Ciudad Natal

Tamaño de fuente: - +

Capítulo -15-

POV Amber

— Amber, puedes venir y peinarme, por favor?.-Mi hermana me llamó desde su habitación. Después de darme una última mirada a mí misma, me fui a su habitación y entre en ella-.

Era como si una bomba hubiera explotado pintura rosa por doquier, donde quiera que viera había algo de color rosa. Diablos! Todo aquí era rosa. No pude detectar otro color, a excepción del arco iris de los vestidos para sus muñecas. Su cama tenía cuatro postes de madera, cada uno con una hermosa cortina, rosa colgando en ellos. Era como una cama de princesa. Luego, en sus paredes de color rosa que tenía carteles de diferentes princesas, y cuadros de flores y en su plataforma de DVD que no había nada, solo las películas de Disney.

Ella estaba haciendo maniobras alrededor, girando y girando, traía un vestido de color rosa, su pelo estaba volando por todas partes. Se veía tan feliz.

— Wow, no me di cuenta la cantidad de cosas de color rosa y princesas que hay en tu habitación.- me reí dando una última mirada viendo si podría haber algo más-.

— ¡Mira!.-Señaló un enorme cartel de Rapunzel junto a su cama-.Mamá me lo compró ayer. ¿Recuerdas cuando Alex nos llevó al cine y vimos rapunzel?.-Ella parecía muy emocionada-.

— Sí, lo recuerdo.-Sonreí al momento en que nos llamó princesas-.

— Wow, Amber! Te ves como una princesa esta noche.-Corrió hacia mí y abrazó a mi cintura. Ella era tan dulce, yo sólo quería llorar-.

— Gracias, tú no te quedas atrás!.-Sonreí-.Vamos peinarte.-Me guió a su cama mientras sacaba el cepillo y un par de ligas para el cabello de sus cajones de la mesita de luz-.

Su cabello era lacio y permitía que el cepillo se deslizara a través de ella con facilidad. Tuve un poco de envidia de su cabello, era tan hermoso. La peinaba mientras ella jugaba con su muñeca, le hice una trenza que caía sobre su hombro. Luego baje las escaleras con mis tacones altos, concentrándome en no caer o tropezar.

— Te ves hermosa.-Comentó mi madre cuando llegué al final de las escaleras. Le sonreí con agradecimiento. Ya era hora de irnos. Toda la fiesta comenzó a las cuatro, los niños tenían que irse a casa a las siete, pero los mayores de esa edad, ex-miembros de la clase de baile se les permitía quedarse hasta las once-.

No estaba planeando en permanecer tanto tiempo, no valía la pena y es probable que ni siquiera fuera a ser tan buena la fiesta.

-Nos encontraremos allí,-J xx

Jordán me envió un mensaje en ese momento. Yo lo había invitado al final, olvidando de que me había gritado ayer por la noche. Todo había sido perdonado. 

Mi madre me dejó a mí y a mi hermana en la escuela de danza, que se había transformado en una sala de fiestas. El exterior estaba decorado con globos de colores diferentes y una enorme pancarta que decía: DANZA INSPIRACIONES reunión de la clase.

— Voy a estar aquí para recoger a Ann a las siete, Amber

— Yo me iré sola a casa.-Sonreí cortés mente a ella-

— Está bien. Que se diviertan, y tengan cuidado.-Nos dijo adiós antes de volver a nuestra casa. Mi hermana suspiró mientras se detenía en la puerta-.

— Tenemos un concurso de baile muy pronto, ¿vienes?

— ¡Por supuesto!.-Yo la abrasé antes de que corriera ella hacia sus amigos dejándome sola. Miré alrededor de la enorme sala, que tenía un piso enorme, el piso brillaba, había mesas y sillas por todas partes con manteles blancos que cubrían las mesas. Había platos con frutas y dulces en otros-.

Jordán estaba sentado en una de las mesas con mi antigua compañera de baile, Grace. Llevaba un vestido precioso color crema era estilo griego. Que combinaban muy bien con sus tacones de color crema. Jordán y ella se pusieron de pie mientras yo caminaba hacia ellos.

Jordán me abrazo.

— Te ves hermosa.-Susurró en mi oído-.

— Gracias.-Sonreí, luego abrace a Grace-.

— Tu vestido es tan hermoso!.-Le dije a ella separándome para verlo-.

— Así que es tuyo.-Sonrió y volvió a sentarse. Jordán fue a comprarnos bebidas y me dejó sola con Grace. Jugaba con el borde del mantel cuando Grace comenzó a hacer conversación.

— ¿Cómo estás, Amber? He oído lo que pasó.

— Lo extraño, eso es todo.-Me encogí de hombros tratando de hacer parecer que no era gran cosa, pero en realidad era-.

— No puedo soportar la idea de lo que estás pasando ahora.

— No te molestes.-Me reí sin humor-.

La música aturdía mis oídos, parecía que todo estaba vibrando mientras veía el baile de mi hermana en la pista de baile con sus amigos, ella estaba tratando de hacerlos bailar como ella. Ella era muy mandona, siempre haciendo que cada uno hiciera lo que ella quería. Empecé a reír, pero me detuve cuando Jordán colocó las bebidas sobre la mesa. Llevaba pantalones oscuros y una camiseta blanca, supuse que quería ser casual o algo así.



Yormari Mendoza

#3179 en Thriller
#1788 en Misterio
#1414 en Suspenso

En el texto hay: amor, asesinatos y acción, celos y drama

Editado: 27.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar