Charlie

Tamaño de fuente: - +

Un trabajo poco glamoroso

—¿No vas a ir a trabajar hoy?  

En aquel entonces yo vivía con un chico. Teníamos "supuestamente" una relación sería y estable, o eso era lo que yo deseaba, pero en la realidad distaba mucho de serlo.

—Sí, pero voy más tarde. Anoche tuvimos que hacer varios interrogatorios en varios sitios nocturnos de la ciudad. Creo que llegué a las cinco...

—Yo ni te sentí llegar. ¿Vas a comer algo?

—Si, por favor. Iré a asearme.

Yo amaba a "Matty". Era un lindo muchacho de diecinueve años, de buena familia, estudiaba primer año de derecho en la universidad. Lo conocí en una disco de ambiente muy popular de la ciudad, fue como un "flechazo" esa noche cuando lo vi en la pista bailar; era muy lindo: Cabello castaño muy liso que solía caer de lado sobre su cara, tenía bellos ojos azules y una boca realmente provocativa. Yo no lo pensé dos veces y le "caí". Bailamos, luego nos fuimos a la barra...y tres rondas de tragos después, lo convencí y salimos de la disco rumbo a mi departamento donde tuvimos acción hasta el amanecer.

Quedamos de salir un par de noches más y así fue. Luego le invité un día a pasear por la ciudad, luego tuvimos varias cenas románticas. Un día me contó que tenía problemas con sus padres, que lo tenían cansado porque constantemente criticaban su "estilo de vida homosexual", y él ya no quería seguir viviendo con ellos. Para ese entonces estaba lo suficientemente enamorado como para pedirle que se mudara conmigo, ¡uno de esos errores de los que ruego te arrepientes enormemente!

¡Obviamente todo cambió! Las primeras semanas éramos casi la "pareja perfecta", yo no podía ser más feliz con mi chico a mi lado. Pero empezaron los roces, las discusiones, y luego el distanciamiento. Mi carrera me exige demasiado, me consume. Era muy difícil tratar de manejar mis horarios, mi cansancio y no descuidar a Matty. Trataba de compensarlo en mis días libres, pero él parecía siempre molesto; hasta que luego comencé a notarlo "fastidiado", eso sólo presagiaba el principio del fin.

—Tu ropa a licor... ¿Seguro andabas "interrogando sospechosos", Johnny?

—Matty, estuve en no sé cuántos bares anoche. También bebí un par de copas.

—¿Estando de servicio?

—No uso uniforme, ando de civil, lo sabes. Puedo tomarme al menos un par de cervezas, y de hecho lo hice. ¿Por qué me estás riñendo por eso? ¿Estás insinuando que andaba de juerga o algo así? ¡Estoy trabajando, Matty!

—¡Bien! ¡Olvídalo! Iré a servirte el desayuno.

Le vi dirigirse a la cocina en silencio. No quería tratarle de esa forma, me sentí terrible en ese momento por haberle gritado; pero llevaba varias noches sin dormir bien, el caso parecía que se nos iba de las manos y yo me sentía muy frustrado y estresado en ese entonces. Luego que salí del baño y me vestí fui a la cocina con otra actitud: Le sorprendí mientras estaba de pie frente al refrigerador y le abracé. Le di un beso tierno en la mejilla y comencé a hablarle al oído.

—¡Perdóname! No quise gritarte. Las cosas no van bien con el caso, he trabajado muchas horas sin descanso y mis nervios están algo alterados. Te prometo que este fin de semana lo tomaré, y voy a compensarte por todas estas noches que has dormido solo.

—¿Ah sí? ¡No prometas nada que realmente no quieres cumplir! 

Y diciendo esto me echó a un lado con desprecio. De más está decir que ni siquiera me bebí el café, sólo tomé mi sacó que estaba sobre una silla y salí del departamento.

***

—¿Entonces no tienen nada?

—No, Capitán. Sólo hemos dado vueltas en círculos. Parece que nadie sabe nada del chico. Creemos que no era un criminal ni estaba metido en problemas.

Nuestro jefe nos miraba con molestia, y tenía razón para estarlo: Quería que este extraño crimen se resolviera lo más rápido posible y que no se "colara" a los Medios de su existencia. Pero pese a lo que él quería, este caso parecía retrasarse y ponerse mucho más turbio de lo que pensábamos.

—¡Par de idiotas! ¿En serio me van hacer perder más el tiempo en sus "suposiciones"? Setenta y dos horas perdidas en algo que debería ser rutinario. ¡Es un maldito asesinato más! ¡Resuélvanlo cuánto antes! Identifiquen al puto cadáver y allí descubrirán a su asesino...

—Ayudaría más que el "cadáver" estuviera completo, ¿No le parece?

Sí, responderle al jefe cuando estaba furioso fue algo muy estúpido de mi parte, pero en ese tiempo "estúpido" era mi segundo nombre...

—¿Dijiste algo? ¿Me respondiste? ¿En serio? ¡Metete la lengua en el culo, Cooper! ¡¡¡O te voy arrancar la cabeza y te la meteré completa en tu trasero!!! ¿¿¿Me oíste???



Luzbel Guerrero

#151 en Detective
#87 en Novela negra

En el texto hay: lgbt, investigacion criminal

Editado: 03.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar