Confetti Of Poison

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1 ~ Victorious

Un hombre vuela por los cielos hasta caer encima de unas cajas quebrándose al igual sus huesos.

Más de cinco hombres se acercaban a un hombre adulto quién estaba ocupado golpeando el rostro de uno de ellos. Otro intentó acercarse por detrás, pero el otro hombre fue más rápido. Tomó uno de sus brazos y lo dobló haciendo que se retorciera de dolor, tomó el cuchillo que iba a usar y lo lanzó contra la mano de los unos de los hombres que estaba a punto de dispararle.

— ¿Lebanon, necesitas ayuda? —Preguntó un hombro por su comunicador que traía en su oído.

—No, Grenada. Estoy bien.

Lebanon vio cómo el arma estaba a punto de caer al suelo y no dudó en tomarla en el aire. Apuntó al tragaluz que mostraba la oscura noche en el pequeño almacén donde se encontraba. Jaló el gatillo y una lluvia de cristal cayó encima de todos los hombres debajo de ella. Lebanon tomó el abrigo de uno de los hombres inconscientes y se rodeó con ella evitando que uno de los cristales se insertaran en su anatomía. El resto de los hombres bajó la mirada, unos se mantuvieron en silencio, otros liberaron una bocanada de aire.

Lebanon aprovechó el momento y noqueó a uno de los hombres que estaban cerca. Restaban cinco personas más.

A pesar de ser un hombre mayor, su agilidad era impresionante. Era difícil poder captar sus movimientos sin parpadear. Cómo sus nudillos gruesos golpeaban los rostros de las personas dejándolos inconscientes al tercer golpe. Era difícil creerse que él no era un Aberrante.

Se escuchó el romper de otra caja. Otro hombre había caído pero esta vez no era a causa de Lebanon, sin embargo, él no dejó de luchar contra uno de los hombres fornidos delante de él.

Los tres hombres se alejaron de él para lidiar con el sujeto que había dejado inconsciente a su compañero.

Ese chico era más joven. Parecía tener 19 o 20 años. En lugar de sólo usar sus puños, usaba una vara de hierro de casi su misma altura. Él chico era alto y sus movimientos eran casi igual de rápidos que Lebanon, exceptuando que Lebanon era más rápido.

Una vez que el hombre delante de Lebanon cayó al suelo inconsciente escudriñó al chico. La manera cómo se movía y saltaba de un lado a otro. Cómo su vara golpeaba la anatomía del resto aturdiéndolos y golpeando con su mano libre hasta que cayeran al suelo.

—Grenada, si necesitaba ayuda —el chico sonrió y golpeó un extremo de su fierro contra el suelo haciendo que ella se encogiera siendo del tamaño de su empuñadura.

—No, no la necesitaba —Lebanon lo rodeó y se acercó a la puerta de salida sin volver su mirada.

El chico sonrió y negaba con la cabeza mientras iba detrás de él.

La fábrica había sido un desastre con tantos cuerpos en el sueño y las cajas quebradas, sin contar con los pequeños trozos de vidrio en el suelo.

— ¿Sabes que me puedes pedir ayuda, verdad? —habló el chico sin parar de seguirlo.

—No necesito tu ayuda, Guyana, puedo hacerlo solo.

—¿Si puedes hacerlo sólo entonces para qué me pediste ser tu amigo fiel, por decirlo así?

—Te entrené para que pudieras reemplazarme en caso de que algo salga mal.

—Ooh, cierto —habló Guyana con un divertido ademán—, que le señor Lebanon no confía en los Aberrantes. De hecho, no confía en nadie.

—No cuándo el 98% de ellos se aprovechan de sus cualidades para aprovecharse de los débiles.

Una vez fuera ambos se acercaron a un auto negro parecido a un Lamborghini. Era el único auto que se encontraba estacionado y cerca de la puerta de entrada. Bajaron los peldaños y cerraron la puerta negra de metal.

—¿Sabes que eso es racismo? —Guyana pasaba sus manos por el barandal de metal.

Sus manos estaban cubiertas por un guante tanto para protegerlo del frío o cómo para prevenir que sus huellas dactilares se ahderieran a algo.

—Es seguridad —Lebanon quitó uno de sus guantes al rodear el auto y colocarse frente al asiento del conductor.

Colocó su mano en la puerta del auto y detectaron su identidad gracias a sus huellas. El auto se abrió, al igual que la puerta del pasajero.

—Eres increíble —dijo Guyana con sarcasmo.

Ambos se adentraron al auto y en el compartimento se reveló una pantalla táctil un mapa mostrando su ubicación.

—De acuerdo, otra pregunta —Guyana cruzó sus brazos—, ¿Si no confías en los Aberrantes por qué no trabajas con el gobierno y los cazas?

—Ellos solían tener armas nucleares —Lebanon comenzó a conducir a una gran velocidad alejándose del almacén y cruzando la autopista—, y ahora que arresten a algunos Aberrantes me hace pensar que los usan para su propio beneficio sin importar el daño colateral que provoquen. Es por eso que no confío en nadie.

—¿Y el porqué tengo una cámara mientras duermo?

—Exactamente.

La calles se encontraban desoladas. Nadie saldría a la penumbra de la noche con una ciudad tan peligrosa como Pestrom.



Rossiel M.L.

#8695 en Otros
#1036 en Acción
#1754 en Ciencia ficción

Editado: 24.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar