Confetti Of Poison

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15 ~ Bounce Back

Jeff no logra ver nada más que luces parpadeantes de diversos colores contra la bolsa que cubre su cabeza. La música electrónica no impedía que lograra escuchar a los bailarines o comensales de la habitación. Estaba en una discoteca ¿Por qué lo habían llevado a una discoteca?

Las personas los rodeaban a él con los dos gorilas que sostenían su brazo para arrastrarlo. Murmuraban cosas tratando de entender qué era lo que sucedía. Una vez que el lugar estaba casi despejado, los dos hombres comenzaron a caminar tomando a Jeff por ambos brazos. Aunque lograra ejercer presión, el hombre de atrás lo golpeaba con la parte trasera de un arma. Reconocía las armas y sentía el dolor de ella aunque no pudiera verla.

Aún lograba identificar unas cuentas siluetas. Quizás se quedarían para impedir que llegara la policía o más clientes.

Jeff comenzó a contar los segundos, cada paso que daba. Atravesaron una puerta. La canción se fue volviendo cada vez más lejana hasta estar completamente muda. Al igual que las luces de colores habían desaparecido y en su lugar se encontraban luces blancas en hileras.

Continuaron caminando hasta entrar en una habitación con sólo una luz iluminando la parte superior de la habitación. Lo obligaron a sentarse en una silla al lanzarlo contra ella. La silla junto con él se balanceó hasta lograr recuperar el equilibrio.

Uno de los hombres retiró la bolsa de su rostro y la luz encima de él lo cegó por un momento. Cerró los ojos con fuerza tratando de recuperar su visión.

Antes de lograr abrir sus ojos un puño chocó contra su mandíbula. El golpe lo había tomado desprevenido. Jeff liberó una sonrisa llena de arrogancia.

—El primer golpe antes de hablar demuestra que son cobardes y me quieren hacer hablar.

Jeff ladea su cabeza y ve a los hombres en la habitación. Dos hombres enormes con máscaras a los costados de la puerta, otros dos a su lado y uno lo podía escuchar a sus espaldas. Su respiración era fuerte.

Uno con problemas respiratorio. De seguro ronca cuando duerme.

—Cállate —dice el hombre a su izquierda y lo golpea contra la parte trasera de su arma.

El golpe hizo que su cabeza contra su hombro. Tomó una bocanada de aire y volvió a su postura rígida.

—El jefe lo quiere lejos de este lugar, de la ciudad o mejor del país —habló el hombre a la derecha quien comenzó a caminar y quedó frente a frente con Jeff—, tienes los recursos necesarios. Él lo sabe. No tiene excusas.

—Tengo una —Jeff debía alzar la cabeza para verlo a los ojos puesto que la silla no se lo permitía—, no pienso ir a ninguna parte.

—Entonces morirás —el chico cargó el arma—. A él no le importa.

—No iré a ninguna parte hasta que dejen de asesinar a personas —habló Jeff sin apartar su mirada de los ojos del hombre.

Su máscara de zorro parecía comprada en una piñateria, al igual que el resto.

—No asesinamos a los buenos —dijo el hombre y a pasea de que Jeff no podía verlo a través de la máscara, podía adivinar que detrás se escondía una sonrisa llena de superioridad—, sólo a los hombres que lo merecen. Hombres que asesinan por diversión o para que los números en sus cuentas bancarias aumenten. A esos tipos.

—¿Y asesinarlos los hacen mejor que a ellos? —Preguntó Jeff sin apartar la mirada—, deben ser juzgados. Deben ser llevados por la ley,

—Ellos son tan corruptos como lo son los criminales. ellos no harán nada al respecto mientras que el dinero mueva el mundo y adivina qué, anciano —el zorro negó con la cabeza—, esos son peores que los propios ladrones de banco.

—¿Y piensan asesinar a todos los pecadores de la ciudad con sólo unos balazos? —Jeff estaba llegando al punto que quería.

—No, idiota —el zorro acercó cada vez más el arma hasta dejar la marca de la boquilla en su frente—. mañana todo el mundo verá lo que va a pasar. Verá cuál es el castigo para aquellos que creen que arrebatarle a los más pobres es ser el más fuerte. No habrá desequilibrio.

***

Lissa comenzó a caminar por la acera con su traje completo azul y su cabello celeste sujetado en una coleta de caballo desordenada. Mientras caminaba con los tacones de aguja resonando en el pavimento, comenzó a desenrollar los audífonos y colocándolos en sus oídos.

Todas las personas que caminaban a su alrededor no podían evitar no verla. Captaba la atención de todos con tanto azul en su vestimenta y por tan reveladora que era su outfit. Lissa comenzó a silbar y colocó la canción perfecta según ella.

Panda de Desiigner.

Entró al local empujando las puertas dobles.

Con una sonrisa, Lissa observaba a cada matón en sus mesas o de pie observando con disimulo. Una vez que había entrado, todas las miradas se habían posado en ella. No le dio importancia. Se acercó a la barra de bebidas sintiendo la mirada de más de treinta personas.

Más de veinte en el segundo piso viéndola por los barandales, en planta baja todos sentados sin parar de echarle un ojo. Una vez sentada, la bartender se alejó de ella y escapó por una puerta de madera. Lissa se encogió de hombros sin darle importancia mientras que la canción seguía reproduciendo. Tomó un vaso de whisky que alguien había dejado por la mitad.



Rossiel M.L.

#8680 en Otros
#1033 en Acción
#1751 en Ciencia ficción

Editado: 24.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar