Cero Flacas

Tamaño de fuente: - +

[40]: Final

 

Este capítulo va dedicado especialmente a:

Cada una de ustedes que me acompañó y apoyo hasta el final.

Nota:

Espero que este capítulo reciba mucho amor por parte de ustedes. 

 

Día de la graduación...

Estos últimos meses Alex y yo hemos asistido a distintas terapias para asimilar la muerte de Paola, en muchas oportunidades he tenido ataques de ansiedad y mi madre, Alex y Lucca han estado para mí, apoyándome en todo. Alex también ha sufrido distintos ataques de ansiedad y depresión, pero yo no lo he dejado ni un momento, nuestra amistad ahora es más fuerte que nunca y agradezco a Dios de tenerlo en mi vida.

Mi madre se ha vuelto más fuerte conmigo. Le he contado todo el abuso que he vivido a lo largo de mi vida y ella se echó a llorar en mis brazos, yo no llore, ya he llorado mucho como para seguir asiéndolo en vez de llorar la sujete y abrace hasta que los sollozos acabaron al igual que las lágrimas y aunque no fue a la primera persona a la que se lo conté me siento libre, libre de todo eso que tanto me atormentó. A mi padre lo he visto muy poco, él quedo destrozado con el divorcio y su manera de apaciguar el dolor es alejándose de todos. Tampoco es que me muero por verlo, pero claro que lo amo, es mi padre, no ha sido el mejor, pero es mi padre.

Lucca, Lucca es la persona que ahora mismo es fundamental en mi vida, él ha estado conmigo cuando todos me dieron la espalda y lo aprecio, aprecio que se quede a mi lado a pesar de no ser fácil.

Y Brett, no quisiera pensar en él, pero no he dejado de pensarlo. Lo he soñado y cuando me despierto de aquellos sueños mi pecho duele ya que no he sabido nada de su existencia desde que se fue sin ni siquiera una explicación, ni un mensaje, nada.

En cuanto a mí, puedo decir que la muerte de Paola me ha dejado muchas enseñanzas, me ha enseñado que muchas veces nosotros mismos somos los que nos encerramos en cosas tan simples y tontas, cuando hay personas que sufren de verdad.

Paola se amaba, lo que no amaba era su vida ¿Pero cómo amar una vida como la que ella llevaba?

Con mis dedos froto el dije de crucifijo que cuelga en mi cuello. Ese mismo que me regalo aquel chico que ha aparecido en mis sueños, ese mismo que rompió mi corazón.

—Selene —Alex toma mi brazo y me sacude un poco para que pueda prestarle atención.

Alex va vestido con un vestido color blanco que se amolda a su cuerpo, tocones plateados y accesorios decoran su cuello, pómulos y muñeca. Sus parpados van maquillados con sombra suave y sus labios con un labial rojo mate. Su cabello cae por debajo de sus hombros en una lindas ondas y en sus ojos se ve un brillo único.

Sonrió —Vamos Alex, abre los sobres —lo animo con emoción.

Puedo ver como sus manos tiemblan. Deja uno de los sobres en mi cama y saca la hoja de papel que hay dentro de mi sobre.

Sus ojos se agigantan —¡Sí! —Grita, abrazándome con fuerza —¡Entraste, Selene! —da saltitos conmigo entre sus brazos, haciendo que yo también salte.

Rio sonoramente —ahora debes abrir el tuyo —le recuerdo, posando mis manos en sus antebrazos.

Veo que traga grueso —y...y si no...

—Vas a entrar —lo interrumpo, frotando mis manos por sus brazos.

Él asiente con su cabeza, llenándose de confianza.

—Voy a entrar —repite mis palabras con firmeza, aproximándose al sobre que falta por abrir.

Casi puedo escuchar los latidos del corazón de Alex, sus ojos admiran la hoja que tiene entre sus manos.

—Selene —masculla y de sus ojos escapan lagrimas —, entre.

Mis labios se arquean —te lo dije...

Antes de que pueda decir algo más sus brazos me rodean en un abrazo, escucho sus sollozos en mi oído.

—Gracias —murmura, llorando de felicidad.

Niego con mi cabeza, acunando su rostro entre mis manos.

—Tú te esforzaste por lograrlo, debes agradecerte a ti mismo.

Con el dorso de sus manos limpia las lágrimas —¡Mi maquillaje! —exclama —¡Arruine mi maquillaje! —Alex corre al baño para retocar su maquillaje ya arruinado y yo solo sonrió.

Alex y yo hace unos meces aplicamos la prueba de admisión para entrar a una de las universidades más reconocidas del estado y hoy llegaron nuestros resultado. Han sido resultados muy buenos, Alex y yo seguiremos unidos y amo, amo con mi alma que sea así.

Me quedo mirando a través de la ventana de mi habitación, hasta que mis ojos impactan la ventana de la habitación que antes ocupaba Brett. No he perdido la mania de mirar hacia allá, he pensado que algún día lo volveré a ver parado del otro lado. Que sus labios se curvaran hasta sonreírme con dulzura.

No sé cuánto tiempo me quedo con la mirada en el mismo sitio.

—¡Oye! —la voz de Alex es lo que hace que aparte mi mirada.

Veo su mirada cabizbaja y cuando su barbilla comienza a temblar sé que hablara de lo que he evadido durante todo el día.

—Alex...

—Paola, todas nuestras vidas planeamos ir a la universidad juntos —las lágrimas vuelve a apoderarse de él —y hoy...hoy ella no está con nosotros.



Monstrua Mayor

#289 en Novela romántica
#82 en Chick lit

En el texto hay: superacion, amor, adolescencia

Editado: 21.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar