Cásate conmigo

Tamaño de fuente: - +

Capítulo XXI

El dia del entierro fue sin duda el momento más doloroso para ambos, sus amigos y familiares estaban presentes acompañandolos en ese momento tan terrible e inesperado.
Nathalia aceptó la idea de enterrar a su pequeño al lado donde descansaba Helen y Liam.

Ella estaba sin duda mal, solo quería estar en casa y recostarse sobre su cama y no salir de allí por un largo tiempo. Sus ojos estaban hinchados y sin vida, Isaac estaba de la misma manera solo que él sabia como "ocultarlo" para ser fuerte para ella.

Iván se iba hacer cargo de la compañía por unos días mientras ambos descansaba y asimilaban un poco su dolor.

(-----)
 


Los días pasaron convirtiéndose en tres meses, en los cuales Nathalia seguía sumergida en el dolor, no quería salir de la casa, solo hacia lo necesario para vivir. Victoria y Santiago  llegaban y la trataba de animar y convencerla que debia salir al parque o algun viaje donde pudiera despejar la mente, pero ella no quería hacer ninguna de esas cosas.

Isaac por su parte debía encargárse de la compañía, el trabajo lo distraía un poco de lo que estaba pasando con Nathalia. Él la amaba, pero ya no sabía que hacer para que ella saliera de ese trance doloroso, sabía que solo el tiempo podria ayudar a que ella tomara la iniciativa de seguir adelante; él también tuvo que pasar por ese duelo y sabia que cada persona llevaba su dolor de diferente manera.

Sin embargo, ese mismo dolor estaba provocando que se comenzarán a distanciar descandenando otras problemas de la relación. Los preparativos de la boda por supuesto que se detuvo, sus familiares estaban consciente de sus sentimientos y problemas que estaban atravesando.

 

Semanas después...

Isacc estaba ansioso por la reacción que tendría Nathalia con lo que le diera a continuación.

—He estado pensando en nuestra relación últimamente y debemos buscar ayuda profesional para enfrentar este duelo—le comentó Isaac ya como último recurso que él tenía.

Nathalia estaba frente a él en el sofa gris que adornaba la sala de estar. Su cabello rojo ya no tenía el mismo brillo como antes, su ropa consistía en deportiva. Su rostro estaba descuidado y sin ninguna gota de maquinaje: solo reflejaba una tristeza profunda.

Nathalia aceptó su propuesta asi que en pocos dias buscaron ayuda profesional, al principio fui incómodo y no había voluntad de parte de Nathalia, pero poco a poco está cedió dándose cuenta que se estaba haciendo daño a ella misma.

Un mes después...

—He estado pensando en nuestra relación últimamente y lo mejor será separarnos por un tiempo—mencionó Nathalia ya estando mejor físicamente y emocionalmente.

Isacc lo venía venir, sabía que ella necesita tiempo a solas y aunque se había esforzado al máximo para apoyarla y que la relación se mantuviera, estaba consciente que esa era la única manera que ella pudiera sanar completamente.

Con todo el dolor de su alma aceptó tal separación. Nathalia empacó sus maletas unas horas después, su plan era viajar por Europa por unos meses y poder encontrarse de nuevo a si misma, sabia que su separación era dolosa para Isaac, pero ya no quería verlo sufrir más y no quería ser un obstáculo para encontrar quizás el amor de nuevo.
Lo amaba, pero no quería tener una relación formada por recuerdos dolorosos, este era el tiempo adecuado de que cada uno tomará su camino.

El avión a terrizo en londres, alli Nathalia estaría por unas semanas hasta seguir con su próximo destino.

Solo el tiempo se encargaría de acomodar las cosas para ambos, aunque este no fuera lo que pensaban.



Evelyn Romero

Editado: 17.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar