Cásate conmigo

Tamaño de fuente: - +

Capítulo XIV

Isacc tomó un respiro antes de comenzar.
 


—Ella era Helen,  quedó embarazada y tuvimos un hijo, su nombre era Liam—comenzó su relato—. Nos casamos en una ceremonia privada después del nacimiento de nuestro hijo; sin embargo un accidente automovilístico me arrebato a las dos personas que más amaba en esta vida—agregó—. Jamás había sentido un dolor más grande en mi vida, y eso te marca para siempre, más cuando no pudiste hacer nada por salvarlos—finalizó con un dolor en su corazón.

Conocer esa parte de su vida, cambió la perspectiva de Nathalia. Ella no podia imaginarse el dolor que el sentió con ese suceso tan impactante.

—Lo siento mucho, debió ser difícil—fue lo único que le pudo decir

—Lo fue, pero trató de vivir día a dia hasta que el dolor disminuya aunque creo que eso jamás sucederá—dijo amargamente—¿Cual es tu historia Nathalia?— preguntó dandole espacio para que ella contestará.

Nathalia comenzó a contarle todo los maltratos que sufrió con Alex y el resultado terrible de eso.

—Se que fui cobarde por no decir la verdad, pero en ese momento sentía miedo y también pensé que había hecho lo correcto; sin embargo ya no pienso lo mismo—finalizó Nathalia evitando ver a Isaac a los ojos.

—Te equivocas, no fuiste cobarde. Simplemente hiciste lo necesario para sobrevivir. Hay miles de casos similares a los tuyos, pero con resultados desastrosos. Me imagino que para ti fue como vivir en el infierno y debes sentirte orgullosa de ser una sobreviviente—pronunció Isaac tomando sus manos  animándola y comprendiendola.

Nathalia esta vez lo miró a los ojos agradeció que no la juzgará, y también agradeció que él le dedicará palabras de aliento.

—Gracias—le dijo Nathalia acomodandose en su asiento donde ambos estaban de frente muy cerca del otro, sus miradas se conectaron por unos segundos donde ninguno pronunció palabra alguna.

—¿Por qué no intentamos tener una relación de verdad ?—preguntó él dandose cuenta que si quería darse una segunda oportunidad debía también poner empeño en esa futura relación—. Ambos tenemos un pasado complicado que debemos dejarlo atrás y avanzar hacia un futuro y creo que poniéndo nuestro esfuerzo podemos de cierta manera enamorarnos y ser fuertes juntos—le comentó planteando su reciente idea.

Nathalia escuchaba atenta sus palabras, lo observó por unos segundos  más y algo en él le daba seguridad y pensó que quizás él tenia razón: eran dos personas que habían sufrido de distintas maneras, pero que estaban dispuestos a darse una nueva oportunidad de amar.

—Tienes razón, intentemoslo—le respondió ella poco después segura de su decisión.

Isacc sonrió ante su respuesta, se acercó aún más a ella hasta quedar cerca de sus labios.

—Todo estará bien, te lo aseguro. Solo dejate querer—le dijo dulcemente observando sus labios, los cuales beso poco después.

Ella le correspondió de inmediato, sus besos despertaban en ambos el placer carnal. Estos se volvieron cada vez más intensos, los dos se deseban sin haber pensado en estar juntos de esa manera esa noche. Ingresaron a la habitación de Nathalia entre besos y caricias, el deseo y el placer recorrían sus cuerpos, los cuales quedaron desnudos en pocos minutos para el deleite de ambos.

Él se colocó sobre ella en la amplia cama.  Isacc tocó los senos de ella lentamente, presionó y pellizcó sus pezones, eso hizo que ella gimiera de placer, siguió besandolos mientras bajaba una de sus manos hacia su vagina donde acarició su clítoris. Luego  aumentó la velocidad en sus dedos, provocando gemidos y más humedad en Nathalia.

Isaac seguía besando sus pezones y al mismo tiempo acariciaba sus clítoris eso estaba desesperandola, deseaba tenerlo dentro de ella lo más pronto posible. Isacc sabiendo lo que ella deseaba, dejo de besarla para acercarse en su oído izquierdo.

—Dilo—pronunció también evidentemente excitado, tenía su miembro erecto.
 

—Follame —le respondió ella con algo de súplica en casi un susurro.

Al escuchar su respuesta, se colocó entre sus piernas. Ingresó lentamente de su vagina disfrutando sus jugos, su calidez lo excitó aun más. Sus penetraciones fueron aumentado al igual que los gemidos por parte de ella.

Nathalia nunca imaginó que él fuera tan apasionado, nunca había estado con un hombre que le haya hecho sentir tan viva sexualmente hablando. Es por eso que ahora en adelante iba ser las cosas que siempre quiso y sabía que con Isacc podria cumplir mucho más que sus sueños y que quizás llegará a  enamorarse de él.

 



Evelyn Romero

Editado: 17.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar