Castle.

Tamaño de fuente: - +

XIX

Ryan estaba demasiado enojado, era como si quisiera matar a alguien, su rostro se enrojeció y parecía un tierno tomate pero el odio en sus ojos le quito todo lo adorable que pudo verse, por un instante podría jurar que una llama de fuego se encendió en su iris. Hizo una llamada un poco extraña luego de recibir la noticia, agarro mí brazo y prácticamente me hizo tomar el suyo como Roxanna lo hace de vez en cuando, lo hice sin protestar ya que se notaba que estaba muy enojado y no jugaba.

Un rato después dos chicos que poseen características físicas parecidas a las de Sebastián aparecen, cabello negro ambos despeinados, ojos igual negros profundos, de gran altura y músculos nada flojo pero tampoco excesivos, sobre ambos esta esa aura de misterio, que me recuerda a los Adam con la excepción de que estos si te dan una mala espina, sus miradas fueron a mí y se me erizo todo la piel, un ligero toque de temor se hizo presente en mi pero me mantuve firme, como Ryan lo hizo.

—Nos enteramos de los terribles sucesos de Castle, sentimos de todo corazón no haber podido ofrecerles nuestro más sincero apoyo antes, queremos que sepan que estamos con ustedes, estamos con Castle. —dice uno de ellos mirando a Ryan mientras que el otro chico solo está ahí viéndome, me intimida su mirada pero no voy a mostrarle que es así.

—Gracias, significa mucho viniendo de ustedes. —Ryan lleva su mano libre a su pecho y el chico que antes hablo pone la suya en el hombro del pelirrojo.

—Si no es molestia y crees que puedas comentar sobre esto me gustaría saber que paso con Jasmine y con Abril.

—Jasmine murió por múltiples disparos, ella literalmente murió en los brazos de James, la sangre de su hermana lo cubrió totalmente por lo que James quedo en un estado de shock al instante y sobre Abril sabía que estaba de visita en Castle, había quedado ir a cenar con ella, la noche anterior recibí una llamada de ella, todo estaba bien colgamos y se escuchaba feliz, unas horas después me llamaron que se suicidó el lugar me pareció estar demasiado organizado como si ella lo hubiera arreglado para morir con estilo y sabemos que eso no pasa.

— ¿Quién crees que la asesino? —dice el chico directamente ya que Ryan hizo una insinuación muy clara.

—No sé, solo sé que quieren destruir a mi familia, si eso pasa Castle va a destruirse y con nosotros nos llevamos parte de Lurk, es como si ustedes caen medio Castle se va con ustedes.

— ¿Quién eres y por qué nos estas escuchando? —pregunta el chico que no deja de verme.

—Ella es Stella Robert...

—Hija de la doctora Robert. —asiento, el me ofrece su mano y la tomo, besa mis nudillos, Ryan aclara su garganta.

—Pertenece al clan Adam ahora.

Preguntaron por Roxanna y ahí fue cuando él pelirrojo soltó lo de James, ellos prometieron encontrarlo, dijeron que era su ciudad y si algo era claro, era que podían con eso.

Ryan me llevo a mi casa pretendía solo dejarme pero no pudo irse, Sebastián estaba con mi mamá la cual lloraba como un bebe en los brazos del morocho, no me sorprende, mi mamá es muy sensible cuando sus pacientes están mal y Sebas bueno él es muy compresivo, es muy especial.

— ¿Por qué no fuiste por mí al hospital? —le pregunto haciendo pucheros.

—Porque estaba sacando a Eider, necesitaba asegurarme que estuviera bien, no quiero ningún accidente. —hace comillas con sus dedos. Mi mamá llora aún más fuerte y el acaricia su cabello, Ryan agarra mi mano y la entrelaza con la suya lo miro y el me mira a mí. Sus ojos brillan, es tan lindo.

—Voy por té. —me susurra, asiento. Ryan ya había venido varias veces y ya sabe dónde está todo me acerco a mi mamá y a Sebastián, me uno a ellos.

Mi mamá empieza a calmarse, Sebastián la calma con palabras suaves, mi mamá se repone y Ryan llega con Margaret y té, hablamos unos segundo, mi mamá se queda mirando a Sebas todo raro y él le habla muy normal, yo miro a Ryan el cual está concentrado en su té.

—No me odien, no fue mi culpa, yo no sabía nada. —vuelve a llorar, Sebastián y yo nos miramos extrañados, al mismo tiempo miramos a Ryan el alterna la mirada entre ambos, su rostro se suaviza y puedo jurar que acaba de disculparse.

—Tranquila Olivia, estoy seguro de que no es tu culpa, eres una buena persona y tu paciente saldrá de lo que sea que le sucede. —habla Sebas, mi madre niega, lo mira y acaricia su mejilla, su labio tiembla y un pequeño sollozo ahogado sale de su boca.

—Sebastián... —dice con dificultad. —Eres mi hijo. —el morocho no hace ni dice nada, se queda en estado de shock momentáneamente.

— ¿Como? —digo en el mismo estado que Sebas, en la mirada del morocho esta la misma pregunta que hice. Mi mamá empieza a llorar, Sebas y yo nos miramos mientras él la abraza, Olivia se aferra a Sebastián con todas sus fuerzas, miro a Ryan, el suspira y se pone de pie.

—Ya lo hago yo Olivia, descuida. —nos mira a ambos. —Cuando Olivia estaba embarazada de Stella su embarazo siempre fue de riesgo, amenaza y la puso bastante mal; la carrera del espermatozoide de Stella fue codo a codo con otro esperma, tanto que ambos lograron ganar la carrera por lo que ambos fueron fecundados en óvulos diferentes.

»En conclusión Stella fue melliza, de hecho tienes un hermano mellizo. —dice mirándome. —Durante el embarazo se presentaron aún más problemas, según la ginecóloga uno de los mellizos consumió al otro, es decir, según la doctora te comiste a tu hermano para sobrevivir. —hago una mueca y él sonríe, la está pasando bien, se nota que le gusta hablar sobre esto. —Tranquila bebe. —arqueo una ceja, vaya. El mismo se sorprende por eso y aclara su garganta. —Perdón, continúo; como decía tranquila Stella que eso no es cierto, tu hermano nació.

»Tu naciste demasiado pequeña, demasiado débil para que esto sea cierto y la doctora Olivia lo sabe ya que se informó sobre el tema por lo que entiendo; tú hermano vive. Hace unos días la doctora y yo en una espontánea conversación hablamos sobre esto y bueno yo soy algo ¿raro? Desde pequeño note los rasgos distintos de Sebastián, sabía que algo en él era diferente, las herencias de los antepasados ninguna es poseída por Sebastián pero encontré a personas con similitudes de comportamiento, pensar y algunos rasgos físicos similar.



Yoly Moya

Editado: 26.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar