Casualidad O Causalidad

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 4: DISTANCIÁNDONOS

El momento en que la persona a la que amamos se va de nuestra vida no comprendemos los motivos y surgen preguntas como, ¿estaremos juntos de nuevo? Lo más doloroso es decirle adiós a quien no quieres que se vaya, pero aprender a soltar es la mejor manera de poder recibir y aceptar que mejores cosas vendrán, porque recuerden: si las puertas se cierran, golpeemos hasta que alguien del otro lado nos escuche.

“Existen momentos en que deseo que no vengas, pues pienso en lo triste que voy a estar cuando te marches”

Anónimo.

Mi madre estaba un poco distante porque le estaba sucediendo lo de casi todas las mamás: enfrentar que su niña, ya no es una niña. Luego de hablarle, supo que aquella noche no había pasado nada.

-Tienes una fuerza de voluntad grande. Es admirable.

-La aprendí de ti madre.

-Creo que ni siquiera fue por mí. Eres tú misma que has sabido cimentarte.

-Pero es gracias a que me enseñaste que debía ser así.

-Entonces es la unión de ambas. –Nos abrazamos. - ¿te has enamorado de ese chico?

-Si mamá, Daniel ha sabido conquistarme y lo que siento, nunca antes lo había sentido.

-Espero conocerlo pronto.

Una llamada hizo sonar mi teléfono. –Sara, estoy preocupada. Cada vez las cosas empeoran.

-Buen día Ti, ¿Qué ha sucedido?

-No ha llegado a dormir a casa y nunca antes había pasado.

-Cálmate, no llores. Así no solucionaras nada, explícame con calma.

-Es primera vez que no me llama para avisarme que no vendrá a casa. De hecho, nunca ha dormido fuera.

Tifani se encontraba muy desesperada por no saber sobre el paradero de su esposo, por lo que me pidió que la acompañara a buscarlo, ¿extraña forma de conocerlo, no creen? Sin embargo, minutos después llamo para decir que ya no era necesario, porque él acababa de llegar a casa.

Al atardecer, estábamos en el café y su aspecto era lúgubre, ni siquiera estaba maquillada como solía estarlo siempre.

-Ti, no te veo muy bien. No dejes que lo que está pasando te robe la felicidad.

-Es que no comprendes Sara… es primera vez en todos estos años que no llega a casa. Estoy perdiendo a la persona que más amo.

-No digas eso, aun tienes a tu madre, a tu hijo, me tienes a mí y todos te amamos y estoy segura que incluso más de lo que él te ama.

-Ese es el problema, que yo quisiera que me volviera a amar como lo hacía antes y por más que trato de volverlo a enamorar, ¡no puedo!

-Pero Ti, no fuerces las cosas.

-Es que para ti es fácil, porque ahora todo está de maravillas en tu vida, yo también pase por ahí. Pero, cuando veas que todo lo que empieza acaba, entonces te acordaras de mí.

-No me desees el mal.

-No lo hago Sara, pero tienes que ser realista.

- ¿Te estás escuchando?

- ¡Claro!

-Entonces analiza, tú misma estas diciendo que todo lo que empieza acaba, entonces resígnate y acepta que, si tu relación debe acabar, tienes que dejar que las cosas sucedan como tengan que suceder.

Ella sollozaba y me abrazaba fuerte. Comprendía que su dolor estaba siendo muy grande y que no encontraba la manera de soportarlo. Se quebraba mi alma de verla en ese estado, pero no podía hacer más que consolarla y pedir al cielo que le diera fortaleza.

- ¿Sabes que me dijo? ¡Tan descarado! Que tuvo un día complicado en el trabajo y el jefe le pidió que se quedaran hasta más tarde y se quedó dormido en la oficina.

- ¡Que! ¿Y le creíste?

-Por supuesto que no, ya no puedo creerle, pero no encuentro la manera de enfrentarlo.

-Pues debes hacerlo.

-Dicen que cuando no estás preparado para enfrentar la verdad, entonces es mejor no saberla.

- ¿Qué le dijiste?

-Que no habían excusas que lo justificaran. Me dijo que creyera en él, que su teléfono se había descargado y no pudo llamarme… todas sus mentiras las replique, pero no soy lo suficientemente fuerte para enterarme que esta con alguien.

- ¿Y estas segura que esta con alguien?

-No lo sé, pero tengo una corazonada que me dice que esta vez…

-Espera, ¿alguna vez te ha sido infiel?



Jeanette A Sanchez L

Editado: 15.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar