Cazadora

Tamaño de fuente: - +

Miguel

Dieron de alta a mi padre del hospital hace unas 2 semanas y la verdad no se quien está más aliviado si el, los médicos o yo, pues creeme tener que pasar 24/7 en el hospital para que los doctores pudieran hacer su trabajo sin el riesgo de recibir algún golpe, lo bueno es que ahora estamos en casa y las cosas parecen regresar a la normalidad, no e visto a Nathaniel desde la última ves que hable que hable con él, eso me inquieta un poco, necesito hablar con él y aclarar la cosas.

 

es curioso, los chicos se adaptaron muy bien a estar aquí, Dina de inmediato se enamoró del jardín y los animales del bosque por lo que pasa la mayor parte del tiempo en el, Dereck ganó de inmediato la aprobación de mi padre ya que sabe muy bien cómo usar un arma de fuego y eso es lo único que necesitas para que mi padre crea que eres el chico más interesante del mundo y Mauro se enamoró del montón de chatarra que tiene mi padre  en la parte frontal de casa, en realidad es como una especie de chatarrera y un taller mecánico, se ofreció a  ayudar a mi padre en este cosa que lo tiene super contento,¿ que mejor que un chalán sin paga?, yo por mi parte me dedico a literalmente cualquier cosa.

 

bajo a desayunar y me encuentro con los chicos sentados en el comedor 

-hola chicos - los saludo 

-hola- saludaron en una sola voz 

me siento en mi lugar habitual en el comedor

mi padre no tarda en llegar a la habitación con una bandeja llena de comida, Huevos, cereales, jugo de naranja y algunas galletas 

-hola linda- dejó la bandeja en la mesa y beso mi frente

-hola papá- respondo el saludo tomando un tazón de cereal 

 

mientras los chicos, papá y yo  vemos una película en televisión "atrapame si puedes", todo es prácticamente perfecto pero como todo en la vida esa perfección llegó a su fin, el celular de mi padre comenzó a sonar 

-C hunter- respondió y salió de la habitación 

seguramente es un trabajo nuevo 

trate de prestar atención a la película pero me es difícil concentrarme en ella otra vez, no puedo creer que quiera regresar al trabajo tan pronto, hago una nota mental " no lo dejare ir de cacería", unos minutos después él regresó a la habitación, me hace unas señas para que lo siguiera y no tardó en hacerlo, me dejo guiar a la cocina.

-tengo que irme

tan predecible

-acabas de salir del hospital - reclamo - no iras de caceria

-tengo que ir es importante- suspira

-necesitas descansar un poco más- me cruzo de brazos- ¿no existen más cazadores?

- es un amigo y su madre está poseída

-pues que lastima- pobre mujer- llamaré a otro cazador 

-el es un cazador- se cruza de brazos 

-pues que el lo arregle- levantó los brazos con frustración 

- el no puede arreglarlo - pasa su mano por su cara - él está en silla de ruedas, quedó en esa silla después de una cacería el ya no puede hacer nada 

- si vas a esa cacería me regreso a Nueva York - amenazó

me ve con sorpresa en el rostro y después frunce el ceño 

-no te atreverías- dijo entre dientes 

-pruebame - me cruzo de brazos

nos encontramos en una especie de batalla de miradas o poder, estoy molesta no puedo creerlo es tan desconsiderado con sigo mismo y conmigo, el sabe que a pesar que lo sane no está del todo recuperado debe descansar, pero claro el SEÑOR cree que es superman que las balas no le hacen ni cosquillas o en su caso un demonio no lo poseerá sin importar que.

- sabes que- suspiro - has lo que quieras, creí por un segundo que estar a punto de perder la vida te haría pensar un poco más en ti pero veo nunca vas a cambiar

 

estoy sentada a las orillas del río, demasiado molesta como para regresar a casa, gritar o llorar, lo único que quiero es dejar de pensar en algo más, tranquilizarme y regresar a casa para dormir un poco y con suerte él se habrá ido para cuando yo llegue

-el estará bien- una voz me hiso sobresaltar un poco 

ladeo el rostro un poco para ver quién estaba detrás de mí

-hola Migue

-hola- se sienta a mi lado 

es gracioso Miguel es distinto a como la gente lo pinta, generalmente lo hacen ver con un traje como de gladiador o algo por el estilo, el cabello largo y su enorme espada, bueno a decir verdad en lo de la espada tienen razón, ahora viste con un traje negro y corbata, su cabello está corto y perfectamente peinado, sus bellas facciones lo hacen ver como lo que es un ángel, sus ojos tan azules como el cielo mismo y como olvidar su espada en su funda.

-¿ que haces aqui? - le pregunto 

-bueno, pasaba por el lugar y creí verte a lo lejos - comentó 

- pasabas por el bosque ¿usando un traje? -levantó una ceja

- bueno, me gusta usar traje- comenta 

-claro- susurro 

nos quedamos en silencio durante unos cuantos segundo, hasta que él lo rompe.

-¿sabes?, me ayudaste a ganar una apuesta- comentó el riendo un poco 

- ¿una apuesta?- lo volteo a ver y el se sonrie



michela

#13437 en Novela romántica
#6594 en Fantasía
#1446 en Magia

En el texto hay: suspenso

Editado: 01.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar