Ciudad Natal

Tamaño de fuente: - +

Capítulo -28-

POV Alex

—¡No!.-Grité, lanzándome hacia Jake. Por alguna razón, me sentí más fuerte que nunca, no tenía que tener mucha concentración para mover las cosas ahora, era como si todas mis fuerzas se habían acumulado durante este momento. Para proteger a Amber. Mis manos tocaron el pecho de Jake y lo empuje lejos de Jordán-.

Jennie gritó y corrió hacia él, aunque él no podía verla todavía trató de ayudarlo.
Mi respiración era pesada, mis sentidos estaban alerta, todo a mí alrededor parecía girar, sin embargo. Todavía no captaba que Jake, mi mejor amigo me había matado. Solo porque él pensaba que Amber y yo estábamos juntos.

Sentí un dolor en el estómago, sentía como si fuera a estar enfermo, pero eso no podría suceder, yo era un fantasma. Los fantasmas no pueden estar enfermos.

— Jordan!.-Gritó Amber, sin notar el hecho de que Jake acababa de caer de espaldas sin ninguna razón en absoluto-.

Ella se puso de pie y corrió hacia él. Jake trató de levantarse otra vez, pero yo lo empujé hacia abajo, asegurándome de que no lo hiciera otra vez. Parecía confundido y asustado, probablemente preguntándose por qué él no podía levantarse, ¿Por qué algo que lo mantenía abajo? ¿Que podría haber? Hizo un gesto con sus brazos delante de él como si estuviera espantando una mosca, tratando de alejarme. Si tan sólo él supiera que yo todavía estaba aquí. Eso lo sabía.

Levanté la cabeza para encontrar a Marie arrodillada al lado del otro cuerpo en el suelo, que me resultaba familiar. Marie debe de haberlo conocido porque su cara estaba en sus manos pequeñas, pálidas y estaba llorando. Marie nunca lloraba.

— ¿Qué hacemos?.-Gritó Jennie-.

— Yo no... No lo sé.-Tartamudeaba, mirando alrededor, tratando de mantener a Jake hacia abajo y pensando en un plan. Amber no iba a dejar a Jordán con Jake para decirle a la policía, pero si se quedaban aquí los dos podrían morir-.

POV Amber

Ignore el hecho de que Jake estaba en el suelo y corrí hacia Jordán, gritando su nombre. Casi caí cuando llegue, agarrando su cuerpo y tirándolo hacia mí y agarrándole la cara con mis manos. El trató de alejarse.

— Vete.-Dijo con voz ronca-. Corre.-Negué con la cabeza, tratando de contener las lágrimas. 
-No, yo me quedare aquí-.

Su rostro estaba pálido ahora, tenía los labios sin color y sus ojos casi cerrados. Quite su mano suavemente de donde estaba el cuchillo, y vi el mango del cuchillo colgando de su estómago colgando, había sangre por todas partes.

— Te tienes que ir.-Susurró, mirando ligeramente hacia mí-.

— No te voy a dejar. Lloré-.No puedo dejarte morir.

— Pero.

Lo callé y traté de obtener una mejor vista de su herida cuando él inclinó su cabeza en mi hombro.
Sentía náuseas cuando levante su camisa con cuidado y vi la sangre que salía de su estómago.
Mantén la calma, me dije a mi misma, mantén la calma, Dios santo. La mano ensangrentada de Jordán me tocó la mejilla con suavidad, obligándome a mirarlo y evitar su estómago.

— Te amo.-Sonrió a través del dolor-.

Me atraganté con un sollozo, colocando mí mano en la mejilla de él, era un poco de shock para mí, pero yo sabía lo que era mi respuesta.

— También te amo.

— Él te ama, tú lo amas, bla bla bla.-No sé en qué momento Jake se había levantado. Antes de que pudiera dar la vuelta, él ya se había inclinado hacia abajo y sacó el cuchillo del estómago de Jordán se retorció en mi rodilla de dolor, pude ver las lágrimas en sus ojos-.Esto es mío, gracias.

Trate desesperada mente de cubrir el agujero con la mano mientras la sangre comenzó a brotar. Pero Jake me jaló de nuevo por mi cabello, arrastrándome a lo largo de la hierba húmeda, cada vez más cerca al cuerpo de Steven por las vías del tren.

Sentía como si mi cabello iba a ser arrancado de mi cabeza mientras jalaba. Le di una patada y grite desesperada mente queriendo volver a Jordán, pero yo sabía que tenía que hacer algo al respecto con Jake.

— Somos tus amigos!.-Gritaba yo, luchando, tratando de alejarme de Jake que sostenía el cuchillo en la mano-.

— Nunca fueron mis amigos!

— Siempre lo fuimos!.-Lloré. Él negó con la cabeza-.

— ¡Basta! Deja de tratar de hacer que no te mate.

— Pero te amo!.-Apreté los dientes después de decirlo, sabiendo que no era verdad. En realidad lo odiaba, él mató a mi mejor amigo-.

— Tu amas a Jordán!.-Gritó, caminando hacia mí. Caminé hacia atrás y sentí que mis zapatos tocaban la vía férrea. Fue entonces cuando tuve una idea-.

Volví sobre las vías oxidadas, pude sentir su temblor, había un tren que venía.



Yormari Mendoza

#3136 en Thriller
#1772 en Misterio
#1393 en Suspenso

En el texto hay: amor, asesinatos y acción, celos y drama

Editado: 27.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar