Cero Flacas

Tamaño de fuente: - +

Prólogo

Pongo mis ojos en blancos.

—Selene, no me gusta que hagas eso —mi madre me regaña, mirando por el espejo del retrovisor del auto.

Me cruzo de brazo. Es común en mí estar cruzada de brazos ya que siento que estoy cubriendo mi enorme panza.

—Mamá entiéndeme. No quiero ir mañana a la nueva preparatoria, no quiero ir.

—Te encantara, ya tu padre ha hecho lo del papeleo para que mañana mismo comiences —replica.

Un escalofrió se hace presente por todo mi cuerpo, me d pavor los comienzos, no me gusta hacer nuevos amigos, bueno la verdad es que nunca he tenido amigos verdaderos; siempre me buscan por interés, soy una “niña con un coeficiente intelectual elevado” eso fue lo que dijo la voz chillona de la señorita Torrealba, era la Psicóloga de mi antigua escuela, ella siempre me elogiaba por ser como soy, pero la verdad yo nunca he estado muy orgullosa de mi misma, más bien me avergüenzo por cada cualidad que poseo.

— ¿Entonces es un hecho? —cuestiono.

Mi madre asiente con su cabeza.

—Sí, mañana comienzas a estudiar en la preparatoria «Nueva Generación»—lo dice maravillada, como si fuera un orgullo para ella que comience de nuevo, no sabiendo que para mí es una tortura.

Estoy molesta con mis padres porque no me comprenden, no entienden que me da pavor socializar y mucho más que otras personas sepan de mi existencia, siempre he sido “La gorda” “Pega pig” “La bola andante”, pero el sobrenombre que más me ha afectado es “La cerda”, odio con toda mi alma escuchar eso, me pongo muy mal cuando alguien me llama así.

Cuando el auto se detiene me quedo cruzada de brazos con mi cejo fruncido.

—Mamá, piensa…

—Ya la decisión está tomada —me interrumpe. Sus ojos marrones se clavan en los míos, acerca su rostro hasta el mío y deposita un dulce beso en mi mejilla. —Brillaras, Selene —me anima.

Sonrió cerradamente al escuchar sus palabras, ella es la persona que me alienta a que siga adelante sin importa nada, quisiera ser tan fuerte como ella.

Ambas nos bajamos del auto, la ayudo a bajar algunas bolsas del mercado y a acomodar cada cosa en su lugar.

Hace aproximadamente dos semanas nos mudamos, la verdad me gusta mucho la nueva casa, es mucho más grande que la que teníamos anteriormente.

Estamos terminando de arreglar cuando sentimos la presencia de mi padre en la cocina.

—Mis chicas han regresado —habla, sus grandes ojos color grises viajan de mis madre a mí. Desde que supe que él engaño a mi madre me he alejado del él considerablemente, siento que no solo ha engañado a mi madre si no que me traiciono a mí.

Termino lo que estoy haciendo y sin decir nada salgo de la cocina. Me duele saber que mi madre siga con él después de una infidelidad, pero el argumento que me dio ella es que su amor hacia él es de verdad.

Subo al segundo piso de la casa donde se encuentra mi habitación , mientras subo las escaleras siento como toda mi grasa se mueve, odio sentirme tan grande.

Ya estando acostada en mi suave cama, reviso mis redes sociales, como es común no tengo ninguna notificación en ninguna de ellas, en ninguno de mis perfiles coloco fotos mías, no me gusta, siento que podrán hacer hasta memes con mis fotos. Apago la pantalla y dejo el teléfono a un lado.

Mi mente comienza a pensar en lo frustrante que será el día de mañana para mí. Para algunos volver a la preparatoria es el mejor refugio para sentirse bien y cool con sus amigos, pero para mí es todo lo contrario y más si voy a hacer loa nueva. Sé que me dará un ataque de pánico o algo así, comenzaré a sudar con desesperación y mis labios temblaran como siempre lo hacen cuando estoy nerviosa.

¡Ay! No, no quiero asistir.

Dejo escapar un suspiro y me incorporo en mi cama, estiro mi mano hacia la mesita de noche que hay a un lado de mi cama y tomo el libro de mitología griega que estoy leyendo. Me encanta la mitología griega y sus misterios, mi nombre es el de una diosa de esta mitología, seguro por eso me gusta tanto.

Hoy toca leer sobre Hades, dios del inframundo y los muertos, comienzo con la lectura pero a los pocos segundos comienzo a sentir mis parpados pesados, mis ojos se comienzan a cerrar solos. En los últimos días no he podido dormir bien por el ajetreo de la mudanza, decido dejar el libro y sin más me dejo caer en un sueño profundo.

Nota de la autora:

NUEVAAA HISTORIAAAA, Monstruas Menores.

¿Qué les pareció lo que leyeron? ¿Les gusto?

¿Desean que suba el primer cap hoy o mañana? Comenten que desean.

Sé despide la Monstrua Mayor.



Monstrua Mayor

Editado: 23.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar