Cazador ©

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 3

Todo este tiempo esperándolo, todo este maldito tiempo esperando al hombre que reine conmigo a los Licántropos del mundo, y la diosa luna me jode con un débil humano, seiscientos treinta y cinco años esperándolo y un jodido humano es mí mate.

— Maldita sea — mascullo.

— Qué pasa Amber — pregunta Hunter tras de mí, mí beta.

— Lo encontré — digo dándome la media vuelta — Encontré a mí mate, Hunter — mí beta abre los ojos como platos.

— Eso es genial Amber — dice con una sonrisa — Entonces cancelarás el compromiso con Liam — su blanca sonrisa desaparece al ver mí reacción.

— No, no se cancelará nada — digo sin expresión alguna.

— Pero, pero haz dicho que lo encon...

— ¡Pero nada! — digo enojada — Es un maldito humano Hunter, ¡un maldito y despreciable humano! — mí beta retrocede, supongo que mis facciones han cambiado.

No lo culpo, siempre que me enojo dejo salir mi lado animal sin darme siquiera cuenta, siento como mis facciones vuelven a su estado normal.

— ¿Fue hoy?... — se aclara la garganta, recomponiéndose — ¿Fue hoy que lo encontraste? — pregunta.

Suspiro y me siento frente al escritorio de madera — No, fue hace tres meses atrás — digo, tocando mi rostro sintiendo que ha tomado su suavidad de siempre — Fue en el ataque a la aldea de Vladímir, uno de sus hijos — digo tomando unos pergaminos y hago como sí lo qué leyera fuera de suma importancia.

— Y dime Amber, él sabe que tú, ya sabes.

Suelto los pergaminos, cierro los ojos y me tomo el puente de mi nariz — Sí Hunter, sabe quién soy, sabe que soy un monstruo sediento de sangre, ¡al igual que sabe que mate a sus padres! - gritó dando un golpe seco al escritorio escuchando como cruje la madera — Y creó que hoy mate a su hermano en frente de sus ojos — termino recomponiéndome.

— Carajo — espeta mi beta — ¿Y qué harás lo rechazaras? — pregunta.

— Ya lo intente — declaro, a lo qué mi beta frunce su ceño en confusión — Sí como dije ya lo intente, pero Leya no me lo permite, al igual que no me permitió matarlo hace tres meses, como también no me lo permitió esta noche.

— Entonces es el humano qué está en los calabozos — yo asiento — Y porque no lo dejas en libertad — propone — Así te quitaras un gran peso y puedes casarte con el idiota de Liam.

Creó qué es una buena idea, tomó los pergamino otra vez — Lo liberaré luego de asustarlo un poco — digo no dándole mucha impotencia — Ahora ve, y revisa las armas qué encontramos en la aldea.

Mi beta sale de mí despacho rápidamente, suelto los papeles.

— No es mala idea irlo a ver — susurro.

Me pongo de pie, y salgo rumbo a los calabozos, me encuentro a muchos betas que al pasar, me dan una reverencia con su cabeza.

Me acerco a una puerta de hierro, un alfa de bajo rango cuida esta zona. — Ábrela — él solo asiente para abrir y empujar la pesada puerta, al abrirla sé penetra en mis fosas nasales el hedor a putrefacción. Me adentro lentamente, la húmedas en mis zapatos y el ambiente se percibe desde el primer paso.

— "¡Ayuda!" — son los primeros gritos qué escucho.

— "¡Un poco de agua!" — sólo sé les proporciona pan y agua, una vez al día.

A paso lento me dirijo a la última puerta, la abro y veo al inútil humano, al parecer está desmallado, se encuentra solo con sus pantalones, con las manos encadenadas, sangre sale de sus muñecas, sus piernas también encadenadas.

Me acerco sigilosa, le tomó de su marcado mentón — ¿Cómo ocurrió esto? — digo para mí misma, un maldito humano resulto ser mí mate, un humano, como los malnacidos humanos qué mataron a mis padres.

La ira y rencor crece en mí, el recuerdo de como mi madre me dejó en manos de la que es mí nana, siento mis manos empuñarse por el recuerdo de como los humanos mataron a mi madre.

- "¡Despierta!" — digo propinándole un fuerte golpe en el abdomen. El despierta ahogando un grito de dolor por la impresión.

— Té-te matar.

No lo dejo terminar, ya qué mí puño impacta en su rostro, no queriendo parar lo golpeo más impactando primero en su estómago y luego en su rostro.



J. A. Clever

Editado: 13.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar