Cazando en las sombras

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 1

-Y es justamente aquí, donde hace ochenta años, dos niñas murieron ahogadas en la alberca que está detrás nuestro- Vitta blanqueó sus ojos y soltó un gruñido de fastidio- ¡por dios esto es tan falso!

-Vitta por favor solo limítate a seguir el guion-

 

-esto es estúpido Jerry, me niego a seguir jugando con la gente así- elevando la voz, Vitta[a1] arrojo las dos fotografías que tenía en su mano- esta mujer ni siquiera sabe lo que dice, los ruidos pueden ser de los quince gatos que tiene, ¡tiene ochenta y cinco años por el amor de Dios!-

- a nadie le importa Vitta solo lee el guion!- Jerry froto su rostro frustrado- y bien? Piensas seguir o simplemente cambiamos de presentador?

 

-no seguiré con esto- Vitta soltó su cabellera negra- esto es una burla a las personas que creen en nosotros- molesta tomo su bolso y sus llaves y fue hacia la camioneta.

 

  • Como sea Nadia!! Es tu turno- Nadia asintió y tomo sus lentes para colocarse de espaldas a la alberca y comenzar a grabar

-un momento Jerry esto será así?- Jerry se volteo hacia mi con notable molestia

­-Bella este no es el momento, tenemos dos, solo dos días para presentar esto. Es la fecha límite que nuestro auspiciante nos dio-

 

-y desde cuando esto se trata de auspiciantes Jerry- Stan se encontraba a mi lado, al igual que el resto del equipo observando con incredulidad la escena.

 

  • Ya, como sea- Jerry desconecto la cámara y volteo hacia mí y Stan- los caprichos de Vitta los puedo llegar a entender. Pero a ustedes dos simplemente no los comprendo-

Suspire y mire a Stan.

  • Tenemos tres horas antes de que comience a anochecer, veamos si podemos solucionar esto-

Jerry y Stan asintieron, aunque estaba segura que Jerry lo hizo solo por compromiso.

Desde que el proyecto comenzó, dos años atrás, como una simple broma por el cumpleaños de Leo las cosas se salían cada vez más de control.

Atrás quedaron los días donde lo único que importaba era ganarse likes y suscripciones e la página de YouTube.

El proyecto “cazando en las sombras”, el nombre fue idea de Dylan después de ver, Cazadores de sombras, era básicamente eso. Cazar en las sombras, eventos paranormales, sombras sospechosas, ruidos extraños. Nada que no se haya hecho antes solo que notros contábamos con un plus, un editor de efectos especiales, el nerd favorito de todos, Boris. Gracias a este ñoño somos lo que somos. Si una grabadora captaba el canto de alguna lechuza allí estaba Boris ara convertirla en alguna voz espectral.

La gente nos reconocía, nos pedían autógrafos y hasta, en los últimos tiempos, recibíamos llamados de persona que tenían reales experiencias paranormales en sus casas, granjas, y hasta en algún que otro cementerio.

Lo malo es que éramos una Farsa, una desleal y completa farsa, en un principio a nadie parecía incomodarle el hecho de colarse en alguna casa abandonada, grabar por dos o tres horas y editar el contenido hasta que pareciera la mismísima casa del conjuro. Y era justamente eso lo que nos estaba destruyendo desde adentro.

Mire la hora en el móvil, aún tenía tiempo de hablar con Vitta para intentar solucionar esto. Marque su número y contesto al tercer timbrazo

-Vitta dónde estás?-

- volví a casa, no puedo seguir con esto, me enferma mentirle a la gente- había estado llorando lo sabía por el tono de su voz.

- lo se cariño solo quería sabe si tomarías un café conmigo- no contesto- no voy a obligarte a volver solo quiero hablar con vos-

- esta bien solo no le digas a Stan, que seamos solo nosotras- sonreí porque a pesar de todo sabía que ella estaba bien. Colgué, nos veríamos en veinte minutos en el café la flor, estaba cerca de donde estábamos así que solo caminaría.

Le avise a Boris que volvería antes de la noche y le pedí que le dijera a Jerry que grabara la intro con Nadia.

Desde que éramos pequeñas Vittoria y yo éramos mejores amigas, mama decía que nunca había visto hermanas que se llevasen tan bien. Lo que no sabía era que los que nos unía era el incontrolable miedo que le tiene Vitta a la oscuridad, nos pasábamos noches enteras a la tenue luz de las linternas cantando canciones infantiles para que ella no entrara en pánico. Nuestros padres jamás lo supieron y yo nunca logre entender a que mi hermana le temía tanto.

***

Volví a “la casa de los gatos”, la llamábamos así, más tranquilla de saber que Vitta estaba bien. Sabía a ciencia cierta que ella estaba en contra de las mentiras y esta farsa la estaba cansando desde hacía tiempo. Me dijo que iría lo de su amiga y volvería a casa antes de que Stan y yo llegáramos en la mañana, y nos haría el desayuno. Tortitas con salsa de arándanos y café colombiano.

Boris estaba agachado al lado de una ventana colocando un sensor de movimiento térmico

-hola Bella, este nuevo chiche es una pasada, como esta Vitta?- la sonrisa de Boris era radiante amaba los nuevos aparatos.

-está bien, me hará tortitas para el desayuno-



Nahir Aylen

#3178 en Thriller
#1814 en Misterio

En el texto hay: misterio, actividad paranormal

Editado: 26.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar