Cazadora

Tamaño de fuente: - +

mi pequeño secreto

Hoy, escribo esto con un motivo distinto a lo normal, veras, después de mi "noche perfecta" con Nathaniel, me han dado muchos mareos, mareos matutinos, mareos después de comer o entrenar incluso durante el entrenamiento, me despierto en las madrugadas buscando algo de comer...... POR EL AMOR DE MI ABUELO¡¡¡, anoche volé hasta japón solo por un poco de comida con nombre que no se como se dice y mucho menos como se escribe, no se que carajos fue lo que comi pero estuvo delicioso.

Aukan ya no deja que nadie se acerque a mi y pasa la mayor parte del dia olfateando mi panza, mi padre y Nathaniel tienen que estar a uno o dos metros máximo de separados de mí. Por lo cual me puse a pensar e hice cuentas y bueno literalmente dije "No mames Alexandra ¿y si estas embarazada?".

No me malinterpretes, yo quiero ser madre, es una de las cosas más maravillosas que mi abuelo me permitiría experimentar, pero este no es el momento de ser madre, unos demonios tratan de matarme, no imagino que le puedan hacer al bebé y esto me aterra, por lo que reuniendo un poco de valor me di una escapadita a la farmacia más cercana rezando por que no este la vieja esa chismosa que es amiga de mi padre, doña meche, le hace honor a su nombre, compre una docena de pruebas de embarazo y ahora estoy en el baño esperando que esta cosa de el resultado y bueno intentarlo con más de una.

Tengo que confesar que siento que me lleva la chingada, estoy muy asustada, no se que are si esto sale positivo, no quiero desaser el o ella pero tampoco quiero arriesgarlo a que un demonio lo asesine de una manera que no quiero ni imaginar, no se como reaccionara Nathaniel o mi padre y eso me asusta, me asusta mucho.

Bajo la vista a la prueba y respiro hondo tratando de mantener el control, pues esta tiene escrita en ella la palabra 3 semanas de embarazo, mi mano comienza a temblar y lo intento unas veces más hasta terminar con todas las pruebas y todas y cada una de ellas tiene esas terroríficas 4 palabras " 3 semanas de embarazo", cubro mi boca con mi mano izquierda y comienzo a sollozar, me recargo en el respaldo del inodoro y cierro los ojos, esto no puede ser verdad.

Con una bolsa de basura guardó las pruebas y me dirijo a tirarlas lo más lejos posible para evitar sospechas y de paso busco un consejo para saber qué hacer.

Me siento bajo el árbol de un cementerio y comienzo a hablar con él esperando que aparezca.

-Raguel- lo llamo, Raguel es el arcángel o ángel de la justicia, sé que él sabrá lo que es más adecuado para mi bebé, despues de todo sabe lo que es y será justo a pesar de los años

-Alex- escuchó que me llaman

-Raguel, ¿como has estado?- le preguntó, le hago una señal para que se siente a mi lado

-bien, haciendo mi trabajo ¿sorprendida?- acomoda su gorro tejido, Raguel tiene uno de esos cortes de moda, sus ojos son color dorado y su cabello es color blanco, su piel es moreno claro, no es muy alto, medirá unos 1.73 de altura, está vestido con un pantalón de mezclilla ajustado, unos zapatos de vestir cafés, una camisa de de manga larga Roja con cuadros negros y tiene su gorra de tejido color negro.

-un poco- admito en voz baja - ¿es nuevo?- señaló al gorro 

-una mujer lo hiso para mí- comentó tomándolo

Nos quedamos en silencio, no se como iniciar la conversación nuevamente  y solo me dedico a jugar con mis manos.

-¿ pasa algo?- levantó la vista para verlo - puedo sentir tu ansiedad

- Raguel, tú eres el ángel de la justicia ¿verdad?- preguntó e instintivamente llevó mi mano a mi vientre para .... ¿sentirte?, ni siquiera se si eres tu quien esta en mi vientre ahora o no

-claro que sí- sonrió - ¿necesitas ayuda con algo? 

-te quiero preguntar algo, si una mujer sabe que su vida está en peligro, y se entera que está embarazada pero sabe que si tiene al niño quienes quieren matarla pueden dañar a su bebé pueden dañarlo de maneras indescriptibles ¿es correcto que lo tenga?- le pregunto, no vale la pena tratar de mentir o andar en rodeos, seguramente ya sabrás que es imposible poder mentirles.

- bueno, en cualquier caso un bebé es una bendición y se que debo admitir que algunas veces mi padre manda esta bendición en el momento menos oportuno, pero al final de cuentas no es justo que un bebé sufra por los errores de sus padres- asiento - pero de igual manera no es justo terminar con una vida inocente, una vida que está por iniciar, aunque esa decisión no le corresponde a un ángel, es una decisión que solo esa madre puede tomar, pero no es lo más justo - se puso de pie - aunque quizá sea lo que tu crees pero puedes arrepentirte después

-¿ que debo hacer?- tomo su mano- me da miedo que lo lastimen pero no se que es lo correcto

- no puedo darte la respuesta esa pregunta- tomó mi rostro- pero puedo darte un consejo...... escucha a tu Alma, tu SER y sabrás que es lo correcto- dicho esto se desvaneció y nos dejó solos  

 

Con más dudas que nunca regrese a casa, camine directamente a mi habitación y me puse a terminar de escribir esto y poder decirte ... hijo o hija, no se que hacer y eso me asusta, no quiero que te lastimen y no quiero perderte, pero eso puede ser lo mejor, no le diré nada a tu padre o a tu abuelo por ahora, serás mi pequeño secreto y quiero que sepas que sin importar cual sea mi decisión sobre nuestro futuro, te amo y te amare siempre, sin importar que quizá y  no podamos conocernos, me despido tu madre Alex . H       



michela

#13346 en Novela romántica
#6563 en Fantasía
#1443 en Magia

En el texto hay: suspenso

Editado: 01.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar