Confetti Of Poison

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 26 ~ Muse

Darrin sonrió y apretó el gatillo nuevamente. Otra bala salió disparada y Blue Velvet extendió su mano haciendo que la bala de nuevo impactara a la nada y cayera en el suelo sonando como canica. Era increíble como una bala tan pequeña lograra quitarle la vida a una persona.

Blue Velvet realizó una pirueta. Caminó por una de las palmeras para poder alzar vuelo, colocar sus piernas en la cabeza de Darrin y hacerlo caer con fuerza, sus muslos apretaban con fuerza el cuello del hombre. Ambos se encontraban en el suelo, Blue Velvet poseía el arma en su mano apuntando lo más lejos que podía de ambos. Ahora quería darle a Darrin una muerte dolorosa, no tan fácil como una bala atravesando su cabeza.

—Envíen… —exigía Darrin con la voz entrecortada—, envíen…a God…Godzilla.

Blue Velvet frunció el ceño y antes de que lograra preguntar o extraer algo de información, hombres vestidos de negro se encaminaron rodeándolos a ambos, todos armados. Unos con aras de fuego y otros con espadas. El rugir de un animal la hizo estremecer. Liberó a Darrin de la impresión.

—No trajiste al puto Godzilla para acá ¿Verdad? —Preguntó Lissa frunciendo el ceño y se levantó del suelo de un solo salto.

Escudriñó su alrededor. Los hombres parecían estar listos para atacar pero ninguno se inmutaba. El rugido se escuchó más contiguo. No tenía mido, ella no podía sentir el miedo pero sentía algo que la hacía estremecer, era preocupación. Debía de ser algo lógico.

—¿Por qué? —Preguntó Darrin alzándose con dificultad y sobando su cuello—, ¿Miedo?

—¿De Godzilla? Claro que no —Blue Velvet evitaba tener contacto visual con Darrin y solo observaba las plantas superiores del centro comercial.

En definitiva debía de venir de allí. Las pisadas se lograban escuchar y los escombros del techo comenzaban a caer en sus hombros. Alrededor del lugar. Las personas comenzaban a gritar con más fuerza. Esta vez, Lissa no podía hacer nada. Estaba rodeada y si trataba de esquivarlos iban a dispararles a las personas para hacerles pensar que era ella. Joder. No estaba tan sencillo. Y no quería electrocutarlos a todos al mismo tiempo, sería un trabajo muy sencillo, no le gustaba tomar las rutas sencillas.

—Maldición, Darrin…

Blue Velvet dirigió su mirada a Darrin pero ya era tarde, el hombre insoportable ya se había marchado. No había nadie más que sus hombres vestidos de negro. Lissa negó con la cabeza.

El monstruo finalmente logró dar la cara. Era una criatura mayor a tres metros de altura, su piel era verde y viscoso, corrosiva por todos lados. Parecía un caparazón riguroso. Sus uñas eran garras y sin embargo, tenía un cierto aspecto a la criatura llamada Godzilla. Por su forma de ser, como las alas de la nariz vibraban al respirar como sus ojos amarillos se centraban en ella lleno de repulsión, odio, como si ella fuera la culpable de este disparate.

Pero no era Godzilla, ella lo conocía, ese «hombre» había estado en la cárcel de Aberrantes. No podía disimular sus dones así que fue enviado a ese lugar desde su primer día en el mundo. Ese hombre era Headley Landon. Uno de los criminales más peligrosos para ConAbe.

El monstruo estiro sus extremidades y Blue Velvet no se había percatado de que sus muñecas habían sido atadas por esposas de metal que logró romperlo con facilidad. El tintineo del meta cayendo se confundió con el grito de Headley Landon. Los hombres que lo mantenían aprisionado abrieron sus ojos como platos, ahora estaban perdidos. Headley Landon se acercó a ellos de un salto y comenzó a golpearlos, desgarrarlos, incluso usaba sus dientes para despedazar a esos hombres.

—Eso no lo veía venir —murmuró Blue Velvet y vio de reojo como los hombres se daban vuelta para escapar, sin embargo ella no iba a dejar que eso pasara.

Lissa corrió y tomaba a todos los hombres, comenzó con el más cercano, saltó por los aires y tomó la cabeza del hombre haciendo que su cuello se torciera provocando una muerte instantánea. Algunos de los hombres se percataron de aquello y comenzaron a disparar, balas desperdiciadas debido a que Blue Velvet lograba esquivarlas encorvándose, agachándose incluso saltando como una bailarina de patinaje artístico, y llegaba hasta su víctima para asesinarlos cada uno.

Lo único que extrañaba era su música.

Una vez que la mayoría de los hombres yacían en el suelo, algunos inconscientes y otros muertos, dio media vuelta y se acercó al monstruo. Muchos hombres de Darrin se hallaban en el segundo piso tratando de controlar a la bestia. Blue Velvet no podía creer lo que iba a hacer pero iba a salvar a Headley Landon.

Corrió y se encaminó a las escaleras eléctricas. Los hombres comenzaron a bajar impidiendo que llegara a ellos. Blue Velvet les torció el brazo cuando apenas lograban sacar sus armas, el grito de dolor era música para sus oídos, los hacía caer, a veces los lanzaba a un costado de la escalera y ellos moría por el impacto de la gran altura, otros caían de peldaño a peldaño golpeando sus cuerpos con las esquinas.



Rossiel M.L.

#8699 en Otros
#1034 en Acción
#1757 en Ciencia ficción

Editado: 24.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar