntar —no importa quién carajos fue Marlene, te preguntaré de nuevo, ¿Dónde estás?— —recuerda Taylor, que todo esto es solo un maldito error, no somos nada y no pienso darte explicaciones de mi vida— hago señas como si estuviera al frente de mi hablando —deja de ser infantil Marlene, tus padres están preocupados y tú mamá... —en definitiva Deli'S, no era la mejor opción, aquí está anton Marlene, ¿Lo puedes creer?— april luego de terminar alzo la vista y vio el rostro  descolocado de Marlene, quién le estaba haciendo señas para que calle. —¿Qué pasa con mi madre Taylor?— mi voz está alterada y un poco anciosa, el alcohol bajo de golpe a mis pies dándome un momento de lucidez y razonamiento debí haberle dicho a mi mamá, para no preocuparla, ¡Rayos! La llamada se cortó y no pude saber qué pasa —necesito volver a casa— camino hacia la puerta y cuando estoy a punto de abrirla april me detiene —marlene ¡por Dios!, Estás pálida, ¿Qué ah pasado?— pregunta su amiga con angustia. —eh salido y no le eh avisado a mi madre, debe de estar mal pensando lo peor, debo irme— —vamos, tomaremos un taxi, no podemos conducir en este estado— al terminar de salir tropezaron con un cuerpo ya antes visto —no es necesario que pida un taxi, yo la llevo— sujetándola del brazo y cintura.



Vlugo

#728 en Novela romántica
#199 en Chick lit
#210 en Joven Adulto

En el texto hay: desprecio, masoquismo, odio

Editado: 07.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar