Castle.

Tamaño de fuente: - +

VIII

Me quedo mirando a un punto fijo mientras pienso en esto, Ryan tiene unos años tratando de conseguir lo que esta chica consiguió en apenas una noche.

"El rey necesita de su poderosa, cuidadosa, estrategia, ágil e inteligente reina para tener más acceso a los lugares que él no puede llegar"

Una de las frases de Ryan llega a mi cabeza, siempre he sabido que él y Roxanna son tratados como tal, pero Ryan también dice mucho:

"Los reyes son siempre la carnada, siempre hacen el mayor sacrificio y por eso se les trata como una poderosa figura aunque solo avance una casilla. Es estratega por naturaleza y no todos notan el sacrificio que hacen"

Ryan siempre ha sido un chico extraño pero meterse con su tía eso ya es locura, ya no sé qué pensar, sé que no son ángeles pero esto fue un golpe bajo demasiado directo. Unas pequeñas y delicadas manos son agitadas frente a mí trayéndome a la realidad, miro a la dueña y Stella me mira curiosa.

— ¿Regresaste de narnia? —ríe divertida. Sacudo mi cabeza y estrujó mis ojos.

—Tendré que ir a casa. —ella me mira. Le explique la razón para dormir con Delaney, las Roberts la tienen como si fuera un tesoro que cuidar, no dudo que lo sea es una chica muy especial y paso por algo traumático para ella, tuve que comentar algo para que ellas no malpensaran.

Las Roberts saben que tuve un problema en casa, no saben cuál pero si saben que algo paso, dijeron que debía hablarlo pero no creo que sea una buena idea, no podría mirar a Ryan a los ojos, no sabiendo lo que hizo. Ryan es un chico muy listo puede hacerte creer lo que te diga y puede cambiar su actitud dependiendo lo que quiera de ti.

Stella es una chica que se encariña fácil, es observadora, curiosa, entre otras cosas que me hacen comprender la fascinación de Ryan con ella, Stella es lista, la ayudo en historia y a investigar lo que vio en el periódico.

No es traición si ella sola encuentra las cosas de los mellizos, puedo comprenderla ella quiere entenderlos, ella quiere ayudarlos y me parece bien, Ryan es la versión más amable con ella.

—Puedes quedarte si quieres, no pasa nada. —paso mi mano por el cabello de Delaney.

—La llevare arriba. —cambio el tema, ella asiente.

Me levanto y con mucho cuidado la levanto y subo con ella, estudiar nunca fue algo que le gustara, apenas lo hace por obligación y Stella lo hace por comprender, yo soy algo bueno en ello así que solo ayudo. Ryan va a odiar que esté investigando pero no puede evitarlo.

Dejo a Delaney con mucho cuidado sobre él colchón, le quito los zapatos, la cubro con las cobijas y hago su cabello a un lado, sé que le molesta, la miro, es muy linda. Ella me contó más sobre su aborto, en todo momento me oculto él nombre del sujeto y fue lo mejor que hizo porque podría matarlo.

Me dijo que se enteró ese mismo día, que pensó al instante que iba a tenerlo y se lo había dicho al padre, él dijo que no era de él, pelearon la llamo puta indirectamente y que por eso ella decidió solo irse. Si me hubiera dicho el nombre del sujeto iba a hacerlo trizas, su aborto fue por estrés, desesperación, disgusto, ella enserio se siente mal sobre eso, pero sé que lo aprecia, lo cuido de mí y la paliza segura que sabe le hubiera dado.

Apenas salgo de la habitación veo a Olivia salir de una igual, ella mira en mi dirección y sonríe, si Stella es amable y apática su mamá lo es él doble, quedo algo encantada conmigo y lo digo literal, por alguna razón con ellas se me hizo fácil entrar en confianza.

—Sebas. —me llama y me acerco a ella. — ¿Cenaste?

—Sí, no se preocupe.

Ambos bajamos las escaleras, al llegar donde Stella su mamá la mira.

—Pensé que estaban en exámenes finales. —nos dice.

—Y así es. —dice sin mirarla.

Olivia va a la cocina, Stella y yo nos miramos, ambos sabemos lo que sigue, sé que si lo veo voy a golpearlo, con ella no sé qué pueda pasar, mis impulsos son una basura.

—Puedo acompañarte, coges tus cosas importantes y te quedas aquí.

—Creo que ya moleste demasiado. —ella arruga en rostro.

—Eso no es cierto. —me dice, entre abro la boca para hablar pero ella continua. —Olivia, Sebastián piensa que nos molesta.

—Soy tu madre Stella respétame. —le riñe. —Sebas corazón enserio no molestas, por nosotras encantadas al tenerte aquí.

La verdad es que hicimos un clic muy sorprendente, Stella hasta me pregunto él porque sucedió, le dije que es porque no me sentía cómodo, no la conocía pero la verdad es que es muy complejo, eso influye pero la verdad no tengo muchas explicaciones y nada que suene lógico.

Al final decidí quedarme pero le pedí a la chica que me acompañe por algunas cosas. Pongo mis manos en él volante y me enfoco en él camino, acelero aún más, al igual que Ryan yo conduzco desde que era pequeño por lo que para mí no es nada mantener el control del auto con una gran velocidad.

Estoy consciente de que a Ryan lo sabotearon, cuando estábamos en la nueva edificación Adam viendo como era consumida por las llamas, los mellizos ayudaron a dar los primeros auxilios, Ryan y yo ya habíamos tenido un pequeño problema así que él uso otro coche. Roxanna llamo a su hermano y hablamos, Ryan noto que sus frenos no servían y que en vez de frenar le daban más velocidad, dijo que era inevitable él choque, que era mejor que él choque sucediera antes de que fuera más rápido.

Ryan dijo que buscaría un lugar donde no hiciera daño y así paso, le dijo a Roxanna que él estaría bien que prometía levantarse de esa, Roxanna no lloro, no hablo, no se quejó, no trato de detenerlo ella solo hizo silencio, él le repitió que estaría bien, se lo dijo unas tres veces aunque ella no dijera nada, cuando él estruendoso impacto se escuchó y la línea se cortó solo una lágrima bajo con mucho enojo de los ojos de Roxanna, estaba más enojada que preocupada.

Roxanna llamo a emergencia y dijo donde había sucedido el accidente ya que Ryan le dio la dirección, nos dirigimos directamente al hospital a esperarlo, Ryan tenía una abertura en la cabeza que lo hizo desmallarse unos pocos minutos pero él despertó cuando lo estaban cociendo, él organismos de Ryan rechazo la anestesia por lo que él sintió todo, admito que me sorprendió bastante que no se quejara ni nada él solo lo soporto en silencio.



Yoly Moya

Editado: 26.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar