Condenado por el deseo

Tamaño de fuente: - +

6

----EVAN-----

Cuando veo a Natalia quiero correr a su lado y seguirla a donde quiera que va. Acercarla a mí, aspirar su olor, disfrutar de su compañía. No alejarme jamás.

Cuando veo a Emily quiero correr lejos de ella, esconderme, deseo que se aleje, en estas últimas semanas ha estado más insoportable que nunca, verla es como ver al diablo en persona, es desagradable y en cierto sentido te hace temer, nunca puedes estar seguro de sus intenciones y siempre debes cuidarte de sus comentarios.

Últimamente había sentido que me observaban pero hasta hace unos días tuve la certeza de que era así, Emily siempre me tiene en la mira, no importa donde este o con quien, siempre lo sabe, antes su compañía podía soportarla pero ahora no hay nada que odie más que tenerle cerca, y menos ahora que está un poco distanciada de Danie y Nat.

-¿Han escuchado lo que se dice en los pasillos?- parece más una afirmación que una pregunta pero aun así Erwin le responde que depende que sea, y ella se lo cuenta.

-Se dice que Nat no es más que una vulgar prostituta que va tras una venganza, ¿adivinen a que se debe su cambio?-

-Dínoslo- replica Tom

-En el verano se sometió a varias operaciones, liposucción, senos, y por supuesto reconstrucción facial.- de verdad que esta como cabra.

No quiero seguir oyendo los chisme inventados por ella misma, siempre busca una manera de humillar a Nat, además solo mirarla me recuerda lo que fui capaz de hacer para ocultar que encendí el control de estudios el año pasado, odio que ella lo supiera, me chantajeo y solo contaba con dos opciones, ir ante el decano y ser expulsado, y con ello que mi madre sufriera un poco más, como si no tuviera suficiente con que aunque se hubiera divorciado de mi padre aún tenía que soportar que él nos hiciera visitas ocasionales con cualquiera de sus amantes de turno. Y la otra opción, bueno más que una opción era una imposición, debía enamorar a Natalia a quien Emily consideraba menos que un animal, acostarme con ella y grabar ese encuentro, ella me dijo que sería fácil, pues según ella Natalia ya estaba enamorada de mí, pero esa no fue la impresión que tuve yo.

Supuse que sería un objetivo fácil, pero no fue así, enamorar a Nat me costó muchísimo, a veces ni siquiera reparaba en mí, pero con esfuerzo me hice notar, llame su atención de muchas maneras, le hacía chistes, me hice su compañero en algunas de sus clases, hablamos de libros, música, arquitectura, pintura, ella podía mantener ese tipo de conversaciones y eso me agradaba, solo con ella podía hacer algo así, a los dos nos apasiona el arte, aunque a la hora de gustos en cuanto a expositores distamos en estar de acuerdo, pues ella es más del movimiento del romanticismo y yo más del realismo, sonrío, extraño discutir con ella sobre arte.

Cuando tuve su atención me sentí feliz por ello, pero no necesitaba decirlo, no alguien más que no fuera ella, intente dejar lo que Emily me pidió de lado pero cada día se volvió más cruel, así que no pude más que seguir adelante mientras oía los rumores de pasillo en los cuales decían que ella me había dado una pócima para que me enamorara a ella, !que idiotas!, es verdad que Natalia usaba ropa un poco pasada de moda y súper anchas, tan anchas que no podías distinguir su figura, pocas veces arreglaba su cabello como lo hace ahora y nunca se maquillaba, pero si la mirabas bien sabias que era bonita, no hermosa debido a su descuido pero si bonita. Todos le gritaban esperpento o gorda pero ella nunca fue ninguna de las dos, lo sé porque me gustaba tenerla en mis brazos, y era obvio que era súper delgada pero eso no lo sabían los demás, y cuando Emily quiso obligarme a darle el video esa fue la excusa que use para no acostarme con ella, dije que era una gorda asquerosa y que por ello jamás me acostaría con ella, y eso fue suficiente para Emily, o al menos eso creí hasta que aquel día en el salón de conferencias apareció un video de una gorda de al menos trecientos kilos con el rostro de Nat y de un hombre con mi rostro teniendo relaciones, mientras se oían guarridos. Yo no quería que ella pasara por ello, por eso nunca quise que estuviéramos juntos, me parecía demasiado, ya estaba jugando con ella, no quería que sufriera además por acostarse conmigo, aun cuando una pequeña parte de mi egoísmo de me decía que eso no debía importarme. Pero lo hacía. Al final del video se oía mi voz y reconocí en el mis palabras.

"Estas loca? o es que nunca la has visto; me da asco, jamás me acostaría con ella es una gorda asquerosa" camino lejos de allí, recordando la mirada que recibí de Nat en el momento en el que salía con la poca dignidad que le quedaba después de todo lo que vio, y de lo que le gritaban, nunca olvidare esa mirada, a veces tengo malos sueños con ello, lamento no haberme disculpado, pero no sé cómo.

-Hola guapo- me da un beso rápido en mis labios, me alejo- ¿mm a dónde vas?

"lejos donde los recuerdos no puedan alcanzarme" ella me sigue.

-Natalia quiere venganza- dice con rabia, pero yo no le creo.

-Si yo fuera ella, también la querría, pero no te preocupes, te ocupaste de ocultar tu rastro.



dugahail

#12384 en Novela romántica

En el texto hay: humor, novelajuvenil

Editado: 17.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar