Cazadora

Tamaño de fuente: - +

capitulo 2

Hola, dudo mucho que sigas leyendo mi diario después del capítulo anterior, pues la verdad dudo que te haya servido de ayuda en algo, pero si aun lo estas leyendo, talves es porque quieres saber cómo sigue esto, y déjame decirte que no te pierdes de mucho, pues les explique a los chicos lo que sucedió. ya que al parecer después del numerito de Nathaniel, todo el mundo me hacía miles de preguntas como por ejemplo:

¿ estas casada?, ¿ que es lo que tu padre cazaba ?, ¿ te acostaste con un demonio?, ¿como hiciste eso de la nieve?, entre muchas otras pero deje de escuchar, tenia mis propias preguntas como para responder las suyas, ¿que pasa si mi padre está muerto ? o peor que eso, la culpa comenzó a inundarme, lo último que hice con él fue discutir, decirle que lo odiaba, si el estaba muerto, sería culpa mía, yo lo ABANDONÉ y ahora está perdido, yo tenía que estar con él y en lugar de eso vine aquí, pero quizá sea mentira, mi padre me conoce bien y sabe como manipularme, veo a mi alrededor y todos están viéndome, hago parecer mis enormes alas y comienzo a volar lejos del lugar, lejos de ellos.

pasaron unos 3 días antes de que decidiera regresar a la universidad, entró al salón de la clase, fingiendo que todo el desastre anterior no sucedió en cuanto cruzó la puerta, todo el mundo dejó de hacer lo que estaba haciendo y todas las miradas se enfocan completamente en mi, camino a mi lugar habitual, ignorando los murmullos que escucho a mi alrededor y las miradas penetrantes.

-¿que tengo algo en la cara ?-les pregunto un tanto sarcástica y todos regresan a sus asuntos, incluso mis amigos, se que sienten curiosidad, todo el mundo la siente solo doy gracias al abuelo por qué no me preguntan nada en la escuela, como sea la clase comienza y la señorita Candace comenzó con su clase (matemáticas )

todo parecía regresar a la normalidad, por lo menos los primeros 15 minutos de la clase, pues de la nada Nathaniel toco la puerta

-¿se le ofrece algo ?- le preguntó la profesora y él le regaló una sonrisa

-si, vengo a supervisar su clase- responde él con indiferencia

-¿perdón?

-soy un supervisor estudiantil - explicó - usted no sabía que yo vendría ya que todo era sorpresa- entró al salón completamente despreocupado y a paso seguro

-¿supervisor?- murmuró cuando el, se sienta en el asiento detrás de mí

-el mejor de todos- me responde - a delante continué con su clase

la profesora solo le regaló una mirada un tanto confundida y continuó con su clase

- tenemos que hablar - dijo de pronto

-estoy en medio de una clase- le respondo y continuo tomando notas en mi cuaderno

-es importante - insiste

- esto también- replicó

lo escucho suspirar y se pone de pie

- ¿esto para qué sirve?- preguntó a la maestra

- ¿ de qué habla?- le preguntó la maestra

- Nathaniel - lo regaño pero me ignora y continua

-me explico, maestra esto ¿de que sirve?- señaló las fórmulas que estaban anotados en el pizarrón - cuando salgan de aquí, eso ¿les servirá de algo?

-claro que sí- defiende la maestra

-¿para que?- se encoge de hombros y hace una cara afligida

- para su carrera y su vida laboral - trata de explicar, pero seamos sinceros esto no sirve de nada

-¿le sirve en su vida cotidiana?- le pregunta el

-Nathaniel - lo llamó - sal de aquí - señalo la puerta, el me ve a los ojos pero una mirada un poco asesina lo hace obedecer - y discúlpate con la maestra por interrumpir su clase

-lo lamento, por interrumpir su clase inservible - dicho esto salió del lugar 
 

bueno la profesora me botó de su clase, como si fuera culpa mía lo que sucedió, me quedo fuera del salón y lejos de Nathaniel, lo menos que quiero ahora es verlo o seguramente lo matare y se que el lo sabe, ¿como lo se ? pues bien, estoy debajo del árbol donde los chicos y yo solemos almorzar los martes y bueno hoy es martes, se que me alcanzaran aquí para comer, puedo ver un animal parecido a un perro grande, color negro rojizo, ojos rojos y grandes colmillos, solo me ve desde una distancia de unos 10 metros de distancia se que Nathaniel, suele cambiar de forma desde que tengo memoria y ese perro suele ser su forma favorita.

los chicos llegan conmigo unos 20 minutos después cuando la clase termina, Dina trae una ensalada y una malteada (que luce asquerosa), Mauro un café y una torta, Dereck un jugo de naranja y un sándwich, cuando se sientan en circulo al rededor de mi, me permito sacar mi desayuno, 2 rebanadas de pastel de 3 leches, sabor a chocolate y un café ( que está en un termo), comenzamos a comer tranquilamente y en un silencio un tanto incomodo,hasta que gracias al abuelo Mauro lo rompe

-¿te divertiste aquí afuera? - preguntó en son de broma

-un poco sí, pero muero de frió- me encojo de hombros

puedo ver a Dina un poco tensa

-¿pasa algo Dina?

-bueno quería preguntarte sobre lo que pasó el otro día- dice un tanto insegura

- justo de eso quería hablar con ustedes - me arme de valor de comenze a relatarles lo que sucedió
 



michela

#13351 en Novela romántica
#6572 en Fantasía
#1445 en Magia

En el texto hay: suspenso

Editado: 01.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar