Casada Por Una A P U E S T A©

Tamaño de fuente: - +

Finge

El gran día llego. El día con el que toda chica sueña: encontrar el amor de su vida, formar un hogar y vivir felices o tratar de hacerlo, pero no, ese no es mi caso, hoy tendré que comprometerme con alguien por el cual no siento ni el más mínimo interés... Odio todo esto, toda esta jodida situación, quisiera salir hullendo de aquí, desaparecer, ¿no se supone que deberíamos tener un Ada madrina para situaciones como esta?. Taylor me ah mandado un vestido, está hermoso, no lo puedo negar, pero no me llena, me es indiferente, -si fuera en otra situación amaría usarlo, sería el centro de atención- También mando una maquillista y una estilista a mi casa; acepté todo por mi mamá y porque le pedí que se encargara de todo él. April vino a brindarme apoyo y no sabe cuánto le agradezco su atención. La noche calló y con ella todo el nerviosismo, ¿cómo podré fingir amarlo?. —marlen cariño, estás preciosa— dijo su madre haciendo entrada en su habitación. Tenía puesto el vestido que era en un color rojo pasión, ceñido a mi cuerpo, el cabello lo han recogido en un moño, unos zapatos de tacón negro con la solapa roja y un maquillaje sencillo, no me gustaba tener tanto Ferré en la piel, —me hace sentir una payasa— solo me gusta resaltar el marrón de mis ojos.  —gracias mamá, es una lástima que esto sea una historia apócrifa, no quiero hacer más que huir de esto— tomo un largo suspiro y espero el sermón, pero este nunca llega —perdoname Marlene, ya no sé qué hacer para... —descuida mamá, no tienes la culpa de nada, solo... No me hagas caso ¿Bien?— no espere a que terminara, solo con el hecho de recordar el susto que pasó anoche al pensar que algo malo me habría pasado, hasta el punto de molestarlo a él, para que me buscara. —a ver, ya basta de arrepentimos— intervino April. —abajo están solicitando a la prometida— Están tocando la puerta, una, dos... Estoy sumergida en un abrazo de mi madre y April, quisiera que fuera una pesadilla y trato de postergar el abrazo para no tener que bajar —marlene, ¿Aún no estás lista?— es la voz de Taylor al otro lado de la puerta. April se apresura en abrir la puerta dejando a la vista un Taylor endemoniadamente atractivo, vestía un traje azul eléctrico, acompañado de una corbata rojo vino con pequeños cuadros negro y una sexy sonrisa. —¿Piensas quedarte a observarme toda la noche o bajamos?— dijo Taylor con una ancha sonrisa, haciendo despertar a Marlene y sonrojar. —empezemos esto de una buena vez— dijo Marlene saliendo como alma que lleva el diablo. —debemos bajar juntos Marlene— gruñó Taylor un tanto molesto. —apresurate entonces— esperándolo al pie de la escalera. —sé que no estás en la mejor situación de tu vida y créeme que yo tampoco, pero vas a estar a mi lado y fingir que llevamos una linda historia de amor, que eres la novia abnegada que todo hombre desea— —descuida amor ya me aprendí mi guión— dijo esta guiñándole un ojo y agarrándole del brazo. Al llegar al jardín habían fotos nuestras por todos lados, luces, flash y uno que otro farandulero. —veo que has hecho todo un espectáculo de esto— con fingida sonrisa. —marlene, solo no hagas una estupidez, mira que se te dan bien— se burló taylor. Una vez en el jardín conoció una parte de la gran familia Maher, entre estos la fastidiosa Beatriz, mejor conocida como Bea. — y ¿Desde cuándo te gustan las niñas primo?— inquirió beatriz abrazando a Taylor. Marlene estaba que destilaba humo, cómo podría ser tan insoportable esa chica, hasta que explotó. —bien querida, al parecer tú primito y futuro esposo mío, se canso de andar con viejas y optó por mercancía fresca— dijo apartando a Taylor de los brazos de esta. —no aparentas tener o ser experta en los temas de... Ya sabes, te ves insipida— —mi juventud junto a la experiencia de mi osito, es nuestro mejor antídoto para llegar al clímax, gritando uno el nombre del otro, ahora si nos disculpas, tenemos un anuncio que hacer, querida— beatriz se quedo anoladada iba a inquirir algo pero, Marlene ya había partido junto a Taylor. —¿Qué fue eso de osito?—



Vlugo

#422 en Novela romántica
#119 en Chick lit
#112 en Joven Adulto

En el texto hay: desprecio, masoquismo, odio

Editado: 21.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar