Casado con mi secretaria ©

Tamaño de fuente: - +

PARTE 1

El sonido del aparato sobre mi mesa de noche me despierta, aún adormilado extiendo mi mano para lograr apagarlo, luego de tres intentos lo logro, maldita alarma —digo en mis adentros—. Cómo deseara quedarme dormido todo el día, pero tengo cosas más importantes que hacer que holgazanear, las 5 a.m., la hora perfecta para recorrer unos cuantos kilómetros, para relajarme y sacar todo el estrés que me causa ser yo, Oliver Anderson, además, tengo que mantener mi cuerpo, mis abdominales marcados no están ahí por holgazán. Tomo mi celular, llamo a David, mi compañero de ejercicio, a él también le gusta mantenerse en forma, aunque algunas veces a regañadientes, como hoy.

—David, alístate, paso por ti en 10 minutos —digo, apenas descuelga, ya me he levantado de mi cama y busco algo que ponerme en mi armario.

—Oliver... ¿Qué tal si vamos mañana? —su voz ronca y adormilada me decepciona.

—Ya te lo dije, 10 minutos.

Dicho esto, cuelgo la llamada, me visto con mi buzo gris y calzo mis tenis. David sabe que, para mí, 10 minutos son 10 minutos; salgo de mi casa y camino hasta la casa de David que está a unos cuantos metros de la mía. Este es un lugar tranquilo a las afueras del congestionado Nueva York. Amo vivir aquí. En menos de 10 minutos llego a la casa de David, mi mejor amigo desde los diez años. Su padre solía ser el chofer de mi padre, muy buenos amigos hasta que el señor Schmitt murió 10 años después. Aunque la universidad nos separó, él estudió Finanzas en Yale, mientras yo estudié Administración de Negocios en Harvard; luego de terminar la universidad, le ofrecí el trabajo de ser el gerente general de mi empresa y debo admitir que no me arrepiento de esa elección.

David sale con la cara más amargada del mundo, con el ceño fruncido, su cabello rubio alborotado y sus ojos hazel más pequeños de lo normal, su barba desarreglada, me mira mientras pone el gorro de su suéter.

—Te odio, maldito Anderson —dice mientras baja los escalones de la puerta principal de su casa—, te deseo que algún día te enamores.

—Mejor mátame, vamos, apresúrate. Comenzamos a correr, mmm... Qué lindas chicas, dos jovencitas bien tonificadas pasan al lado nuestro con una mirada seductora, sonrío, tal vez debería salir con una de ellas, quizás la rubia, o tal vez debería salir con ambas. David también las mira, es que es imposible no verlas. 
Mi celular suena, me detengo unos momentos para contestar, mientras David continúa.

—Buenos días —digo, al descolgar.

—¿Oliver? ¿Oliver Anderson? —una voz de mujer se oye en la otra línea.

—Sí… ¿Quién habla? —contesto vacilando, ni idea de quién pueda ser.

—Soy Meredith —dice, con un tono seductor en su voz. Ahh, esa voz sí la recuerdo. Meredith, la de Wall Street.

—Esta noche estaré sola —continúa su voz seductora, yo sé qué significa eso.

—Lo siento, pero tengo que viajar muy temprano a Inglaterra, Melany.

—Es Mered...

Cuelgo la llamada, la verdad que cuando ya pruebas algo una vez no te apetece una segunda, mucho más cuando el menú es tan exquisito como todas sus amigas, solo recordarlas me hace dibujar una sonrisa de oreja a oreja en mi rostro.

Regreso a mi casa, me ducho y me visto rápidamente para ir a la empresa, mi bóxer de Calvin Klein, mis pantalones Armani negros, de hecho, todo mi guardarropa tiene en su mayoría pantalones, sacos y corbatas de diseñador. Hoy me decido por una corbata gris, la pongo sobre mi adorada cama con sábanas de terciopelo blancas y como siempre mi camisa blanca mangas largas abotonada hasta arriba, tengo como 50 camisas blancas de estas, pongo mi saco y luego termino de acomodar mi corbata correctamente, me gusta todo perfecto, hasta mi cabello que con un leve partido al lado derecho me lo peino hacia atrás. Mi Rolex que nunca puede faltar en mi muñeca, me encamino hacia el comedor.

Bajo las escaleras, Rosa tiene como siempre un rico desayuno, me siento en mi enorme comedor, no sé ni por qué tengo un enorme comedor si vivo solo y soy feliz viviendo solo, nadie te dice qué hacer ni a qué horas regresar, leo el periódico mientras Rosa me sirve un omelet en un plato blanco de porcelana. «Oliver Anderson, el magnate de Nueva York sigue aumentando sus ingresos al invertir en la cadena de hoteles Beltrán». Y tienen razón, solo tomo un bocado del omelet, ya que pido mi desayuno en el restaurante frente de la empresa. Rosa me mira con su entrecejo fruncido, y su mirada más malévola de lo normal, algunas marcas de vejez son visibles en su frente, sonrío, Rosa ha sido la única que ha sabido entender la importancia de la perfección para mí, trabajó para mis padres como por 20 años, ahora trabaja para mí, incluso le compré la casa de enfrente para que estuviera lo más temprano posible acá cuando necesito salir muy pronto. Le tengo mucho aprecio, siempre nos cuidó a mi hermano y a mí cuando mis padres estaban de viaje. 


—Adiós, Rosa... Te veo luego —digo, tomando mi maletín saliendo de la cocina.

—Adiós, niño Oliver —dice, con una sonrisa. Me detengo en seco y giro hacia ella, la miro fijamente; ella sabe que odio esa frase. Sonríe mientras gira hacia la cocina amarrando su corto cabello en una coleta.



Roxana Aguirre

#994 en Novela romántica
#386 en Otros
#107 en Humor

En el texto hay: romance jefe, comedia romance, adultojoven

Editado: 02.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar