como amigos No

Tamaño de fuente: - +

ash, 14

Al ver la moto de Andrés allí parada me dio mucha alegría no he sabido nada de él en todo el día de hoy y de verdad lo extraño demasiado, apresure el paso y entre en la casa con una gran sonrisa en el rostro subo las escaleras corriendo para ver a yordan y darle lo que traje y por supuesto también que para ver a Andrés.

Abro la puerta del cuarto y esta yordan acostada en la cama con una caja de paños de papel para limpiarse, repaso la vista por toda la habitación pero Andrés no estaba así que me dio curiosidad saber dónde se encontraba porque su moto estaba a fuera y decido por preguntar dónde está pero primero saludo a yordan.

-hola mi yordi, como te sientes. – espero por su respuesta y se lo que va a decir cuando se coloca la mano en la frente.

-siento que me queda muy poco tiempo de vida. – yo rio de su drama, pero en ella es muy normal así que estoy acostumbrada.

-pues para tu suerte te traje la solución a tu muerte – saco el chocolate de ella y se lo entrego, después de entregado decido preguntarle por Andrés. – donde esta Andrés.

-atrás de ti. – y escucho su voz, de inmediato se formó en mi rostro una sonrisa.

Me giro lentamente y al voltear veo a Andrés con un enorme oso de peluche que tiene un corazón en la mano, no es muy grande cálculo que mide casi un metro es blanco y se ve demasiado esponjoso no tengo palabras y estoy parada inmóvil en el mismo lugar.

-ash, - hace una pausa y después continua. – sé que estamos intentando y aun no lo hemos formalizado y es algo tarde pero quería hacer las cosas bien contigo, así que, quieres ser mi novia.

No tengo palabras estoy es muy romántico y me encanta que sea así de detallista, me lanzo sobre su cuello y lo beso por todo su hermoso rostro el rodeo mi cintura con sus grande y fuertes brazos me aprieta fuerte a su pecho y dice.

-eso es un si? – me separo de él y lo miro a los ojos.

-eso es un rotundo y absoluto sí. – el me carga y gira sobre sus pies.

Me olvide de todo por unos minutos incluso de mi amiga enferma tirada en la cama observando todo con cara de emoción y de medio moribunda algo así como una persona cumpliendo sus sueños justo en su lecho de muerte. Todo en la cara de mi mejor amiga gritaba DRAMA, eso era muy normal en ella, me baja y me coloca en el suelo yordan sonríe y dice.

-SORPRESA – ahora me estoy dando dé cuenta de que utilizaron la oportuna gripe de mi amiga para planear todo, pero estoy feliz porque me ha encantado la sorpresa y el hermoso muñeco de peluche, Andrés me lo entrega y yo le doy la bolsa que tenía en mis manos con lo que compre para yordan y para mí pero antes saco mi chocolate.

-qué bello ustedes de verdad. – mientras hablo hacia ambos mirando hacia mi mejor amiga Andrés me abraza por la espalda.

-vamos a hacer algo. – dice yordan con voz congestionada.

-tu a la cama, - la señala Andrés con el dedo- y a descansar mientras yo voy a prepararte una sopa. – yordan arruga la cara y se perfectamente, y es que odia la sopa. – no quiero peros, las dos me esperan aquí.

Yo le doy una sonrisa y el me guiña un ojo y sale de la habitación me quedo a solas con yordan y me recuesto a su lado y nos comemos los chocolates mientras esperamos a que Andrés haga su dichosa sopa. Terminamos de comernos los chocolates y yordan se acurruca a mi lado y comienzo a acariciar su cabello suavemente hasta que se queda dormida a mi lado, continuo con las caricias, al rato subió Andrés con una bandeja con sopa y jugo del que traje para yordan.

-se quedó dormida. – le digo mientras la sigo acariciando su suave cabello rubio.

-despiértala para que coma, tengo desde temprano aquí y no ha comido solo un vaso de jugo que Sara le dio antes de ir a la pastelería a trabajar – dice serio. – y eso fue como a las 9:00 de la mañana.

-yordi – la muevo intentando despertarla – yordan – levanto un poco la voz.

-que sucede. – se restriega los ojos y se sienta.

-es para que te tomes la sopa – Andrés le coloca la bandeja en el regazo y ella comienza a comer a regaña dientes, Andrés se sienta en la parte de los pies de la cama y yo me siento al lado de yordan mientras esperamos a que se tome la sopa. – cuando termines te recuestas de nuevo. – ella solo asiente con la cabeza y siguió comiendo.

Yordan termino de tomarse toda la sopa y se volvió a recostar en la cama para seguir descansando, yo agarre la bandeja y me levante y me dirijo hacia la cocina y Andrés sale del cuarto de tras de mí, bajamos y entramos a la cocina y comienzo a lavar los platos, Andrés me abraza por la espalda y comienza a repartir besos húmedos por mi cuello.

-ya basta Andrés, compórtate – le reclamo por que no es ni el momento, ni el lugar.

-pero porque no me dejas quererte – me gira y me besa en los labios muy apasionada mente y me dejo llevar por el exigente beso que me dio.

Y que me castiguen si no lo estoy disfrutando, tomo el control del beso y lo tomo por el cuello de su camisa y voy empujando sin soltar sus labios, el camino de espaldas hasta la sala, suelto sus labios y lo empujo sobre el mueble y cae sentado, me siento a horcajadas sobre él. Lo tomo por el rostro, el coloca sus grandes manos sobre mi cintura las baja un poco y aprieta mi trasero y eso me hace soltar un gemido de placer, él sonríe sobre mis labios y continua su recorrido sobre mi cuerpo, sube sus manos por mi espalda debajo de mi blusa y acaricia toda mi piel pasa su mano derecha hacia delante sin sacarla de bajo de mi blusa y aprieta mi pecho sobre la tela del sujetador, yo voy recorriendo con mi boca y mi lengua desde su barba, la oreja y el cuello. El me pregunta.



leydymaterano

Editado: 27.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar