Con tan solo un roce.

Tamaño de fuente: - +

16

Las miradas furtivas que ingeniosamente me lanzabas en la cafetería... eran, no tengo palabras para explicar el revoltijo que floreció en mi pecho, como una llama que se mantiene encendida para siempre.

Me volviste a dar aquellas mínimas esperanzas de las cuales me aferraba con furia.

¿Por qué? 



nani_58581

#885 en Novela romántica
#324 en Otros
#75 en Relatos cortos

En el texto hay: amor decepcion dolor juvenil

Editado: 09.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar