Con Amor, Para Ti

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO UNO

«La vida va a miles de direcciones pero, nunca es lo que aveces se cree. »

《《《*♡♡♡*》》》

¿¡Por que demonios el reloj no quiere avanzar!?...

Sentada a mitad de clase, no puedo dejar de tener el tic extraño con mi cabello debido a mis nervios; solo de pensar en lo que me depara esta tarde, que marcara el inicio de arruinar todo mi ultimo año de instituto, me tiene intranquila.

Había pasado ya un año desde aquella tarde que Elliot—mi hermano—y yo habíamos decidido jugar con nuestras suertes.

Puede que, si en ese momento hubiese sabido lo mal que iba terminar toda esta apuesta que habíamos ingeniado y convertido en una trampa para nosotros mismos, me hubiese negado, y no habría ocurrido.

Todo lo que quería para mi último año era seguir llevando mi vida semi-normal a mi manera.

Un año en el que perdí. 

Un año para sobrevivir

Un día para arruinar mi vida.

"Vaya mierda" pienso frustrada,  para luego levantar la vista al oír literalmente cuando todos los que están a mi alrededor cogen aire de modo audible y contienen la respiración; me encuentro con varios pares de ojos viendo a mi dirección, pero los intimidantes ojos encolerizado de la Señora Claire mientras asimilan lo que acabo de increpar, me hacen tragar saliva audiblemente.

¿¡Lo dije en voz alta!?

Volteo a ver detrás mío como una estúpida, suponiendo buscar lo que todos ven, con el fin de ganar tiempo a cranear un buen pretexto, pero no se me ocurre nada en ese tiempo, es mas ¿podría tener un buen pretexto mi triste historia?.

Un carraspeo, me vuelve afrente muy lentamente.

—Si el curso no llega a satisfacerle, Señorita Brestor, le recuerdo que aun esta a tiempo de unirse a otra clase—dijo con toda la calma que le fue posible, Ella es muy conocida por perder los estribos.

—Se que no tengo disculpa, pero no volverá a pasar.

—Por su bien espero que así sea.

Asiento, mientras el resto de alumnos comparten miradas furtivas y una que otra burlona.

—La Rubiecita, no quiere problemas—susurran a mis espaldas y se oyen pequeñas risitas; me revuelvo inquieta en mi asiento pero no me vuelvo al dueño de esa perturbarte voz, es mas la bloqueo por completo. 

—Bien, continuemos —aplaude la Señora Claire para llamar la atención— Si nos colocamos en la pagina 16 del libro, entenderemos mejor como la alusión fue uno de los recursos estilísticos más utilizados por Góngora...

Suspiro.

«Vamos concéntrate es tu clase favorita. Ahora aquí, Problemas después»

Empeñada mente la mía que aún no me dejara asimilar cómo es que de ahora en adelante iba a tener que formar parte del club de animadoras.

《《《《*♡♡♡*》》》》

Los pasillos del instituto se encentran concurridos de estudiantes que revolvían, guardaban y sustraían cosas y útiles en sus casilleros, mientras que otros se despedían o simplemente caminaban a la salida; Listos para irse a Casa.

Era la primera semana desde que habíamos iniciamos clases, pero ya observaba a varios alumnos con cara de querer salir cuanto antes de las instalaciones y estar lo mas retirado posible de un aula de clases; bueno, no los culpo, yo también tengo razones para querer salir de aquí cuanto antes.

Durante la ultima media hora del ultimo curso se me hizo fatal, sentía la ansiedad y nerviosismo o quizá una combinación de ambas en mi sistema que llego a recluirme dentro de mi propia mente, lo que sentía no era para nada agradable, estaba desconectada de lo que me rodeaba y vaya que lo note cuando la campana sonó.

Ni siquiera se que fue lo que nos explicaron o enseñaron en clases en todo este tiempo. 

Mi imaginación va mas halla de lo normal y precisamente eso fue lo que me mantuvo entreteniendo, creando miles y miles de escenas de lo que hoy me podría suceder en el gimnasio; Solo ruego que no sea nada de alguna de esas escenas malas y termine en una camilla de hospital fracturada.

Mi intuición me quiere convencer que todo saldrá bien pero, mi inseguridad aun no lo quiere aceptar y eso provoca que en si no sepa que va a ser de mi, si de todas esa chicas que también adicionarán (y no quiero sonar mala) algo le tiene que pasar a alguna de las involucradas esta tarde, le ruego al cielo que no sea yo.

Mientras sigo caminando por los pasillos la vista la llevo fija en mis zapatos, aunque logro escuchar los murmullos de mis mejores amigas, relacionados con tarea y profesores desconsiderados; no me uno a su conversación, porque mi intensión esta lejos de crear charla con ellas.

Mejor aun, intento un repaso mental de los pocos movimientos básicos que logre encontrar por YouTube, no había mucho material a decir verdad, solo coreografías ya hechas y a falta de información, mire todo lo que se podría consideran como una ayudita, para saber al menos de que me estarían hablando o que van a pedirme que haga, pero estoy tan asustada y en blanco que en este momento ni siquiera se que es YouTube ¡agh!, mis manos están sudando frio y es un asco, trato de secarlas cuando hago y deshago nudos en la manga del suéter que llevo colgando en mi ante brazo.

Me pregunto cuantas personas estarán observándome, muchos sino en su mayoría no me conocen realmente, sin embargo piensan que lo hacen con el solo hecho de saber que una de las parejas mas importante en el ámbito financiero y inmobiliario son... mis padres.



Bianca

#9386 en Novela romántica
#3263 en Joven Adulto

En el texto hay: novelajuvenil, apuesta, futbolamericano

Editado: 16.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar