Conexión Con El Asesino

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 7.

Despertó y ya había amanecido, el sueño duró más de lo normal, estaba alterada, había logrado descubrir muchas cosas, se fue a su computadora y buscó la marca que vio en el anuncio.

-Ana cariño!- su madre entró y la abrazó muy fuerte, estaba pálida.

No entendía qué estaba pasando, su padre también estaba allí y había tres personas más.

-Qué pasa mamá?- algo iba mal, eso era más que evidente.

-Ana estos señores son detectives de la policía y necesitan hablar contigo.- su padre los hizo pasar.

-Pero qué pasa?-

-Ana, Lily está desaparecida desde ayer por la tarde y necesitamos que nos digas si sabes algo de ella.- el policía la miró.

No era cierto, no podía estar sucediendo, apenas habían pasado dos días desde su primer sueño con Lily!- pensó desesperada y al borde de las lágrimas.

-No sé nada...la última vez que la vi fue en la escuela.- estaba desconcertada, todos la miraron y dudó si contar lo que sabía por su sueño o si hacer caso a Clarissa y esperar, pero Lily no tendría mucho tiempo.

Cuando abrió la boca para hablar, sonó el teléfono por lo que decidió callar por el momento.

-Ana es para ti.- su madre le tendió la bocina.

-Hola?- contestó con voz temblorosa.

-Ana, soy Clarissa, no hables no les digas nada, ya estoy de regreso.- cómo supo que estaba a punto de contar todo?

-Está bien.- colgó y las miradas volvieron a estar fijas sobre ella.

Uno de los detectives la veía con sospecha e insistencia; para todos Lily se había fugado de casa, pero ella sabía que no era así y tenía que hacer algo cuanto antes.

Volvió a saltarse las clases y fue directo a la tienda con Clarissa.

-La he visto, pensé que era solo un sueño pero ahora sé que era real, estuve en esa casa con Lily, la tiene secuestrada y no sé cuánto tiempo le quede.- dijo con tono desesperado.

-Cálmate Ana; pudiste ver algo más de la casa, algo que nos indique dónde está?

Tomo papel y lápiz y comenzó a dibujar lo que había visto, el letrero, el camino y todo lo que pudo recordar.

-Reconoces algo, porque yo no.-le dijo tendiéndole los dibujos.

-La verdad no, pero podemos buscar en internet, debe haber algo que nos indique qué camino es.

-Estaba en esas cuando llegaron mis padres con la policía.- Ana se sentó frente a la computadora sobre el mostrador.

Probaron todas las combinaciones de palabras que se les ocurrían, pero toda la información que encontraban no encajaba con los recuerdos de Ana. De pronto una imagen llamó su atención, era el mismo letrero que había visto pero en la foto, se veía nuevo.

-Este es el letrero que vi en la carretera.- la página donde estaba alojada la foto no decía mucho sobre una dirección.

-Tengo una idea.- Clarissa buscó el nombre de la compañía dueña de la marca y tomó el teléfono –Veamos si en la empresa nos dan alguna información.

Los ojos de Ana estaban expectantes y llenos de esperanza, si podían ubicar el letrero, estaba segura que lograrían dar con la casa. Después de varios minutos colgó.

-Tengo una dirección.- le tendió un papel.

-Vayamos ahora con la policía, ellos nos pueden ayudar con esta dirección.- Ana se levantó de un salto, pero Clarissa la detuvo.

-No podemos hacerlo, ellos jamás nos creerían.- Ana la miró frustrada.

-Pero no podemos ir solas, eso es muy peligroso.

-No vas a ir tú, voy a ir yo.- Ana la miró sin comprender, estaba loca? Cómo iba a ir sola?

-Pero no puedes ir allá sola, tú lo has dicho ese hombre es muy peligroso. – Los nervios de Ana estaban al borde.

-Ya lo sé, pero hay algo que no te he dicho.- Clarissa se levantó, fue hasta una cómoda y sacó un sobre de una gaveta.

-Yo conozco a ese hombre.- la mente de Ana estaba tratando de procesar la información.

-Pero cómo…de dónde..?

-Fue hace algunos años, cuando vivía en otra ciudad; al igual que tú tengo un don y puedo ver cosas, cuando tenía casi tu edad me fue revelado y comencé a tener visiones del pasado y el futuro, una de esas visiones fueron los homicidios de cuatro jóvenes de la misma manera que los que has visto.

Ana estaba impactada, pero ahora todo empezaba a tomar sentido.

-Era él?.- preguntó conociendo la respuesta.

-Ahora estoy segura; el viaje que hice fue precisamente para confirmarlo.

-Y como lo hiciste, quién te lo dijo?

-Una de las víctimas.- sacó del sobre la foto de una joven que sonreía.

-Ella es Elissa, tenía 14 años cuando la asesinaron.- Ana tomó la foto en sus manos y al tocarla tuvo una fuerte impresión y una visión comenzó a abrirse paso en su mente.

Dos chicas corrían por un jardín riendo y jugando

-A que no me encuentras?.- canturreó mientras se escondía detrás de unos arbustos.

-Lista o no allá voy.- gritó la mayor de ellas.



Adara

#2973 en Thriller
#1298 en Suspenso
#895 en Paranormal

En el texto hay: homicidios, misterio y crimen, suspenso

Editado: 18.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar